«La violencia debe ser desterrada de la vida nacional… esto no se resuelve con respuestas técnicas, burocráticas ni policiales por sí solas, todas las expresiones de violencia que vivimos, tienen un origen político, social, cultural , sociológico y, sus respuestas pasan por propuestas que apunten a  cambios culturales, cambios conductuales y planes integrales de salud mental para la ciudadanía. Los profesionales del área, las universidades, las instituciones todas y el estado deben hacerse cargo del tema, con autocrítica y real compromiso con el tema.»

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Nueva prueba PAES, ¿acomodo de maquillaje antiguo y/o cambio de giro comercial?

Hernán Peredo López

Ingeniero Forestal, Magister en Educación

La primera reacción automática al leer la noticia sobre la ¿Nueva? Prueba PAES para el ingreso a las universidades chilenas1 es “le están cambiando las pulgas al mismo perro” (para no usar la más procaz, de las moscas), pues desde la creación de la PAA, en 1967 se hizo el primer cambio ¿? Luego de 35 años de vigencia, por la PSU que ahora luego de 19 años, se cambia ¿? por la PAES y prácticamente han cambiado sólo los nombres, a pesar de saber fehaciente y documentadamente, durante más de medio siglo (54 años), que ninguna sirve per se, con certeza para seleccionar los estudiantes con mejores posibilidades de éxito en las universidades y de paso aumentan la ya desvergonzada discriminación de los estudiantes que postulan anualmente a las universidades chilenas.

En el año 1993 la Federación de Estudiantes de la Universidad de Santiago de Chile (USACh) presentó en una reunión del Consejo de Rectores de las universidades chilenas (CRUCh), presidida por el ministro de educación Ricardo Lagos Escobar, una denuncia formal frente a la relación perversa PAA/AFI, cuya primera parte se refería a la discriminación flagrante que ocasionaba la prueba al obtener en ella notorios mejores puntajes los estudiantes de colegios privados, comparados con los estudiantes provenientes de colegios con aporte del Estado2. Frente a tal denuncia se resuelve, en esa reunión, encargar a un grupo de especialistas de las universidades de Chile, Pontificia Universidad Católica de Chile, de Concepción, de Talca y de Santiago de Chile, “realizar con la debida confidencialidad un análisis del sistema de selección de alumnos”. El resultado “confidencial” del análisis realizado por dicha comisión, fue que el promedio de notas de enseñanza media es el mejor predictor de éxito académico por sí sólo y también el más eficiente combinado con otros criterios de selección. Se confirma además que la ponderación de la PAA se ha incrementado desde 1981 en un 20% hasta el año 1998, lo que no es aceptable considerando que la misma comisión de expertos ratifica que no es el mejor predictor de éxito académico.

Para analizar el tema con más detenimiento, lo haré en primer lugar considerando el atavismo de las universidades chilenas, que se me hace cada vez más molesto y, en este caso, es inaceptable que luego de más de medio siglo persistan en más de lo mismo instituciones cuyos lemas institucionales parecieran ser letra muerta. “Libertas Capitur”: La Libertad se conquista, Universidad Austral de Chile (UACh); “Ex Umbra in Solem”: Desde la Sombra hacia la Luz, Universidad Técnica Federico Santa María (UTFSM); “Itinerarium mentis ad veritatem”: El peregrinaje de la mente en busca de la verdad, Universidad de La Frontera (UFRO); “Por el Desarrollo Libre del Espíritu”, Universidad de Concepción (UdeC); parecen además irrisorios luego de los resultados de la comisión de especialistas nominados por el propio CRUCh, que establece en forma inobjetable la mala calidad predictiva de la PAA en el éxito académico de los estudiantes, predecesora ancestral de la “nueva” PAES que se presenta al público sin ningún decoro. El CRUCh sigue “en la sombra sin salir a la luz”, “peregrinando en busca de la verdad”, que ya se la dio su propia comisión y es incapaz de “desarrollar un espíritu libre” respecto al proceso de selección para el ingreso a las universidades chilenas.

Durante los 35 años de vigencia de la PAA se hicieron varios estudios específicos acerca de su calidad predictiva del éxito académico y el que mejor conozco es un estudio en estudiantes ingresados entre los años 1997 y 2002 a Ingeniería Forestal de la UACh3, en el cual las NEM (Notas Enseñanza Media), PAM (Prueba Aptitud Matemáticas) y la PEB (Prueba Específica de Biología), son las que mejor miden el éxito académico expresado en Porcentaje de Retención, Semestres Cursados y Promedio General Acumulado durante la permanencia en la carrera. Lo que coincide con los resultados de la comisión del CRUCh y varios otros estudios específicos en universidades chilenas.

Luego de una vigencia inexplicable de 35 años y prácticamente no haber realizado ninguna mejora de la PAA, en una decisión gatopardiana (por ahora) muy clásica en nuestro país, el CRUCh cambia la PAA por la PSU, que resultaría igualmente mala prediciendo el éxito académico de los estudiantes universitarios4. Es incomprensible que el CRUCh someta a la PSU, a una evaluación internacional5, la cual determina que es una prueba de baja capacidad predictiva del éxito académico de los estudiantes seleccionados, al igual que la PAA y adolece además de importantes falencias técnicas que deben ser rápidamente mejoradas y no se hizo nada al respecto durante los 19 años de vigencia de esta mala prueba de selección universitaria.

La literatura referida a las deficiencias técnicas de la PSU es profusa y tomaré sólo la más cercana que contrastando el sistema de ingreso en una cohorte de 5 años a Ingeniería Comercial de la UACh, establece la mejor correlación con el PSP (Promedio Semestral Ponderado) durante el primer año, principalmente con las notas NEM y en segundo lugar un tanto lejano la PSU en Matemáticas6. La propia Agencia de Calidad de la Educación Nacional comparando los logros de nuestros estudiantes de 15 años7, con los resultados PISA 2018 en competencia lectora, a pesar de la petulancia nacional pertinaz de ser los mejores de América Latina, encuentra que más de un 60% de nuestros estudiantes sólo alcanza el nivel 2 que se caracteriza como “analfabeto funcional”. Prácticamente lo mismo sucede con las Matemáticas y en el caso de la competencia científica, “mejora” nuestro desempeño nacional y la proporción de analfabetos funcionales en este aspecto, pues sólo un tercio de los estudiantes se mantiene en el nivel 2.

Llegamos así a la segunda parte del análisis, congruente con la segunda parte del título, que me parece ser la más delicada y trascendente del problema por el comportamiento poco decoroso del CRUCh durante la vigencia de todas las malas pruebas para seleccionar ingreso a las universidades nacionales analizadas previamente. La denuncia de los estudiantes de la USACh en 1993 y los resultados de la comisión del CRUCh que revisa “con confidencialidad” el sistema de selección de los estudiantes el mismo año, no sólo coincidieron en que las NEM eran mejores predictoras que los puntajes de todas las pruebas analizadas, sino además, que los puntajes de las pruebas mantenía la sinergia perversa con la asignación del AFI (Aporte Fiscal Indirecto) que había decretado la dictadura como uno de los sistemas de financiamiento de la Educación Superior nacional8 y mantenía a las universidades en una competencia desleal por captar alumnos con AFI. El CRUCh al igual que los gobiernos post dictadura, no sólo acataron dócilmente el modelo comercial de la educación, contribuyeron a mejorar sus abusos y desigualdades, pues a sabiendas de la mala predicción de las pruebas, aumentaron su ponderación hasta poco más del 64% hasta 1998 y también siguiendo los lineamientos poco dignos de estos gobiernos, se hicieron parte de los negociados de la educación superior chilena. Nunca hasta ahora, el CRUCh ha intentado siquiera modificar la asignación de AFI decretada por la dictadura, ni incorporar las NEM, el mejor predictor de éxito académico, como parte de la asignación de presupuesto recibida desde el Estado. En la misma reunión del CRUCh de 1993, profesores de la USACh presentaron un modelo mejorado de selección de estudiantes que incorporaba las NEM2, que ha sido adoptado y mejorado por otras universidades del país, modelo que nunca hasta ahora ha sido siquiera discutido y considerado formalmente por el CRUCh.

Al despropósito y relación perversa entre pruebas malas predictoras del éxito académico y el AFI otorgado a las universidades como parte de su financiamiento, sin haber considerado nunca las NEM como mejor predictor, habría que agregar el funcionamiento desleal y desregulado, de las instituciones “educacionales” que brotaron como callampas y que continúan asegurando a los padres crédulos y abúlicos que pueden mejorar el ingreso de sus hijos a las universidades9. El Ministerio de Educación, como es costumbre en nuestras instituciones ¿reguladoras?, hace vista gorda frente a este negocio de mala calidad, porque “no forman parte de las instituciones formales de educación”. En este mismo negocio de mala calidad, todavía hay universidades que forman parte de él, con institutos de su propiedad, muchas veces encubiertos por razones comerciales con distinto nombre. Sigue pendiente la deuda moral del CRUCh hacia la ciudadanía del país, de explicar claramente si su pertinacia para preferir una prueba probadamente mala predictora del éxito académico se debe a las ganancias que les reporta el opaco negocio del AFI asociado a los puntajes de las malas pruebas.

Pareciera que en el tema analizado aplica perfectamente el dicho atribuido a Albert Einstein: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

Bibliografía

1https://www.mineduc.cl/prueba-de-acceso-a-la-educacion-superior-paes/

2https://www.cned.cl/sites/default/files/cse_articulo377.pdf

3http://cybertesis.uach.cl/tesis/uach/2004/fifg538e/doc/fifg538e.pdf

4https://www.ciperchile.cl/2015/12/09/el-engano-y-la-mentira-de-la-psu

5https://ciperchile.cl/pdfs/02-2013/psu/InformePearson.pdf

6https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=44051357006

7http://archivos.agenciaeducacion.cl/PISA_2018-Entrega_de_Resultados_Chile.pdf

8http://escuelasparalajusticiasocial.net/la-psu-en-chile-oportunidad-para-excluir-fabricar-desigualdades-y-ganar-dinero

9https://radio.uchile.cl/2011/11/21/preuniversitarios-juegan-sin-reglas-en-el-negocio-de-la-educacion/

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en Nueva prueba PAES, ¿acomodo de maquillaje antiguo y/o cambio de giro comercial?

  1. Excelente análisis de Hernán Peredo López, sobre los orígenes de la mala y decadente educación universitaria chilena. A mi juicio las universidades tradicionales (o del CRUCh) han caído en la trampa del mercantilismo imitando prácticas de algunas universidades privadas.
    El gráfico que encabeza el artículo muestra cómo deben ser las relaciones interpares y profesor-alumno a aplicar a las metodologías de enseñanza/aprendizaje para lograr resultados positivos.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl