«Nuestro país requiere sumar voluntades tras el logro de cambios significativos en la sociedad. Todos los estamentos públicos y sociales, deben cambiar: egoísmo por solidaridad,  crecimiento por desarrollo, Compromiso por la displicencia y la apatía,…  Sumando a ello una visión integral de ciudadanía , la sabiduría por la ignorancia,  unidad por sobre dispersión«

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

La crisis alimentaria mundial que se avecina: aprender de la gran hambruna irlandesa [*] (Parte 4 de 4)

Un «comedor de beneficencia» del siglo XIX que proporciona ayuda de emergencia a las personas sin comida. Estas cocinas podrían haber ahorrado millones en Irlanda durante la gran hambruna de 1845 -1850, pero el gobierno británico se negó a mantenerlas abiertas el tiempo suficiente. La principal lección que podemos aprender de la experiencia irlandesa es lo frágil que es un suministro de alimentos basado principalmente en un solo cultivo, la papa en el caso de Irlanda. En nuestro caso, la fragilidad es el resultado de basar nuestro sistema de suministro de alimentos en una única fuente de energía: los combustibles fósiles.

El resultado fue un sistema alimentario que genera hasta un 57% de los gases de efecto invernadero, consume 1/3 de la energía mundial, 70% del agua dulce y provoca el 70% de las muertes prematuras, entre otros.

¿Existe información a nivel institucional sobre esta distopía alimentaria? El estudio más completo sobre nuestra forma de comer lo llevó a cabo la iniciativa TEEB (Economía de los ecosistemas y la biodiversidad) impulsada por Alemania y la Comisión Europea en respuesta a una propuesta de la reunión de Ministros de Medio Ambiente del G8+5 en Potsdam, Alemania, en 2007, que dio lugar al informe: “MEDICIÓN DE LO QUE IMPORTA EN AGRICULTURA Y SISTEMAS ALIMENTARIOS”, síntesis de los resultados y recomendaciones del Informe TEEB sobre los fundamentos científicos y económicos de la alimentación y la agricultura.

Dice: “Cada vez hay más pruebas de que los sistemas agroalimentarios actuales están quebrados; y agrega: «Si se tiene en cuenta la cadena de valor alimentaria en su conjunto, incluida la deforestación para despejar la tierra, el procesamiento, el envasado, el transporte y los residuos, nuestros sistemas alimentarios representan aproximadamente el 43% y el 57% de las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por los seres humanos».

Y aún más: “La cadena de valor eco-agroalimentaria afecta significativamente los ODS, los objetivos de desarrollo sostenible y pone en peligro la mitad de estos objetivos: clima (ODS 13), agua dulce (ODS 6), biodiversidad y ecosistemas (ODS 14 y 15), salud humana (ODS 3), equidad social (ODS 5 y 10) y medios de vida (ODS 1 y 8).

Si es así, ¿cómo es que nadie pone el dedo en la llaga alimentaria?

Comida y salud. Diferentes fuentes destacan un alto porcentaje de muertes prematuras por alimentos específicos (en niveles del 60% o más). Un meta-análisis[1] realizado por la Academia Estadounidense de Ciencias, una verdadera obra de arte, muestra en dos diagramas: uno polar y otro cartesiano, el impacto de la dieta desde una perspectiva sanitaria y ambiental; en nueve de los 15 principales riesgos de morbilidad global, los factores son el resultado de la mala calidad de la dieta, mientras que las enfermedades asociadas, incluida la enfermedad de las arterias coronarias (enfermedad coronaria), la diabetes tipo II, los accidentes cerebrovasculares y los cánceres colo-rectales, representan casi el 40% de la mortalidad mundial.

Este segundo gráfico muestra la tasa de mortalidad frente al impacto ambiental.

El futuro

Si estas cifras para nuestro sistema alimentario son ciertas, ¿amenazan la existencia de la especie humana en el planeta? De hecho, tiene razón. La magnitud de la relación consumo de energía / emisiones de gases de efecto invernadero es tal que un nuevo informe en SCIENCE [2] realizado por investigadores de las universidades de Oxford (Reino Unido), Minnesota, California y Stanford (EE.UU.), dice: “incluso si las emisiones de combustibles fósiles se eliminaran de inmediato, las emisiones del sistema alimentario mundial por sí solas harían imposible limitar el calentamiento a 1,5°C”.  Lo tienen claro: “con este sistema alimentario, hagas lo que hagas, pierdes”.

¿Qué va a pasar realmente y cuándo?

Estamos ante un hecho inusual, un choque frontal de trenes. El primer tren: el crecimiento demográfico exponencial que alcanzó alrededor de 8 mil millones en solo 150 años y sigue creciendo a más de 8.000 personas/hora. El segundo tren: la disminución exponencial de petróleo y de otros combustibles fósiles.

Pero si el origen del problema es el sistema alimentario y al mismo tiempo la solución, ¿es posible cuantificar el problema, ponerle números? Desde el punto de vista energético, cuando un estadounidense, por ejemplo, va a comprar su dieta al supermercado, paga 15 veces la energía que contiene esa dieta. Para una dieta de 2.500 kcal que equivale a 4,9 kg de petróleo, en la UE, es aproximadamente 10 veces, la media mundial es de 6 veces.

Estas cifras incluyen el combustible requerido por el sector agrícola, los costos de transporte, los costos de la venta minorista y el consumo de energía de los hogares relacionado con los alimentos. Desafortunadamente, las cifras pueden subestimarse enormemente porque el estudio del USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos) no considera el costo asociado con la eliminación de desechos, el suministro de agua y la gobernanza del sistema alimentario de organizaciones relacionadas, o el creciente gasto en salud inducido por comida.

Si miramos hacia atrás, a principios del siglo XX, se entregaron más calorías que el gasto de preparar la tierra y sembrar el costo de la semilla (Pasamos de un EROI promedio de 3 a 5, al EROI actual de 0,1 a 0,06). Nada puede sobrevivir a esos EROI, la vida en la tierra evolucionó a partir de tasas de retorno de energía superiores a 1.


Foodtopia: una propuesta de solución


FOODTOPIA TERMOPOLIOS es un nuevo sistema local de preparación de alimentos de la comunidad en la ausencia (casi total) de petróleo u otras fuentes de energía fósil. El objetivo es cocinar los recursos producidos localmente en grupos de prosumidores «Dumbar», para no más de 150 personas, utilizando poca energía y evitando la necesidad de transporte, refrigeración, procesamiento, etc. Es un sistema alimentario urbano mucho más sobrio y menos espectacular que el impulsado desde el desinformado tecno-optimismo elitista o el catastrofismo apocalíptico de la cultura popular, pero el resultado es mucho más agradable, justo y menos arriesgado que seguir con el statu quo. Puede conocerse esta idea en el sitio de Foodtopia [3]. 

FUENTE

[*] 15.11.2021, del  blog  de Ugo Bardi “The Seneca Effect”, con autorización del autor.

REFERENCIAS

[1] https://www.pnas.org/content/116/46/23357

[2] https://www.science.org/doi/10.1126/science.aba7357

[3] https://foodtopia.eu/

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl