Todos hablamos de medio ambiente, celebramos el día del medio ambiente, pero en realidad ¿Cuánto hacemos para defender el medio ambiente?.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

La república en el Derecho Romano (Parte III)

Jonathan Marcial Mendoza

Licenciado en Derecho con Especialidad en Formación Docente

En la parte II se habló los alcances de la res publicae dentro de la res extra commercium. Es momento de adentrarnos a la función educadora de la res publicae a cargo de la mujer romana. Bertha Alicia Ramírez Arce, en su artículo La mujer en la sociedad romana del periodo clásico, una reflexión a partir de su quehacer y participación social (2013), enlista las principales tareas de la mujer romana: a) compartir con su marido la autoridad sobre la domus (familia); b) dar consejo a su marido; c) asistir a actos y celebraciones públicas; d) colaborar con el trabajo colectivo dentro de la domus en la economía doméstica y en su peculio (patrimonio personal) y; e) proporcionar educación a los hijos.

De este último, es esencial para comprender la relación res publicae con la educación familiar; teniendo presente que no existía paridad jurídica ni política de la mujer, en los tiempos antiguos respecto al varón pero si era posible dicha igualdad con arreglo a la naturaleza (Socorro Moncayo, Derecho Romano, 2013). Esa “igualdad natural” resulta interesante en el quehacer de la mujer, porque es entendido como evidente en la historia humana. Ulpiano centra la base del ius naturale (derecho natural) al incluir a la mujer en unión con el varón: “Derecho natural es aquél que la naturaleza enseñó a todos los animales, pues este derecho no es propio del género humano, sino común a todos los animales, que nacen en la tierra o en el mar, y también a las aves. De aquí procede la conjunción del macho y la hembra, que nosotros llamamos matrimonio, de aquí la procreación de los hijos, de aquí la educación; pues vemos también los demás animales, hasta las fieras, se gobiernan por el conocimiento de este derecho” (Digesto libro 1, título 1, fragmento 1, segmento 3.)

De lo transcrito podemos darnos cuenta que la educación en los hijos era fundamental y es apreciado como razón natural, apegado a la lógica que deduce la realidad objetiva de las cosas basadas en la equidad; donde los juristas romanos lo utilizaron para designar la adecuación del derecho positivo escrito a las necesidades de las relaciones humanas, pues el ius (derecho) debe tender a alcanzar la justicia.

Volviendo con Ramírez (2013), la situación de la mujer en Roma era inadvertida para el campo del derecho ni tampoco en lo social, lo económico y en lo familiar; la realidad se ubicaba en franca ventaja respecto a otros pueblos en la antigüedad y reiterando que si bien no encuadraban una igualdad en el derecho para los romanos, si se buscaba protección y asistencia. La mujer romana tiene mayor ímpetu en las labores de atención, cuidado y, principalmente. en la educación de los hijos y con la domus, con la calidad de materfamilias (madre de familia), ya sea casada o viuda, debía contar con buenas costumbres. Misma que los jurisconsultos Ulpiano y Papiniano así lo especifican, tan solo es pertinente mirar las citas que se transcriben:
. se ha recalcado, en el manejo de la domus, economía doméstica y, la que nos importa, educación de los hijos en calidad de materfamilias; el jurisconsulto Ulpiano acepta en que deben contar siempre con buenas costumbres. Eso traduce que ser buena madre de familia era un orgullo dentro de su entorno familiar más la vida social y pública.

Dentro de la educación de los hijos, en el sentido romano, se cultiva, se preserva, se orienta, se transmite y se salvaguarda el espíritu esencial de la res publicae en un quehacer cotidiano forjada en valores dentro de la sociedad; o sea, en un desarrollo y crecimiento a la cosa pública, mismo que Cicerón afirmaba que todo hijo nacido ya era parte de ella. Su labor transcendía los límites de lo domestico y se proyecta como una faena correspondiente estimulo natural, resulta ser una educación basada en la virtud de aquel momento de la historia romana (Ramírez, 2013.)

Entonces, la función educadora busca la conciencia y el compromiso que implica ser ciudadano romano, depositarios del honor de sus ancestros y en un deber en la conservación de la república. Esto lo encontramos en Digesto de Calistrato libro 50, título 16, fragmento 220, segmento 3 en este ideal importantísimo para la mujer romana: “Además de todo esto la naturaleza también nos enseña a nosotros, padres cariñosos, que tomamos mujer con el ánimo y con el deseo de procrear hijos, que con la denominación de hijos están comprendidos todos los que descienden de nosotros; porque no podemos llamar a los nietos con nombre más dulce que el de hijo. Pues engendramos y damos a luz hijos o hijas para esto, para dejar con la prole de ellos o de ellas memoria duradera de nosotros en el tiempo”.

Tanto razón expresaba el jurisconsulto apuntado en hacer referencia al deber de conservación de la república, de cual deviene de lo que es útil de manera común a favor de ella. Se constituía la más grande fortaleza del espíritu del derecho romano, que ha logrado transfundirse a través del tiempo y del espacio; y es hacer mención a la mujer que ha sido participe de esta gran labor educadora con sus hijos y miembros de la domus. Abarcaba su quehacer al ámbito social y por ende al político, convirtiéndose en difusora de valores cívicos y éticos que debe tener un ciudadano romano varón (Ramírez, 2013.)

Fuente de figura:
What is Res Publica Romana?

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl