Sin lugar a dudas, El Neo-liberalismo, en su esencia, atenta contra los derechos humanos.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

La Urbanización de América Latina.

La fundación de ciudades a comienzos del siglo XVI en el continente condicionan el destino de nuestros emplazamientos al ser el punto de salida y de enlace hacia el resto del mundo, en la actualidad son refugios poco conocidos como inexploradas en su configuración socio- espacial siendo su frontera a derribar en la actualidad, todavía no se conocen nuestras ciudades como realidades continentales que tienen cimientos comunes dentro de un territorio que fue poblado, recorrido y explotado en su totalidad al poseer un pasado urbano deshecho por no contar con una tradición y subconsciente colectivo unido a ciudades mal emplazas o nunca finalizadas, al ser devoradas por la selva, abandonadas y sucumbir en un terremoto o diluvio.

En 1580 comienza el proceso de urbanización del continente el que estaba determinado en dieciséis de las veinte ciudades más pobladas actualmente, desde entonces fue un territorio no colonizado, inexplorado y desconocido con fronteras bien demarcadas para sus habitantes; dicho esquema urbano es similar para naciones como Chile, Argentina, Uruguay, Colombia, Perú, Ecuador y México el que llega a este siglo con tasas de urbanización muy altas creando consciencia de sus efectos en intelectuales, políticos, capitalistas, técnicos, etc. mas no logran controlar las consecuencias del deterioro ambiental, contaminación, saturación de servicios, entre otros mediante lo cual América Latina no puede ostentar una vida urbana plena y de calidad en todo sentido sea una expresión certera de civilización.

La urbanización en América latina genera un impacto doble que tratan de un objetivo primeramente el cual actúa sobre las estructuras y procesos en las sociedades, después uno subjetivo que actúa sobre las consciencias y en las actividades de los gobernantes, administradores, artistas, empresarios, intelectuales y científicos, solo hay que ver la realidad de nuestras ciudades en su pasado y analizar como lo son hoy, como serán  en el futuro a través de su historia y  geografía. La urbanización de las ciudades del continente no considera las implicaciones sociales, políticas, económicas y territoriales donde sus habitantes no ven lo objetivo de tal proceso; con relación a lo subjetivo hay consciencia de lo complejo del proceso en si, mas no se asume produciendo una nula responsabilidad ética, cultural y política de gobiernos, instituciones y sujetos sobre el desarrollo del urbanismo dentro del continente como tampoco una preocupación científica al respecto al no tomar en cuenta los errores del pasado frente a este tópico teórico y práctico, ocasionando el actual subdesarrollo que prima desde siempre en variados aspectos.

Las ciudades de las diferentes naciones se caracterizan por ser muy contradictorias entre sí tanto interna como externamente al ser comparadas, al existir grandes avenidas, barrios exclusivos, palacios, universidades, etc. conviviendo con tugurios, poblaciones callampas, favelas y con una constante fuga de profesionales por falta de trabajo y  de oportunidades, lo que es incomprensible en una América Latina que todavía tiene territorios como áreas que explorar y poblar; el arquetipo latinoamericano de las ciudades el Macondo de García Márquez, el que sienta un imaginario social de subdesarrollo que no se enfrenta como es debido. La ciudad del continente sea Santiago, Buenos Aires, Quito, Montevideo, Río de Janeiro o cualquiera otra no es solo consecuencia, una entidad invisible, deteriorada, sino que es un elemento primordial de un proceso que va a la raíz de toda la problemática del continente; desafiando a poblar, habitar, construir, gozar de una zona hermosa y rica a través de asentamiento más adecuados con ciudades más sustentables en todo sentido.

Nuestras ciudades son vistas como “casi ciudades” al no crear una identidad propia en los americanos tan acabada unido a que es complejo reconocerlas como tales, donde la literatura da muchos ejemplos con Cortázar, Lewis, Neruda, Amado, entre otros al tener población que envejece rápidamente sin recambio generacional con poblaciones periféricas pobres que no aparecen en los mapas oficiales de ciudades como Ciudad de México, Lima, Sao Paulo, etc. siendo mundos culturales tan propios dentro de la ciudad; al parecer hace poco estamos observando a América Latina con sus ciudades a pesar de ser habitadas desde hace cinco siglos, al final de todo su continente al ser vistas como máquinas gastadas muy viejas con un pasado del cual no se desprenden.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en La Urbanización de América Latina.

  1. Una buena “fotografía” de lo que han llegado a ser nuestras ciudades, complejas, desordenadas, desmalazadas, insalubres y con disminución creciente de la calidad de vida. ¿Cómo podremos revertir esto? Buena pregunta. Los hinchas de la i+d+i tienen la palabra. Recibiríamos con mucho interés sus opiniones.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl