La Filosofía y las Ciencias, deben estar presentes en nuestras vidas, sin perder su rigurosidad…hay que usarlas de modo cotidiano.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Proyecto “Ciudad del Parque”: ¿Sostenibilidad o Monstruosidad?

Carlos Bonifetti Dietert

Ingeniero C. Mecánico UdeC. Ambientalista.

El megaproyecto urbano denominado pomposamente “Ciudad del Parque” (1), que significaría una inversión de más de US$ 100 millones por parte de la alianza entre las empresas Aitue y Epco, y que persigue construir 7 edificios, de entre 15 y 21 pisos con minúsculos departamentos, apretados en la media manzana donde otrora existieron el Colegio Alemán y un sector residencial de notable calidad arquitectónica, no es bueno por ningún lado ¿Qué instrumento legal permite que sea posible la presentación este tipo de proyectos, que incumplen los predicamentos más elementales y universales del urbanismo entendido de modo sustentable? Pues, el nunca bien ponderado “Plan Regulador Metropolitano de Concepción (PRMC) (2).”

El tema del urbanismo es muy complejo y multidisciplinario y, si se lleva mal, como sucede en el caso de la ciudad de Concepción -otrora afable y acogedora- llegamos a la situación de caos ‘in crescendo’ en que estamos actualmente.  Esta grave situación ha sido presentada, analizada y criticada en varios artículos publicados en la prensa de papel, y en este medio digital en los últimos dos años, sin embargo y lamentablemente no vemos vientos de cambio.

¿Cuáles son las quejas más frecuentes sobre desarrollo urbano, planteadas por los mismísimos arquitectos, en conferencias, seminarios, charlas y artículos de prensa? Varias, algunas de las cuales paso a detallar y  discutir a continuación:

a) Escasez de áreas verdes y parques urbanos, siendo la que tenemos actualmente menor a la mitad de la señalada en recomendaciones universales.

Causas: el PRMC que nos las ha considera en sus sucesivas modificaciones (tampoco en la 11ª), todo lo contrario ¡disminuye las áreas verdes que hay!, permite el relleno de humedales y por ende, la destrucción de esos paisajes naturales que ¡ahí están, presentando su belleza y sus servicios eco-sistémicos gratuitamente!

b) Escasez de terrenos para urbanizar y construir.

Causa: el PRMC que no considera numerosos sectores y barrios con construcciones de una o dos plantas, muchas veces de construcciones precarias que son susceptibles de densificar con edificaciones armónicas de, por ejemplo 6 plantas, y con fachada continua. Esto lleva a que la ciudad se expanda irracionalmente por todo el territorio aledaño -como derrame de aceite, sin límites de expansión- considerándose como urbanizable cuanto cerro, quebrada, humedal, borde de río, borde de lagunas, áreas verdes, santuarios de la Naturaleza, etc., los ‘urbanistas’ encuentren a mano;  todo porque dicen: ‘la ciudad TIENE que crecer.’

c) Alto costo de los terrenos.

Causa: otra vez el PRMC, que con las modificaciones para densificar la ciudad hasta más allá de lo razonable y sustentable, prácticamente ha liberado la altura permisible para construir edificios hasta de 22 pisos o aún más. Esto lleva a un aumento morboso y especulativo del valor de los terrenos con viviendas existentes (muchas de ellas de alto valor arquitectónico) los que tientan a sus dueños a vender y a otros a comprar y demoler; los casos son numerosos y lamentables. Podemos afirmar entonces que el valor de los terrenos es determinado también por el PRMC. Es de Perogrullo: a mayor altura permisible mayor valor y viceversa.

d) Problemas de congestión vial en calles y vías intercomunales.

Causa: el PRMC, ya que con el gran aumento de habitantes/ [ha] que ha permitido en los últimos años, las vías existentes y las que se amplían ya no dan abasto para contener la gran cantidad de automóviles, que aumentan a una tasa abismante año a año, para el beneplácito de los importadores. Además, ya no quedan lugares suficientes para estacionarlos, utilizándose cada vez más las veredas, los jardines y los antejardines.

Volviendo al tema que preocupa a la gran mayoría de los ciudadanos colegios cercanos, vecinos inmediatos y a las numerosas organizaciones ciudadanas (a los que poco y nada se les consulta pues las leyes está hechas para que así ocurra, ojalá todo SIN participación ciudadana)  -la mentada Ciudad del Parque-, veamos algunos de los graves problemas de impacto ambiental que una obra tal provocaría, muchos de ellos ya analizados en entrevistas de los medios y en seminarios por destacados arquitectos, urbanistas y economistas ambientales (4) y también por profesores de las escuelas de arquitectura de las universidades locales, principalmente de la UBB y la UdeC.

Podemos adelantar la ocurrencia de altos niveles de ruido, generación de polvo, congestión vial por aumento de tránsito de camiones, durante el largo período de construcción (dicen que serían 6 años, pero por la experiencia que hay, márgenes de error típicos y mala planificación en  proyectos chilenos de los últimos tiempos, podría ser muchos más), dificultades en la evacuación del agua extraída de la napa, necesaria para hacer las excavaciones de 11 [m] de profundidad, etc. A ello hay que agregar otro problema gravísimo, del que poco se habla y comenta: el ocultamiento del Cerro Caracol de la vista desde el centro de la ciudad, más allá de la Avda. Chacabuco, por el “efecto cortina” de todos los altos edificios ya construidos a los que se sumarían los de este curioso ‘proyecto de ciudad’.

La inmobiliaria Aitue presentó una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) al SEIA, pero lo más apropiado para este caso habría sido un Estudio de Impacto Ambiental (EIA) (3) pues son varios los impactos negativos que concurren, como se ha señalado. De este modo se ha soslayado la participación ciudadana obligatoria.

Lo curioso de todo esto es que la empresa ya está promoviendo las ventas en una sala de exposición antes de que se resuelva la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) y por otra parte, está (tardísimo es estas alturas del partido) ‘invitando a los colegios y vecinos a conversar para explicarles las bondades del proyecto y la manera como controlarán los impactos’, en circunstancias que debió haber sido a la inversa: los colegios y vecinos invitar a la inmobiliaria Aitue a explicarles qué iban a hacer ahí, antes de que metieran la cuchara (o la pala) en el terreno.

Los colegios afectados han contratado al Centro EULA de la Universidad de Concepción la realización de un EIA para evaluar los impactos del proyecto, buena idea. Es de esperar que ese estudio técnico sea imparcial al evaluar los impactos que el proyecto implica, muchos de ellos irreversibles y no mitigables, como el ruido, el polvo y los que atentan contra el paisaje y el cerro.

En un reportaje -edición del 3 de noviembre de 2018 del Diario Concepción- se informó sobre la visita de la destacada paisajista chilena Tere Moller para presentar un “nuevo modelo de evaluación de sustentabilidad para el diseño de espacios públicos”, afirmando que “la arquitectura debe trabajar de la mano con el paisaje.” En el mismo reportaje se da cuenta que uno de los ejemplos de esto es el Parque Ecuador, en los que se aplicaron conceptos de paisajismo en su remodelación reciente. Todo lo contrario de como se ha tratado esto en el proyecto Ciudad del Parque. La pregunta que salta es, ¿para qué tanto modelar, hacer seminarios y tanta cosa por el estilo, si al final se aplica lo del ‘Cura Gatica’?

Otras declaraciones de especialistas en urbanismo, que viene al caso destacar y analizar, son las que se leen en un reportaje de El Mercurio, del 28 de junio de 2018, sobre este proyecto y el que se ha anunciado para reemplazar el Colegio Inmaculada Concepción: “…Claudia Hempel, académica y presidente del Comité de Urbanismo de la CChC, afirmó que “el centro estaba estancado, y una mezcla de proyectos privados y de iniciativas públicas ha vuelto a despertar el interés”;  en otro párrafo, el urbanista Sergio Baeriswyl aseveró que “estas señales implican una revitalización importante del núcleo urbano de Concepción que permitirá una renovación positiva”. También, Iván Poduje, urbanista y académico, planteó que “un factor de interés es la proximidad del centro con grandes polos de consumo en la zona.”

Conclusiones: Mientras el crecimiento de la ciudad continúe sin planificación estratégica y solo sometido a ‘las leyes reguladoras del Sr. Mercado’, solo podemos esperar más crecimiento insustentable, más edificios de gran altura, mayor densidad habitacional y aumento del ‘consumismo’, lo que implica mayor congestión, aumento del caos y de la Entropía y disminución de la calidad de vida para todos los penquistas.

Esperamos que los resultados del EIA que está haciendo el EULA sean potentes y ecuánimes y conduzcan a una modificación profunda del proyecto para transformarlo en sustentable, más amigable y respetuoso de la ciudad y de sus entornos naturales. De lo contrario sufriremos una monstruosidad de una magnitud similar a la del “Mall (o Mall) del Centro” y su ‘torre de cristal’ ubicada en la esquina donde estuvo el bello y noble Teatro Concepción.

Referencias:

  1. https://www.aitue.cl/
    https://www.aitue.cl/ciudad-del-parque-uno-de-los-proyectos-que-aporta-a-revitalizar-el-centro-penquista/
    https://epco.cl/
  2. http://www.prmconcepcion.cl/
  3. oas.org/dsd/fida/laws/legislation/chile/chile_19300.doc
  4. http://www.elsur.cl/impresa/2018/11/11/papel/
Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

4 Comentarios en Proyecto “Ciudad del Parque”: ¿Sostenibilidad o Monstruosidad?

  1. Agradezco los comentarios recibidos Ana, Francisco y Augusto. Se ve que somos muchos los que estamos en desacuerdo con los PRC y el PRMC (solo he recibido 1 comentario de acuerdo con ese proyecto, curiosamente de un conocido arquitecto local). Esto está sucediendo también en todas las ciudades del país, debido al modelo ‘ultra-neo-liberal’ que nos han encajado por la fuerza, y debemos frenarlo ya, con amplia participación ciudadana ‘activa’ aplicando todas las formas posibles. (Por ahí, las malas lenguas nos tratan de “comunistas”; no entienden que los Socialismos y el Capitalismo son más o menos la misma cosa solo que con distintos ‘directores de banda’, uno dirigidos por el Sr. Estado y otros por el Sr. Mercado. No se trata de izquierdas ni derechas sino de Ecología. Ya lo dijo el gran Nicanor Parra en un ‘artefacto’: “¡La Izquierda y la Derecha unidas, jamás será vencida!”).

    Les recomiendo leer la entrevista: http://www.revistaentorno.cl/entorno/manfred-max-neef/, tiene relación con el artículo y vuestros comentarios.

  2. Un te-mazo, al que las municipalidades le dan carta blanca.
    Fiscalización ciudadana, movilización defensa de los barrios y, de las tradiciones y del patrimonio, única solución.
    Gran trabajo señor Bonifetti.

  3. Monstruosidad!
    Que buen trabajo, sólidamente argumentado , fundado y respaldado.
    No se puede seguir así, la gente debe reaccionar.
    A cuidar la vida, a cuidar la paz, la tranquilidad.
    Entornos limpios de contaminación acústica, ambiental y libre de aglomeraciones y tacos.

  4. Indiscutible alerta que el amigo Carlos nos hace en este buen artículo.
    Al parecer una de las causas “raíces” de estos abusos contra la ciudadanía y el ambiente urbano está en el proceso mismo de elaboración de los Planos Reguladores, generalmente hechos entre cuatro paredes, con criterios antidemocráticos (elitistas) casi sin participación amplia de los ciudadanos (inclusive los más directamente afectados) y con gran participación de poderosos especuladores inmobiliarios.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl