Derechos de aguas: Flagrante violación a los derechos humanos.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Las mejores películas de 2018

Cada año nos da grandes películas. Elaboré una selección de las mejores, las más importantes y mis favoritas, que se estrenaron en Chile y que logré ver en 2018. Todavía no se han estrenado La favorita, de Yorgos Lanthimos ni Green Book, de Peter Farrelly, como para criticarlas. Y el año pasado, por diferentes razones, no pude ver Aniquilación, de Alex Garland, Yo soy Simón, de Greg Berlanti, Wildlife, de Paul Dano ni Woman at War, de Benedikt Erlingsson, y tampoco varios documentales (aunque prometo ponerme al día apenas lo haga). Ahora bien, vale recordar que las listas son por naturaleza, arbitrarias, y en ningún caso definitivas. A continuación, las quince afortunadas.

15. Dogman de Matteo Garrone

Empieza como la historia apacible de un peluquero de perros, mas cuando su compasión sin límites por un criminal le juega en contra, se torna un thriller. Las actuaciones de Marcello Fonte y Edoardo Pesce son espléndidas.

14. Pantera Negra de Ryan Coogler

La cúspide del UCM. Coogler realizó una película importante en su representatividad étnica, con un elenco mayoritario de actores afroamericanos, un héroe admirable, y un mensaje social cuya urgencia dejará un impacto permanente en generaciones futuras.

13. Mamma Mia! Vamos otra vez de Ol Parker

Corrige todas las cosas que Mamma Mia! (2008) hizo mal. Meryl Streep aparece muy poco en pantalla, pero el suyo es el número musical más conmovedor. Fue una de las experiencias más emocionales que tuve en 2018, así que se merecía un puesto. Y con el tiempo será bien popular entre los amantes de entretenimientos barrocos.

12. Happy as Lazzaro de Alice Rohrwacher

Lazzaro es un santo para el siglo XXI, y nos ilumina con su benevolencia. Rohrwacher crea un relato místico sobre la pobreza y la inocencia, empapado de una belleza tan etérea como desgarradora.

11. Misión: Imposible – Repercusión de Christopher McQuarrie

El trabajo de dobles de acción aquí es el nuevo estándar para aquella disciplina. Es la mejor entrega de la franquicia M:I y el filme de acción más sustancial desde Mad Max: Furia en el camino (2015).

10. Un pequeño favor de Paul Feig

La moda y el diseño de producción informan esta comedia negra acerca de mujeres modernas, un mundo amoral y clásicas canciones pop francesas. Quizá lo más puramente placentero del cine de 2018.

9. Spider-Man: Un nuevo universo de Bob Persichetti, Peter Ramsey & Rodney Rothman

Esta animación comporta el honor máximo que el séptimo arte le ha otorgado al superhéroe arácnido de Marvel. Celebra los cómics, las películas, las series de televisión, los memes, con un estilo no visto hasta ahora, y una historia y personajes inolvidables.

8. Roma de Alfonso Cuarón

La visión más íntima de Cuarón, minimalista y épica a la vez. Es una cavilación sobre la vida y la poesía que se esconde en cada gesto de las personas, en cada objeto, en cada rincón de la existencia.

7. Viudas de Steve McQueen

Las protagonistas pierden a sus maridos, y deben encontrar su fuerza interior en conjunto, a través de la camaradería femenina, para sobrevivir. La fotografía es inventiva y elegante y los diálogos son demasiado inteligentes incluso para un entretenimiento como éste, y el mensaje no puede ser más oportuno.

6. Vida privada de Tamara Jenkins

En su tercer largometraje, inspirado en sus propias experiencias intentando concebir, Jenkins retrata las relaciones de pareja y los vínculos familiares con agudeza y ternura, haciéndonos empatizar con personajes imperfectos que no distan mucho de nosotros mismos.

5. Shoplifters de Hirokazu Kore-eda

Con abundantes matices literarios, Kore-eda nos entrega un relato desgarrador sobre la pobreza y las familias improvisadas que surgen en los márgenes de la sociedad. Es impresionante el peso psicológico que implica cada acción de los personajes, además del genuino afecto que los une. Cuando la familia de ladrones va a la playa, la abuela se queda en la orilla, observando con dulzura cómo los demás se zambullen en el mar, y ponderando la belleza espiritual de los seres humanos que la encontraron y no la dejaron sola, casi fijando esa vista del horizonte en su memoria. Es uno de muchos momentos conmovedores.

4. La balada de Buster Scruggs de Joel & Ethan Coen

En esta antología de seis cuentos, los hermanos Coen expresan su amor por el wéstern, habitando en cada lugar imaginario en el Oeste americano, y descubriendo personajes excéntricos y entrañables, de los que se encuentran en la mejor literatura. Así, esta década se consolida como la más consistente para los hermanos.

3. Cold War de Paweł Pawlikowski

Hace algunos meses, pensaba que Ida (2014) era superior, pero el tiempo ha pasado y Cold War ha crecido más en mi corazón. Ambas son magistrales, pero el hechizo de ésta es más poderoso. Pawlikowski se basó en la relación de sus padres para la película, donde dos amantes polacos se repelen y no pueden vivir el uno sin el otro durante años, con las tensiones en la Cortina de Hierro de fondo. La música no suele ser usada en el cine con tanta efectividad dramática como en este filme; jamás volverás a escuchar <<Rock Around the Clock>> de la misma manera.

2. Nace una estrella de Bradley Cooper

Cooper, en su debut en la dirección, reescribe la historia de Hollywood para bien con la cuarta versión de Nace una estrella. Lady Gaga crea a una entrañable cantante en Ally, y ella nació para interpretarla; si le hubiesen dado el papel a una actriz desconocida, el ascenso al estrellato del personaje no habría sido creíble. Lo que ayuda a Gaga es su magnífica voz y su estatus como icono gay, lo cual preserva el legado de las cintas anteriores con Judy Garland y Barbra Streisand en el protagónico.

Además, Cooper reúne a dos de sus colegas de la serie Alias (2001-2006), Greg Grunberg y Ron Rifkin, para papeles pequeños, como un homenaje a sus propios inicios.

1. BlacKkKlansman de Spike Lee

La más reciente obra maestra de Spike Lee no ha convencido a tantos colegas como me gustaría. Es imperfecta, pero ese es el punto. En su irregularidad, estriba una expresión viva y personal del director, generando una accesibilidad inmediata a su retórica. Incluye cuadros divididos, evocaciones al cine blaxploitation, e intertextualidad esclavista, mediante fragmentos persuasivos de Lo que el viento se llevó (1939) (causándome dolor por amarla tanto), y El nacimiento de una nación (1915). El estilo es el contenido, y es una refutación radical tanto a los inicios del cine americano como al ADN de EE.UU.

El trabajo de Lee es excepcional de principio a fin, y, asimismo, lo son las actuaciones de un elenco que incluye a John David Washington, Adam Driver y Topher Grace.

El filme es demasiado indignante como para que los críticos se sientan cómodos halagando su logro, pero no pueden soslayar su calidad y menos aún su popularidad. Tal vez no le vaya muy bien en esta temporada de premios, mas los años sabrán ponerlo en el lugar que se merece: es una pieza indispensable de la contracultura de nuestra generación.

Premio especial del jurado: Shirkers de Sandi Tan

Es el único documental en la lista, así que merecía un puesto aparte. Esta historia real es tan increíble, que sólo puede ser verdadera: Tan escribió y protagonizó la primera cinta independiente de Singapur, pero el director la robó, y ella recuperó los carretes casi 20 años después. La intertextualidad nutre al documental de Tan, pintando un ciclo vital diferente, donde el arte influencia la vida y viceversa. Fue una experiencia surrealista, fuera de este mundo, ver extractos de Terciopelo Azul (1986) y Heathers (1988), dos de mis favoritas de los 80, en un solo largometraje. Es más, fue como un sueño hecho realidad.

Premio al cine chileno: La Casa Lobo de Cristóbal León y Joaquín Cociña

Es más larga de lo que debería ser, pero es única, y es la mejor producción chilena del año pasado. La moraleja, para quienes no se han percatado aún, tiene que ver con el síndrome de Estocolmo, y cómo las víctimas de aislamiento forzado y violencia física y psicológica, no resisten su libertad en el mundo exterior, viéndose conminadas a regresar al cautiverio. Sí, ésta es oscura.

Menciones honrosas: Películas desfasadas

Soy un purista en cuanto al asunto de los años, pero no me convenció añadir títulos de 2017, estrenados comercialmente en 2018, a la lista. No obstante, el impacto cultural de éstos es innegable y corresponde destacarlos.

3. La esposa de Björn Runge

Glenn Close y Jonathan Pryce entregan dos de las mejores interpretaciones de sus respectivas carreras. Y aun cuando eso sería suficiente, hay más. El filme no intenta sorprender al público con la <<revelación>> sobre quién escribe las novelas, sino que se trata del personaje de Close reconociendo esa gran oscuridad en su propia vida, un hecho que ha negado con vehemencia por décadas. Y es el tipo de narración que satisface a escritores, puesto que la literatura es tomada en serio y es representada con veracidad.

2. Paddington 2 de Paul King

Lamento no haber podido criticarla cuando la vi en el multicine. Esta adorable secuela de Paddington (2014), ha atraído paralelos con la situación de los inmigrantes en Europa y EE.UU. Aun dejando las analogías políticas a un lado, es una de las producciones británicas más maravillosas del último tiempo. Las imágenes son tan deliciosas como pasteles multicolor; el diseño de vestuario, los sets, la fotografía, todo parece sacado de las páginas ilustradas de un libro pop-up.

De hecho, la mejor escena involucra uno de estos textos, y a las versiones diminutas del osito Paddington y su tía Lucy reencontrándose sobre las páginas plegadas. Es una escena mágica, como todas las demás. Sobresalen Hugh Grant como un rimbombante actor caído en desgracia, y Brendan Gleeson como un convicto malhumorado con un gran corazón. Nos infunde los sentimientos más positivos que sólo puede la mermelada más dulce, y la escena poscréditos es tan sorpresiva que dudo sea superada.

1. Desobediencia de Sebastián Lelio

El mejor trabajo de Lelio a la fecha, sobre dos mujeres cuyo amor no puede ser posible en la comunidad judía a la que pertenecen, fue uno de los grandes romances que vi. Fue estrenada en el TIFF 2017, para capitalizar el éxito de Una mujer fantástica (premiada en Berlín ese mismo año), y quizá asegurarle un estreno comercial en 2018; y así fue. Es la visión más compasiva del director chileno sobre las relaciones humanas, y puede que sea un filme incluso más teológico de lo que muchos crean.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

2 Comentarios en Las mejores películas de 2018

  1. Bien, volvieron los artículos de arte, parece que se les estaban olvidando.
    Gracias Esteban.
    Siempre con grandes aportes y gráficos comentarios.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl