La defensa del Medio Ambiente... Es compromiso con la vida!
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Prima non datur et ultima dispensatur

Patricio Schwaner Saldías

Profesor de filosofía

“La primera no se da y la última se dispensa”. Esta tradicional afirmación nos permite reflexionar sobre la crisis que enfrenta la educación chilena, sin embargo, hay que precisar que no es una cuestión nueva. Sencillamente nos encontramos frente a un episodio que ya conocemos y que de alguna forma vuelve a anunciar lo que ya se ha declarado históricamente. 

Quizá hoy, estemos frente a una forma diferente de ver el problema, pero el fondo sigue siendo el mismo con sus demandas y llamados constantes. Hay que precisar, que no se trata de una manifestación sin necesidad -como algunos han intentado declarar – sino que, de una constante propuesta a mejorar los procesos educativos, que como bien sabemos, no han mejorado con el pasar del tiempo.

A la luz del pensar uno va descubriendo situaciones, a saber, qué todos fuimos educados por profesores. Recuerdo profundamente a quienes me guiaron, muchos de ellos regalando incluso sus momentos libres para enseñar. Recuerdo también a quienes no tenían puesto el interés en enseñar, sino que en repetir constantemente la información grabada previamente. Estamos pues, frente a dos realidades totalmente contrapuestas, pero existentes. Sin embargo, esto no afirma que el actual movimiento de los profesores se trate tan solo de un movimiento político, que busque descolocar al más estoico de los estoicos.

Ahora bien, ya que se ha declarado que se trata tan solo de un movimiento político, me inclino a pensar que no existen movilizaciones que no sean políticas. Recordemos lo planteado por Aristóteles cuando hace alusión a que el hombre es un “Animal Político”. Esto nos permitirá, entender que no existen expresiones aisladas, en tanto cada una constituye un hecho político que afecta los intereses de la Polis (Ciudad).

Soy un convencido de que la educación chilena se encuentra en la Necrópolis desde hace bastante tiempo, y que necesitaremos más de un intento para reparar las falencias. Por lo tanto, el desafío es permanente y superior a la mera opinión. Se trata de salvaguardar un sistema educativo que se cae a pedazos y que de mejorar podría permitir a muchos salir de su condición de exclusión. Esto porque la educación promueve la formación humana, reflexiva y dialogante que tanta falta nos hace como sociedad.

Recuerdo una de las frases más emblemáticas de Nelson Mandela que reza: “La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”. Este debiera ser el estandarte oficial de la movilización de los docentes chilenos, pues querámoslo o no el mundo no se ha cambiado por pura casualidad. Todo ha sido parte de una visión de mundo que alguien nos entregó dentro de un aula y con la cual fuimos construyendo lo que somos hoy. De alguna manera hay que reconocer la labor fundante de cada profesor de nuestra nación, alejándonos de críticas vacías y sin sentido a tan entrañable labor. El profundo daño de la educación chilena no ha sido culpa de estas semanas de movilización, se trata de décadas de abandono y de falta de valoración a lo realmente importante, la práctica docente y su eminente rol social.

Finalmente, las aulas vacías son la consecuencia más radical del vacío del pensar en el cual se ha sumido la sociedad chilena, por lo que no se trata de una catástrofe de características insospechadas, sino más bien de una consecuencia provocada por la falta de empatía para con quienes han hecho de este chile un lugar de oportunidades.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl