La ciudadanía no puede permitir que lleguen al gobierno, los que se coluden contra sus intereses.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Rusia, Australia, Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Para ti, para mí…..

René Fuentealba Prado, abogado.

El Honorable Senado de la República, en su sesión del día miércoles 18 de enero, por 28 votos a favor, una abstención y sin votos en contra, aprobó la nominación de la economista Rossana Costa como nueva Consejera del Banco Central. Costa es una destacada economista de derecha, a la fecha vicepresidenta del think tank Libertad y Desarrollo ligado a la UDI y fue Directora de Presupuestos del gobierno de Sebastián Piñera. ¿Qué factores incidieron para que en torno a su nombre se concitara una virtual unanimidad?

El cargo de Consejero del Banco Central es de primera línea. Muy bien remunerado, en general fuera de la crítica política contingente, se permanece en él nada menos que por diez años y es propuesto por el Presidente o la Presidenta de la República para su correspondiente ratificación por la Cámara Alta como ocurrió en este caso. Al común de los mortales le habría llamado la atención el solo hecho de que no hubiera otros postulantes moviendo sus redes e influencias para lograr ser considerado pero NO, no hubo interesados.

Para una adecuada comprensión del problema, precisemos que en la actual estructura constitucional y legal del país, en numerosos casos de entes del Estado que están regidos por órganos colegiados, los integrantes de sus consejos o directorios son propuestos por el Ejecutivo y sometidos a la aprobación senatorial para lo cual se exige un elevado quórum. En una rápida mirada, además del Banco Central, podemos encontrarnos, en general, con  algunas  especificidades, nada menos que con el cargo de Ministro de la Corte Suprema de Justicia, con el Consejo  del Instituto de Derechos Humanos, con el directorio de Televisión Nacional de Chile, con el Consejo del Servicio Electoral e incluso con cuatro cargos de ministros nada menos que del Tribunal Constitucional cuya gestación puede perfectamente ser asimilable a lo señalado, para estos efectos.

Pues bien, como la normativa requiere el voto favorable en muchos casos de los dos tercios de los senadores (o diputados, excepcionalmente) en ejercicio de su cargo,  y ello no es posible de alcanzar en la práctica en un Congreso elegido por el sistema binominal (el tiempo nos dirá lo que sucederá con el cambio electoral), las dos alianzas tradicionales ( sea que se denominen Coalición por el Cambio, Chilevamos, Concertación o Nueva Mayoría) han optado elegantemente por repartirse equitativamente estos cargos, asegurándose de esta forma los votos necesarios para ratificar las propuestas.

Este método asegura “gobernabilidad”, señalan sus defensores, ya que obliga al acuerdo político.

Sin embargo, tiene importantes problemas.

El primero, es que a los cargos correspondientes no siempre acceden los más aptos sino los que cuentan con el respaldo de cada uno de los bloques. Ya se ha visto que al Tribunal Constitucional, importante entidad  del ordenamiento institucional (y que los sectores de Derecha en minoría parlamentaria han ido transformando en una tercera “cámara” ya que ante cada proyecto que no es de su agrado amenazan con recurrir a este organismo como si percibieran por adelantado cuál será su decisión) han llegado personajes sin mayor experticia en el tema solo porque son propuestos por sus partidos. Y, obviamente, los apadrinados son quienes aparecen como más incondicionales  a las maquinarias internas que controlan cada colectividad. Destacable ha sido el caso del economista Ricardo Ffrench-Davis, demócrata cristiano, “chicago boy “ disidente, brillante académico e investigador, jefe del Departamento de Estudios del mismo Banco Central por largos años, a quien sistemáticamente se le negó, con las más exquisitas excusas, el acceso al Consejo de la entidad.

El segundo, es que los controladores del poder político, han establecido un verdadero cerrojo para obstaculizar la aparición de voces disidentes llegándose al extremo, en varias oportunidades, en que ni siquiera para resguardar las apariencias se ha analizado el curriculum respectivo y se ha votado cerradamente sobre tabla.

Lo anterior, contraviene la esencia del sistema democrático toda vez que implica consagrar una verdadera dictadura  consensuada de las mayorías pero, lo que en nuestra opinión es más grave, cierra por décadas la puerta a quienes pueden ofrecer visiones innovadoras, novedosas, alternativas.

Un viejo político, en sus discursos a los jóvenes universitarios, solía decir: “Joven, te mienten cuando te dicen que éste es el único mundo posible”. Así es. En el campo de la teoría política, en el terreno de las políticas económicas aplicadas por los Gobiernos, las alternativas son múltiples y cada una responde a los intereses que se quiere defender o proteger. Las personas tardan años en darse cuenta de que tras la voz de sesudos expertos que escriben y pontifican sobre estas materias, hay siempre un trasfondo ideológico que se oculta con discursos que aparentan mostrar una verdad revelada inconmovible. La prensa tradicional es extraordinariamente hábil en manipular sensaciones y sentimientos.

Lamentablemente, y a falta de otra forma de hacer las cosas, lo único que puede hacer el ciudadano es juzgar estos procedimientos poco transparentes y tratar de entender cómo éstos le afectan en su vida personal.

 

 

Fotografía principal, De Gobierno de Chile, CC BY 3.0 cl, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=38867101
Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en Para ti, para mí…..

  1. Una vez más, se demuestra que en realidad, no es el o la presidente del país, el o la que gobierna la nación, sino los bancos. Con su poder económico hacen y deshacen, de acuerdo con sus propios intereses creados, pero para seguir obteniendo ganancias financieras, le hacen creer al pueblo que el gobierno es el que hace sus determinaciones nacionales. Este artículo lo demuestra claramente, y agradecemos a su autor por enseñarnos esta triste realidad, con el nombramiento de Rossana Costa.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl