Imperativo ético: la ciudadanía y los demócratas consecuentes, deben impedir la presencia de fuerzas Neo Fascistas en Chile.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

¿INSTITUCIONES INFORMADAS?

Estos últimos años hemos constatado que una de las máximas del ex Presidente Ricardo Lagos, “en Chile las instituciones funcionan” ya no nos resulta convincente. Es que han dejado de funcionar, y muy gravemente, algunas que uno no quisiera ni pensar, como ha sido el caso de Carabineros, y también el Ejército. Que decir del Congreso Nacional y otras de análoga índole, por más que nos duela. El reciente y muy buen artículo el ex ministro de Hacienda Rodrigo Valdés “¿Despelote institucional?” (El Mercurio, 20 de mayo) pone un impensado dedo en la llaga trayendo al tapete ejemplos (malos ejemplos) de la disfuncionalidad de la gran institucionalidad, desde el Tribunal Constitucional a la Contraloría, el Ministerio Público, o el Servicio de Evaluación Ambiental en casi todas sus partes. Pero esa disfunción (o despelote como dice Valdés) me interesa relacionarla con nuestra realidad territorial y el contexto político, social, económico y ambiental en ésta nuestra región. Pero, además, vislumbrar como las falencias institucionales se relacionan con la operatoria dentro de un limbo de inadecuada información, o derechamente, falta de información completa (y verdadera). Uno de nuestros emblemas regionales, Radio BioBío, nos ha repetido por años que el hombre, sin buena y correcta información no puede tomar decisiones, correctas decisiones.

Pienso en casos concretos, donde intervienen las instituciones claves para un buen gobierno, una buena administración y  un buen desarrollo, como es el Gobierno Regional y su Consejo, como son los municipios y sus concejales, pero también las otras instituciones que parecen vivir en un limbo más rosado, como son las de la educación superior, ahora puestas en el tapete por la rama femenina del estudiantado.

Y sigo aterrizando: me refiero al proyecto de la Universidad de Concepción (UdeC) para establecer un parque científico-tecnológico, idea que obnubiló al Consejo del Gobierno Regional cuando la UdeC se lo “vendió”, a mi juicio, sin información verdaderamente objetiva. Es una gigantesca urbanización en la cresta de los cerros de dos fundos de la UdeC y el Consejo la acepta como un maná caído del cielo para el hipotético cambio de rumbo del desarrollo científico y tecnológico de esta región, proveyendo fondos públicos más que cuantiosos al gestor y propietario, la UdeC. ¿Con una evaluación objetiva, actualizada, informada  de verdad? ¿Dónde, cuándo?

Traigo también al tapete público los deficientes proyectos viales que arrasarán humedales y que crearán, después de la contingencia resuelta, más desventajas que ventajas frente a la seguridad, al medio natural, a la calidad de vida real.  ¿Participación ciudadana de verdad avalando las propuestas?  ¿Aprobaciones por el sistema de evaluación ambiental, en todas sus instancias no solo legales sino de la simple lógica?  ¿Dónde, cuando?

Se puede seguir…No obstante, ¿Qué hacer para terminar con la inconsciencia, o la falta de conciencia cuando las instituciones toman decisiones por coyunturas políticas y con información ligera y superficial (si no derechamente falsa) y sin información correcta, con verdadera conciencia del significado profundo de la decisión frente al Bien Común?

Antecedentes adicionales en: www.laventanaciudadana.cl; artículos de Carlos Bonifetti y Antonio Zelada.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

3 Comentarios en ¿INSTITUCIONES INFORMADAS?

  1. Malas decisiones o proyectos incompletos no solo se asocian a visiones parciales de información, hay oportunidades en las cuales se busca pasar “liebre por gato” o sea derechamente confundir. En ocasiones tras algunos discursos sobre el “bien común” se ocultan otras agendas, donde la retórica pareciera ser solo cantos de sirena. Por ello, solo una ciudadanía atenta y participativa puede subrayar aquello que pareciera a lo menos presentar falencias de forma (o fondo.)

    • Así es Soledad. Hay ciudadanos honestos, atentos y estudiosos que tratan de participar para mejorar el nivel intelectual de la discusión en aras del desarrollo verdaderamente sustentable del país (porque el actual esquema no lo es), pero el sistema político-social no les permite participar como debiera ser porque dicen ‘verdades peligrosas’. Los organismos estatales se escudan en hacer ‘solo lo que permite la ley’. ¿Si las leyes las hacen muchos políticos corruptos, como vamos a progresar verdaderamente?

  2. El comentario de Antonio muestra muy bien cómo se maneja la información en los medios para soslayar las verdaderos objetivos de los proyectos. He hecho numerosas preguntas a personas conocidas acerca del primer caso comentado y las respuestas son coincidentes, me hacen la contrapregunta: ¿que es eso del PACyT? Lo mismo ocurre con el segundo, la mayoría no conoce la idea de la pretendida ruta piedemonte, no saben nada de eso. Como se va a saber si no hay proyecto elaborado, sino apenas un trazo en el plano de la comuna, separándolo del proyecto puente industrral por la aviesa maña de ‘partir los proyectos en dos’ para confundir a la gente ‘emborrachando la perdiz’.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl