«La ciudadanía tiene el deber y el derecho de cuidar la democracia, salir al paso de cualquier posibilidad de extremos que pongan en peligro las libertades públicas. Digamos nó a la amenaza de fascismo en Chile , votar y votar bien, es nuestra responsabilidad.«

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

QUINCHAMALÍ, RINCÓN CULTURAL DE CHILE

Fernando Arriagada Cortés

Investigador y escritor.

La mayoría de los investigadores de las variadas artesanías de esta localidad de la comuna de Chillán, están de acuerdo en que fue Tomás Lago Pinto quien difundió el tema alfarero de Quinchamalí no solo en nuestra región, también lo hizo en Chile y en el extranjero. Desde ese tiempo, mediados de los años treinta del siglo pasado, la greda negra hecha guitarrera y chanchito, como adornos, y muchos utensilios domésticos, son valorados y apreciados por quienes buscan elementos autóctonos de nuestra zona.

Pero la greda de Ñuble al mundo tiene una historia más extensa y se remonta a tiempos pre hispanos, cuando el cacique que dio nombre al sector empezó a conchabar estos materiales que eran apetecidos por otras tribus por lo práctico y lo bello, como un jarro, un vaso, una fuente, una olla y otros elementos más. Con la llegada de los conquistadores estos valoraron este trabajo que consta de 14 etapas, según me conversa la alfarera Teorinda Serón Castro, hija de doña Riola, quien fue Premio Municipal de Arte en Santiago: desde que se saca la greda  hasta verla hecha un útil mate o un bello gallito.

Quinchamalí aparece en mi vida cuando pasábamos en el tren ramal rumbo a la playa dichatina. Entonces, en ese modesto paradero subían a vendernos unos ingeniosos racimos de apetitosas cerezas que nos compraban para deleitarnos con su belleza y sabor. Era la primera adquisición de algunas que hacíamos en ese simpático y hasta amistoso ramal que siempre extrañaremos.

Varias veces hemos vuelto a esa localidad, siempre con deseos de compartir con su gente, admirar la rica fruta que la tiene en abundancia, que agrega las uvas, los membrillos, manzanos y perales, y por supuesto, la picarona chicha. A pesar de sus 32 kilómetros de Chillán, Quinchamalí más tarde lo asocié al matrimonio de doña Tuly Ulloa con el poeta Ramón Riquelme, para después trabajar algunos años en su escuela, en donde recuerdo con mucho aprecio a profesores, ex alumnos y personal, con algunos de los cuales mantengo vínculos de amistad y aprecio mutuo, como los de Santa Cruz de Cuca, por ejemplo.

Invitado por mi amiga y gestora cultural de Quincha, como le dicen los jóvenes, señora María Eugenia Uribe y su esposo, este verano nuevamente encaminé mis pasos hacia esa cálida localidad y como siempre, fue muy grato volver a ese lugar rico en tradiciones, buen clima, tranquilidad y productos naturales en donde destacó la visita a la alfarera señora Teorinda Serón con quien conversé mientras en un santiamén sus manos transformaban un trozo de barro en una bonita figura, evocábamos la digna memoria de su madre, nos recitaba algún poema de su creación o nos contaba de los quehaceres de su vida diaria.

Felices con la greda hecha arte adquirida, volvimos a la bien cuidada quinta de María Eugenia, sacamos algunas cerezas de las tantas variedades que mantiene, como también unos kilos de papas para el sabroso almuerzo del día y las últimas y apetitosas naranjas que sobrevivían muy dulces y jugosas al cobijo del árbol. Mientras adquiría nueces y licores artesanales, hechos por la diestra mano de mi anfitriona, que distribuye equilibradamente el tiempo entre sus múltiples quehaceres.

Retornamos a nuestros lares cargados, pero felices de haber visitado Quinchamalí, de haber ampliado nuestro horizonte cultural y, por sobre todo, de haber compartido con la señora alfarera y María Eugenia, la gestora cultural y preocupada dueña de casa, en un ambiente de gran calidez humana, por lo que agradezco a Dios y a la vida por este hermoso regalo veraniego que anhelo repetir en el otoño de uvas, mermeladas, miel y otras maravillas que hacen de la vida una experiencia inolvidable.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en QUINCHAMALÍ, RINCÓN CULTURAL DE CHILE

  1. GRACIAS. Gran Fernando. Lindo y virtuoso trabajo. En esa tierra que lo tuvo cómo docente. Y que hoy le rinde culto. Sumado al disfrute con la familia de doña María Eugenia Uribe. Del que supe que fué chivato asado con frutos y jugos de la huerta. Y un tónico de vitis vinifera del cuál Ud. Es experto dado sus libro 500@ños de viñedos e Itata. Quinchamali y éste lector le agrade cen ese saber.SALUD.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl