«Si la justicia existe, tiene   que ser para todos; nadie puede quedar excluido. De lo contrario, ya no sería justicia»

Paul Auster

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

CÓMO RECUPERAR EL AGUA

Carlos Bonifetti Dietert

Ingeniero C. Mecánico UdeC. Ambientalista.

Antes de analizar cómo podemos recuperar el agua abundante que tuvo Chile antes del período histórico conocido como la Conquista y luego durante la Colonia, debemos rememorar cómo se perdió.

Todo empezó con la destrucción de la mayor parte de los extensos bosques originarios, los conocidos como “bosques nativos”, formados por muchas especies naturalmente adaptadas a la geografía y la pluviometría de las distintas zonas geográficas del territorio nacional, desde los desiertos y quebradas del norte, pasando por la vegetación esclerófila de la zona central, hasta las grandes formaciones boscosas de las zonas sur y austral de Aysén y Magallanes.  

La forma como se destruyeron es ampliamente conocida: por “roce a fuego” para generar superficies libres de árboles para el desarrollo de la agricultura y la ganadería. El cambio de destino de suelos para esos nuevos usos fue provocando

la pérdida paulatina de las capas del suelo fértil original por la erosión provocada por el viento, la lluvia, el sobrepastoreo y el arado, hasta dejarlos en el degradado y penoso estado actual de infertilidad.

Como ya lo explicamos en el artículo anterior “¿Qué ha pasado con el agua?” [1], aquel suelo, orgánico y fértil, era el gran embalse acumulador de agua que perdimos. Entonces, ¿qué debemos hacer para disponer de agua de nuevo y acumularla en grandes volúmenes? Pues no otra cosa que detener la erosión regenerando esos suelos perdidos por las causas señaladas, con paciencia y constancia, reconstituyendo los bosques nativos con reforestaciones como lo están haciendo en China [2]. Así, los bosques volverán a generar suelo orgánico almacenador de agua, poco a poco, con la ayuda de los humanos y buenas prácticas ecológicas diseñadas por profesionales capacitados para ello, recreando los grandes holobiontes [3], la gran simbiosis entre la fauna y la flora, las bacterias y los hongos. Así, además, restauraremos la gran bomba biótica que bombeaba agua desde la superficie del océano para provocar la lluvia. [4] [5]

Obviamente para lograrlo, se deben regenerar todas las plantaciones quemadas en los recientes incendios forestales con la vegetación nativa original e ir eliminando progresivamente las plantaciones de pinos y eucaliptus, causantes de todas las desgracias por ser especies altamente inflamables. Chile nunca ha sido un país forestal, concepto erróneo introducidos por “los forestales”. Las plantaciones generan desiertos verdes. No existen “países forestales”, solo existen países con bosques, países con estepas, países con desiertos, …

“Este es el legado de un sistema que consideró al recurso forestal como una fuente de riqueza de carácter extractiva, a la que había que explotar en la forma más rápida y despiadada posible y solamente con el afán de lucro personal. Dentro de este panorama desolador se debate el hombre que vive en y del bosque, tal vez en peores condiciones que el obrero del carbón y por supuesto que del campesino que vive de la agricultura soportando lo rigores del invierno, sin viviendas permanentes, lejos del hospital y la escuela, subalimentado y separado por meses de los suyos.”

“Cuantas posibilidades despreció el país en el pasado que el bosque le ofrecía como un regalo. De esas decenas de millones de hectáreas de bosques solo permanecen productivas no más de 600 mil en este momento. Esto, mientras Chile reclama con urgencia más de 500 mil viviendas y, por otra parte, solamente el mercado latinoamericano de papel y celulosa ofrece a Chile la posibilidad de exportar más de 300 millones de dólares al año. Pero en un país eminentemente forestal no existe bosque suficiente para satisfacer estos requerimientos”.

Palabras de parte del discurso del ministro de Agricultura, Jacques Chonchol Chait, del Gobierno del Presidente, Sr. Salvador Allende. [6]

Aboquémonos a la tarea esbozada, la única manera inteligente de recuperar el agua perdida. Empecemos.

FUENTE DE FIGURA:

https://ethic.es/2021/06/del-bosque-al-campo-de-la-ciudad-a-la-costa-como-restaurar-un-planeta/

REFERENCIAS:

[1] https://laventanaciudadana.cl/que-ha-pasado-con-el-agua/

[2]https://www.xataka.com/magnet/china-esta-llevando-a-cabo-proyecto-reforestacion-ambicioso-mundo-muro-4-500-kilometros-arboles

[3]https://laventanaciudadana.cl/la-palabra-para-bosque-es-holobionte-revision-de-algunos-libros-sobre-el-tema/

[4] https://laventanaciudadana.cl/la-bomba-biotica/

[5] https://laventanaciudadana.cl/anastassia-makarieva-regulacion-biotica-en-florencia/

[6]https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/columnas/2024/04/20/es-necesario-plantar-arboles-en-chile/

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

2 Comentarios en CÓMO RECUPERAR EL AGUA

  1. Gracias por esclarecer ideas en torno a este grave asunto. Insistamos ante las autoridades para recuperar el equilibrio roto, llegando idealmente a un desarrollo armónico.

    • Gracias Roberto, es lo que hay que hacer, sí o sí, so pena de seguir degradando los pocos suelos originales -o casi originales que van quedando por los cambios en su uso, por la erosión, las urbanizaciones sin control, etc., hasta termonar a transformando todo el territorio nacional en un desierto, gris o verde.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl