El Poder del dinero, no debe ni puede prevalecer ni estar por sobre la ética, los valores ni el bien común.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Relación hombre y medioambiente: caótica y autodestructiva

Nelson Morales

Magíster en Ciencias Sociales Profesor de Historia y Geografía Ingeniero (E) Prevención de Riesgos

Nuestro planeta tiene aproximadamente 4.500 millones de años y el hombre apareció en él hace apenas 200 mil años. Hemos evolucionado desde el Autralopitecus al Homo sapiens sapiens, y logramos adaptar el entorno a nuestras necesidades. Como especie hemos teniendo la capacidad de modificar el espacio a nuestro antojo, con el propósito de satisfacer nuestras necesidades, sin importar el daño que causemos al medioambiente.

Nuestro cuerpo se adaptó, evolucionando de tal forma que hemos creado herramientas o elementos que nos permiten vivir donde otras especies no logran hacerlo, a pesar que nuestros cuerpos son frágiles y lentos en relación a otros seres del reino animal.  De este modo, la evolución nos ha dotado de múltiples cualidades, las que dos son fundamentales, primero, una inteligencia para aprovechar los elementos de la naturaleza y modificarlos; la otra corresponde a la forma física con extremidades independientes, liberando los brazos para tomar elementos sin tener que utilizarlos en desplazamiento (caminar) y dedos contrapuestos, con los cuales tomar y trasladar cosas de un lugar a otro.  En pocas palabras, somos un animal casi perfecto.

Esta evolución nos ha hecho superiores a las demás especies del reino animal, somos seres racionales, muchas veces emocionales y altruistas. Por ende, surge la siguiente pregunta ¿qué tan superiores somos de otros animales si contaminamos nuestro entorno a tal punto de poner el peligro nuestra existencia en el planeta?,  considerando la magnitud del daño que hemos provocado en tan solo unos cuantos siglos.

Lo que la naturaleza ha creado en miles de millones de años, nosotros los humanos los consumimos de forma irracional e irresponsable en solo un parpadeo de la vida del planeta, agotando los recursos naturales no renovables.  Como un amigo dijo en un comentario de un artículo anterior “….he llegado a la conclusión que la especie humana es una especie de parásito en la tierra (…) sólo buscamos obtener beneficios de nuestro entorno, no nos importan las consecuencias y no vemos que en el momento en que muera nuestro albergue, moriremos nosotros”, considerando el ritmo actual de crecimiento económico mundial, no nos queda mucha esperanza, a menos que hagamos algo, y ese hacer algo debe ser HOY.

Bajo este contexto, en relación entre el hombre y el medioambiente que lo rodea, desde que aparecimos en la tierra nos hemos des-enmarcado del resto de los animales, modificando el medio de acuerdo a los intereses y necesidades del momento, rompiendo el equilibrio ecológico empujando a múltiples especies animales y vegetales a la extinción.  En el hecho, la relación que existe entre el hombre y el medioambiente se ha caracterizado por el caos en los primeros milenios de vida evolutiva de la humanidad y posteriormente, en una relación autodestructiva desde los últimos dos o tres siglos, donde prácticamente hemos arrasado con el planeta, consumiendo todo lo que está a nuestro paso, al punto de alterar genéticamente las especies y así obtener un mayor rendimiento para nuestro beneficio.

Al ver el daño progresivo que hemos generado desde hace siglos, a causa de la expansión económica, en el que las fronteras naturales ya no se encuentran en las zonas apartadas y de anecúmene, donde las personas no pueden vivir sin ayuda de tecnología. Como ejemplo podemos mencionar la ocupación de zonas cercanas a  los polos (norte y sur) y la contaminación que produce la extracción de petróleo en el polo norte, dañando irreparablemente la biodiversidad del área polar, necesaria para la vida de especies mayores (osos, focas, ballenas, entre otros), las que se han visto seriamente afectadas.

Fara finalizar, consideramos que la relación existente entre el hombre “racional” y el medioambiente es caótica y autodestructiva, vislumbrándose un abismo ecológico debido a los niveles de contaminación presentes en el ambiente, alterando los ecosistemas, donde los niveles de producción y desechos que las industrias generan no son asimilables por el planeta, aumentando la acumulación de basura en la tierra y mares, químicos tóxicos vertidos en lagos, ríos y mares, y el smog que hace irrespirable el aire de muchas ciudades del mundo.

Por ello, la alternativa a esta relación de caos y autodestrucción está en lograr un equilibrio entre los seres humanos y el medioambiente, donde nuestros niveles de producción no dañen o pongan en juego el patrimonio natural existente, poniéndose en práctica un real desarrollo sustentable. Tras lo anterior, podríamos señalar que el ser humano no se incorporó en el medio que lo rodeaba, como las demás especias del reino animal, sino que lo “modeló”, pasando por sobre todas las barreras naturales que impedía su supremacía.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

13 Comentarios en Relación hombre y medioambiente: caótica y autodestructiva

  1. Este artículo realmente deja mucho en que pensar. Haciendo un repaso de las acciones del hombre desde su aparicion en la tierra hasta la actualidad, vemos que pese a que se autoposicionó como ser superior por todos los atributos que su evolucion trajo consigo, en lugar de buscar formas de mejoras para su entorno, solo ha causado ruina y cin esto daño irreversible al planeta e incluso la extinción de muchas especies.

    Como se menciona al final del artículo, si queremos generar aquel equilibrio que nos permita mantener al medioambiente y al ser humano cohabitando en armonía, se deben plantear medidas de protección al ecosistema, debemos tomar en cuenta que la explotación de recursos y la busqueda del “beneficio personal” de las industrias, lo único que conseguirá será dejar un lugar poco habitable a futuras generaciones, si es que en el camino a eso no somos nosotros la próxima especie que desaparezca del planeta.

    • Bruno, considerando lo que señalas, el hombre es el culpable de la destrucción de los ecosistemas y probablemente seamos los responsables del termino de la vida en el planeta si no hacemos algo respecto.
      La opción es general conciencia en las personas, empresarios y gobiernos para darle un respiro al planeta y llevar a cabo un real desarrollo sustetable y amigable con el medioambiente.
      Saludos.

  2. Interesante; si bien el ser humano evolucionó en todos los aspecto posibles tanto física, intelectual y emocionalmente, olvidó en el transcurso de ese desarrollo la conciencia de la necesidad por el lujo. Con esto me refiero a que el consumo de recursos naturales para satisfacer nuestras necesidades primordiales pasaron a ser de necesarias a satisfacer excentricismos que son lejos innecesarios y vanales, ejemplo de lo anterior es la gran cantidad de contaminación que produce la ropa que ya no sólo se utiliza como forma de protección sino como de estatus con telas que no son para nada “ecofriendly” y que, al igual que las bolsas de plástico, demoran años en descomponerse y, la hacerlo, los químicos entran al suelo dejando su huella permanente en nuestro ecosistema.

    • Macarena, así es, nuestro sentido de “conciencia” no ecolucionó como debía hacerlo. Ya que nuestro afan por el consumismo extremo nos hace decear más y más cosas que realmente no son necesarias para vivir, solo son un capricho.
      Caprichos que nos cuestan demaciada contaminación, la que se acumula día a día, deteriorando los distintos ecosistemas.
      Saludos

  3. La relación hombre y medio ambiente es realmente caótica y auto destructiva, debido a la ambición de las personas, a la idea de producir dinero mediante la generación de bienes materiales que muchas veces no presentan ninguna utilidad.
    Los medios de producción empleados han contaminado el planeta desde hace siglos y prácticamente estamos en un planeta condenado a la destrucción. Pero como dices, la alternativa o salida de esta destrucción inminente es lograr asegurar un patrimonio natural capaz de sobrepasar la ambioción humana y ser un baluarte para las nuevas generaciones.
    Pero, ¿los empresarios pondrán su esfuerzo en reducir sus ingresos con el fin de cuidar, aunque sea un poco el planeta?

    • Felipe, como se ha señalado, somos como un parásito que consume todos los recursos del mundo, y en ese proceso hemos llevado nuestro planeta a un estado caótico y destructivo.
      Muchas especies animales y vegetales se han extinto por nuestra causa. Y otras cientos se encuentran al borde de la extinción.
      En relación a la pregunta que formulas, es muy difícil que los empresarios bajen el nivel de ganancia, porque no es fundamental para ellos el cuidado del medioambiente, ya que la prioridad que tienen en el ganar la mayor cantidad de utilidades con el menor costo de producción posible. Es por ello que los consumidores son los que deben presionar a los productores no comprando los productos que se generen sin respetar las normativas mediaombientales.
      Saludos

    • Felipe, que los empresarios recapaciten y colaboren en el cuidado del medio ambiente y la Naturaleza se ve muy difícil (aunque no imposible) y sobre todo ahora en que la ministro de Medio Ambiente está empeñada en simplificar el SEA ‘haciéndose la simpática’ para aumentar el chipe libre, ya bastante permisivo, a las grandes inversiones contaminantes. Esperamos que en el Parlamente paren ese ‘gol de media cancha’ que tratan de meternos.

    • Carlos, esa es la idea, continuar divulgando y entregando información con el fin de crear conciencia sobre la imperiosa necesidad de cuidar la naturaleza, que este es nuestro único planeta hasta ahora conocido que podemos habitar.
      Yo tomo esto de cuidar el medioambiente y divulgar temas relacionados al tema ambiental y la importancia de un equilibrio ecológico como una responsabilidad moral y ética.
      Saludos

  4. …Pero también exigirle a las autoridades y por sobre todo exigirles y enseñarles a los empresariosa que entiendan que el “puro” crecimiento no basta, hay que ir tras el “desarrollo integral” y mirando el interés general de la ciudadanía y/o de la humanidad.

    • Juan Luis, como menciono en este y otros artículos, la idea central de todo es la generación de una conciencia ambiental en las personas, los distintos gobiernos de Chile y el mundo, y por supuesto, del empresariado, con el fin de reducir los niveles contaminación y lograr un real desarrollo sustentable, donde los métodos de producción sean amigables con el ecosistema.
      El desarrollo económico debe ir de la mano con la protección del medioambiente y el patrimonio natural, con el propósito de lograr un equilibro entre la concientización total sea un punto fundamental en la lucha contra el deterioro ecológico en Chile y el mundo.
      Saludos

  5. Excelente artículo Nelson. No nos cansemos de denunciar el mal comportamiento de nosotros, los humanos, frente a la situación de deterioro continuo y sin visos de detención que estamos provocando diariamente.

    La cuenta corriente de la biósfera está sobregirada y sin embargo seguimos actuando como si nuestras ‘reservas’ fueran infinitas.

    • Carlos, ese es el mayor problema de la humanidad, la mayoría piensa que los recursos son eternos, considerando que gran parte de los recursos que utilizamos no son renovables, lo que incide en que pasará el día de mañana cuando ya no existan. Además, se consume aun ritmo tan elevado que acumulamos gran cantidad de cosas que realmente no necesitamos, el consumo excesivo incentiva a que los empresarios generen más productos y así continuar vendiendo, el consumismo nos tiene inmersos en un circulo vicioso de consumo, el que nos lleva a la destrucción de nuestro planta.
      Por otra parte, creemos que tenemos más de un planeta para utilizar, cuando en realidad el que ya tenemos está viviendo los descuentos, como dices, nuestra cuenta corriente ya se ha sobregirado, y a las futuras generaciones les tocará pagar lo que hemos utilizado demás.
      Por lo anterior, considero fundamental que nosotros, las personas con algo de conciencia ecológica denunciemos nuestros errores y hagamos ver a la sociedad que estamos, como dice la biblia, en el fin de los tiempos, debido a la contaminación y excesos medioambienteles cometidos.
      Saludos

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl