¿El mundo que estamos construyendo, el mundo que estamos destruyendo o el mundo que debemos construir?
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Pedir perdón después de siglos

Carlos José Vivas Sanchez

Médico. Especialista en Administración de Hospitales

Una de las acciones más difíciles en el ser humano, es tener la humildad para pedir perdón, se pide perdón por las malas acciones propias ante el agraviado, puede ser en la intimidad de los involucrados o en forma pública, reconocer el accionar negativo mediante el arrepentimiento ante muchos no es poca cosa; por otro lado, perdonar y pasar página requiere también grandeza y presencia de ánimo, no se olvida, el dolor no se borra pero se aligera.

“Perdónalos señor porque no saben lo que hacen”, palabras dichas por Jesucristo en la cruz, hacían cierto su expresado “amor por el prójimo”, es un punto de inflexión y partida, por algo el cristianismo tiene 2.000 años entre nosotros.

Muy significativa fue la fotografía del Papa Juan Pablo II, visitando en prisión al turco Mehmet  Ali Agca, quien intentó quitarle la vida a disparos; predicar con el ejemplo llaman a eso.

Esta semana se ha desatado una polémica, porque el presidente mexicano López Obrador, habría pedido al rey de España y al Papa Francisco, que debían una disculpa a los indígenas mexicanos por los hechos de la conquista y colonización del nuevo mundo posterior a la llegada de Colon.

No es la primera vez que se hace este tipo de solicitud por parte de algún líder político o mandatario latinoamericano, particularmente considero que es como querer abrir heridas sanadas y muy antiguas, ¿vale la pena?.

Los procesos de conquista y colonización, y los conflictos bélicos traen amarrados hechos de violencia, matanzas, genocidios y esclavitud, en su debido momento las soluciones han tomado diferentes caminos, revoluciones y resistencia de pueblos contra sus opresores hubo en la historia antigua y siguen ocurriendo en pleno siglo XXI.

Después de la II Guerra Mundial, las fuerzas aliadas juzgaron en Núremberg a los líderes nazis que quedaron vivos, fue una forma de resarcir el sufrimiento de tantos pueblos, 40 millones de muertos y la “matanza industrial” de judíos eufemísticamente llamada “solución final”, cada acusado expresó sus motivos y justificó su actuación, no hubo arrepentimientos.

De las muchas cosas que se acusa al imperio español, el maltrato a los indígenas con la imposición del proceso evangelizador son los más destacados. Cabe recordar que fue un sacerdote jesuita español el que denunció el maltrato de los aborígenes americanos, Fray Bartolomé de las Casas.

A nuestros mestizos ancestros se les atribuye mucho de la responsabilidad sobre el atraso de Latinoamérica, pareciera que olvidamos que hace 200 años hubo un proceso de emancipación frente al Reino de España, de allí salieron muchos héroes y padres libertadores, En aquellos tiempos el transporte era a lomo  caballo o a pié, y las comunicaciones eran exclusivamente manuscritas, desde aquel momento hasta hoy las naciones americanas han tenido dos siglos para desarrollar su propia identidad como pueblos, desarrollar sus sociedades, tener un espacio en el mundo civilizado.

Las guerras civiles, el caudillismo y las dictaduras se han paseado por todo el mapa al sur del Rio Grande, los próceres civiles, la intelectualidad y la ciencia también han tenido su espacio, entonces ¿Por qué seguir expiando el pecado original de nuestros orígenes como naciones?.

Si queremos solicitar perdones, empecemos a buscarlo en casa propia, ¿Cuántos dictadores han pedido perdón? ¿Cuantos presidentes corruptos lo han hecho? Y como en todas partes se cuecen habas, en el acto de firma del acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y las FARC, el discurso de su líder (a) Timochenko en ningún momento mostró arrepentimiento, y la justicia transicional ha sido objeto de no pocas polémicas.

Muchos perdones nos quedan en el horizonte, las heridas aun frescas de la guerra en los Balcanes, las acciones del estado Islámico, los actos genocidas en África, y los residuos de no pocas dictaduras en Suramérica y Centroamérica, así que lo mejor es que nos ocupemos de los conflictos actuales y saquemos de los antiguos la sabiduría para no repetir errores.

Imagen: Papa Juan Pablo II y Mehmet Ali Agca.
Fuente: Vatican Media.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

2 Comentarios en Pedir perdón después de siglos

  1. Claro que hay que pedir perdón, hasta que duela, por tanta atrocidad.
    El perdón enaltece, cuando es real y auténtico y es una enseñanza histórica y de historia a las nuevas generaciones .
    Gracias don Carlos Muy bien Presidente Obrador, gran lección.

  2. Obrador tiene la razón, saca la voz, por los que no tiene voz o se les prohíbe hablar y por los que callaron por años…
    Pero además exigir justicia hoy es elevar la voz y elevar los derechos humanos inclasificables, hoy en que la voz del fascismo pareciera volver a despertar.
    Gracias don Carlos por ayudarnos a reflexionar.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl