El Neoliberalismo, ante tragedias medio ambientales, prefiere cerrar colegios y no las empresas que contaminan, en definitiva, el Neoliberalismo valora más al empresariado que los niños, los colegios y la ciudadanía… Y, nosotros qué hacemos?
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

¿Las horas contadas?

Sorpresa y molestia (algunos hablan de indignación) causó en círculos de La Moneda el reportaje publicado el pasado jueves 14 de marzo por el diario “low circulation” “La Segunda”.

El periódico, de propiedad de la empresa “El Mercurio”,  se ha caracterizado por una línea política muy afín a las posiciones políticas de derecha y su imagen quedó irremisiblemente dañada desde los tiempos de la dictadura, época  en que sirvió como plataforma de las operaciones comunicacionales de la CNI. Por tal razón, muchos piensan que la reacción palaciega sería solo para guardar las apariencias ya que por control remoto  se estaría buscando desestabilizar a la Ministra de Educación e inducir su renuncia voluntaria.

¿De qué estamos hablando? La periodista Jessica Henríquez D. publicó un amplio reportaje titulado “”La estrategia “de sobrevivencia” de la Ministra Cubillos”” que más parece una “columna de opinión” que una información. Obviamente, nadie puede dudar que el texto contó con el beneplácito de la dirección del diario.

Henríquez afirma: “Llegó con la instrucción de “mejorar la calidad” pero su agenda muestra más dedicación a la coyuntura que avances en las promesas de campaña”. Crípticamente comenta que su antecesor  (Gerardo Varela) duró cinco meses en el cargo, que el promedio de los ministros del sector bajo Piñera ha sido de un año y medio y que Cubillos aún no llega a los siete meses.

Tras recordar  que la ministra al asumir sus funciones el pasado 12 de agosto,  proclamó como sus prioridades “poner el foco en el aprendizaje, volver a la sala de clases, aumentar la cobertura de la educación parvularia, fortalecer la educación técnico-profesional”, la periodista contrapone esa remembranza con el juicio de Sylvia Eyzaguirre, investigadora del Centro de Estudios Público, think tank del gran empresariado chileno: “Legislar en función de la coyuntura puede llevar a la irrelevancia porque aunque Admisión Justa y Aula Segura son necesarias, son intrascendentes. Los proyectos esenciales para el país duermen plácidamente en el Congreso”.

Pero la bomba de racimo no se detiene. Por boca de Daniel Rodríguez, de la Fundación “Acción Educar”,  y de José Joaquín Brunner, duro crítico de la política educacional de Bachelet, se afirma: “El Gobierno no ha sido capaz de parar una agenda clara y coherente en educación”. Se comenta que el fantasma de las protestas universitarias que, durante Piñera I terminaron en la caída sucesiva de Joaquín Lavín y Harald Beyer, está al acecho razón por la que  es inaceptable que la ministra sostenga que Michelle Bachelet lo hizo mal y que, por tanto, el país “tiene que atenerse a las consecuencias”. Como colofón se destaca que el Gobierno anunció que el plan de la “Nueva Educación Pública” iba a estar listo en diciembre de 2018 y que hoy, a un año de funciones, aún ni siquiera se nombra al Director de Educación Pública.

El informe periodístico tiene el propósito de relevar lo que ya es un hecho incuestionable: La insatisfacción que existe en la Casa de Gobierno y en importantes sectores de la coalición “Chile-Vamos”, con la gestión Cubillos toda vez que hasta la fecha nada se ha avanzado en función del eslogan electoral de “los niños primero” y no existen visos en cuanto a que se esté avanzando en la materia.

Los Ministros de Estado, está de más recordarlo, son funcionarios de la exclusiva confianza del Presidente. El problema en este caso, radica en que Cubillos es desde hace algunos años, la cónyuge del senador Andrés Allamand quien, en la Cámara Alta,  juega un rol fundamental en cuanto a articular acuerdos con las mayoritarias bancadas opositoras. Por tanto, removerla de su cargo generaría efectos políticos negativos difíciles de calibrar. De ahí que se haya optado por una operación comunicacional destinada a provocar su “renuncia voluntaria”.

Si bien el caso de Educación pudiera ser considerado “un problema puntual” (tremendo, pero acotado), detrás de él hay un trasfondo que importantes sectores de la propia alianza reinante ya no callan: el excesivo protagonismo, casi patológico,  del Presidente, que insiste en tomarse el micrófono en todo tiempo y en toda circunstancia hasta el extremo que un parlamentario comentó en su círculo más personal: “Ya no hallamos qué hacer, es un “pintamonos”, protagonismo que va a la par con la nula capacidad de trabajo organizado y serio en que radica la esencia de un buen gerente. En un año, no se ha visto un solo caso en que el Mandatario, por ejemplo, se reúna y se encierre  con su equipo de educación o de salud en una intensa jornada de trabajo, y aborde con sus integrantes toda la complejidad de cada  sector, sus problemas, sus déficits, se evalúen los recursos humanos y financieros disponibles y se comprometan soluciones que sean alcanzables. Piñera II se ha encontrado con la bendición que significa enfrentar a una oposición desarticulada y confusa y  ha explotado hasta la saciedad sus críticas hacia el mandato de Bachelet II. Sin embargo, el avance del tiempo es inexorable y el porfiado discurso crítico contra la expresidenta ya llegó a su límite hasta el extremo que el propio senador RN José Manuel Ossandón planteó que ya era más que suficiente, que era hora de superar las excusas y de ponerse a gobernar.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl