La Ciencia , El conocimiento y la Sabiduría merecen y necesitan mas recursos económicos que las F.F.A.A.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Imploremos a Temáukel.

En el pueblo selknam, Temáukel era un dios supremo. Aunque nunca visitó la tierra, desde el cielo dictaba  órdenes y mandamientos. Espíritu bueno por esencia, se  caracterizaba por su severidad,  ya que siempre estaba preocupado de que el mundo natural se mantuviera en orden. Siendo un actor trascendente de nuestros  aborígenes, la extinción de las creencias ancestrales prácticamente lo borró del ámbito de nuestras culturas. ¿Será posible implorarle para que restablezca su presencia?

Los diversos sectores  siempre han sostenido variadas interpretaciones acerca de cuáles son los factores que más importan a los ciudadanos en relación con el manejo y conducción de la sociedad. En un momento dado,  “la política” es lo más relevante. De pronto, es la educación la que concita la atención de la comunidad. Si hacemos un poco de memoria, constataremos que en un tiempo las pensiones, la niñez o la economía ocuparon  un espacio prioritario. Pero, sin que ello sea percibido, es la necesidad  de que exista “orden” una de las demandas más constantes de la gente.  No se trata de un orden represivo sino simplemente de que  las personas desean que todo funcione normalmente: servicios públicos, locomoción colectiva, educación, comercio, establecimientos de salud, etcétera. De no ser así, nuestro mundo se transforma en un caos, transformando las vidas personales en un mundo de incertidumbres que generan angustias dolorosas.

Por supuesto, la primera responsabilidad en la materia la tienen las autoridades, el Gobierno,  ya que su forma de actuar  termina desconcertando al ciudadano que no entiende qué está pasando.

Aunque Chile tiene un régimen hiper presidencialista, es obvio que el Primer Mandatario debe delegar sus funciones en sus Ministros para cuyo efecto éstos deben estar profundamente imbuidos de los objetivos programáticos de la coalición que gobierna y asimismo del estilo y las formas conque el Ejecutivo quiere relacionarse con los ciudadanos.

Claramente, hasta aquí eso no se ha logrado. Las múltiples salidas de libreto de su equipo,  con los costos políticos consecuentes,  han azotado duramente la imagen de Palacio. Las desafortunadas designaciones apuntan con insistencia a la responsabilidad de Cristián Larroulet y su equipo. Sin embargo, ello no ha podido ser frenado.

En la semana, el grave cuadro de contaminación que ha afectado a las comunas de Quintero y Puchuncaví ha sido abordado de la peor forma imaginable. Carolina Schmidt, Ministra del Medio Ambiente, sin ningún antecedente concreto,  achacó las culpas a ENAP. Como ya es costumbre, no se piensa antes de hablar. A las pocas horas, el Servicio del Medio Ambiente entrega un informe diciendo que “podría ser”, “parecería qué”, “es posible”; parlamentarios oficialistas de la Región aseguran que “todas las empresas que operan en el área son culpables”; Gonzalo de la Carrera,  vicepresidente la Empresa (hombre de confianza designado en el cargo por el propio Piñera) renuncia indignado; La Moneda prohíbe a la estatal formular declaraciones sobre el tema y el directorio que preside Loreto Silva, también de confianza, hace caso omiso de sus instrucciones; los sindicatos hacen frente común con el Directorio pues ven en toda esta torpeza de Schmidt una maniobra que va tras el desprestigio de Enap para avanzar hacia su privatización. En medio de este clima enrarecido, el Presidente va a Quintero y es agredido verbalmente por la población, situación que sus asesores perfectamente pudieron prever.

En tanto, Carabineros inicia una campaña de “acercamiento con la ciudadanía” y sus funcionarios salen  a conversar con la gente en un café de elite de las comunas más ricas de Santiago.

El 6 de agosto,  el  presidente pone en marcha la nueva Región de Ñuble. El nuevo Intendente es Martín Arrau quien lleva seis meses implementando la nueva institucionalidad. Al día siguiente, son destituidos los Seremis de Energía del Bío Bío. Rodrigo Torres, y de Ñuble Gustavo Pinto quien duró  ¡ un día en el cargo ! El subsecretario de la cartera, Ricardo Irarrázabal, justificando los despidos, explica torpemente  que los seremis están en permanente evaluación. Pregunta del millón: ¿No sería mejor decir la verdad?

La prensa especializada informa que las remuneraciones de los asalariados chilenos se incrementaron en un 0,1% en los últimos doce meses. A ese tranco, para el 2118 (dos mil ciento dieciocho)  los trabajadores habrán tenido un incremento de 10% en sus ingresos reales.

Un señor llamado Francisco Armanet, quien fue gerente de Inversiones de Banchile (filial del Banco de Chile) aparece haciendo declaraciones en el libro  ”Los leones de Sanhattan” del periodista Sergio Jara, y señala que él tiene guardadas las grabaciones mediante las cuales se comprueba que el inversionista Sebastián Piñera, en 2006,  usó “información privilegiada” para adquirir acciones de Lan Chile. La vocera del Gobierno, Cecilia Pérez pone fin al debate diciendo que ese caso está cerrado. Lo que silencia es que el afectado fue condenado en ese entonces  con una fuerte multa por grave infracción a la ley del Mercado de Valores y, lo peor, que en la legislación de los Estados Unidos, país donde se registró la transacción,  este tipo de conductas se encuentran fuertemente penalizadas y su persecución prescribe a los 20 años, es decir en el 2026. En menudo lío estaríamos metidos si el señor Armanet decide hacer públicas las grabaciones que guardó para cubrirse de cualquier cuestionamiento que lo pudiese afectar personalmente.

En este ambiente de desorden, útil sería ir rezando al drástico Temáukel para que, de una vez por todas, como país nos empecemos a preocupar de nuestros problemas más acuciantes.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en Imploremos a Temáukel.

  1. ¡Que buena la cita de Temáukel en el comentario de René Fuentealba! Cuanta falta nos hace aprender de las costumbres y cosmovisión del pueblo Selknam, nómades de Tierra del Fuego, como así también de los pueblos Yámana y Kawéskar, sus vecinos nómades del mar. Esos pueblos se organizaban con orden y respeto por sus semejantes. Sigamos sus buenos ejemplos. De los dos últimos mencionados, aun podemos aprender pues, felizmente, no se han extinguido.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl