El orgullo en exceso, como forma de vida, da paso a la arrogancia, esta es , sin lugar a dudas un elemento contaminante en las relaciones humanas y en las comunicaciones. ...pero además, ¡¡¡ contribuyen a la soledad y generan enajenación social!!!
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Soluciones habitacionales

El ex Ministro de Salud Jaime Mañalich, cuando aún estaba en ejercicio de su cargo, sorprendió a medio mundo el 28 de mayo pasado al reconocer ante la prensa que “no tenía idea” de los niveles de hacinamiento y de pobreza que había en el país. De inmediato, la ministra Karla Rubilar salió a aclarar sus palabras precisando que nadie del gobierno ignoraba esa realidad.

El traspié del secretario de Estado, sin embargo, se conjugaba perfectamente con una crítica que hasta tenaces adherentes oficialistas han formulado: el team Piñera está conformado por personas que proceden del mismo barrio alto, que estudiaron en los mismos colegios, que van a rezar a los mismos templos, que provienen de las mismas universidades y que hablan bien el inglés pues salieron a hacer estudios de posgrado generalmente a los EE.UU. (muchos de ellos con becas del vilipendiado Estado).  Las excepciones, no hacen más que confirmar la regla.

La cuestión está en que ese equipo conoce la pobreza y el hacinamiento solo por las estadísticas, por las planillas excel, y no por la realidad de la miseria humana. Están convencidos de que todo se soluciona con algunos bonos, con la esperanza de un crecimiento económico que algún día chorree hacia los más débiles y jamás se aventurarán a reconocer que hay causas estructurales que explican todo.

Una de las dificultades para encarar el problema habitacional (según la poderosa Cámara Chilena de la Construcción y las facultades de Arquitectura de las universidades de élite) es la escasez de suelo urbano lo que deriva en precios exorbitantes para el metro cuadrado. Por eso, los “desarrolladores inmobiliarios” han presionado para que se expandan los límites fijados por los planos reguladores (lo que en muchos casos han logrado con la gentil colaboración de funcionarios corruptos) pero no buscando espacio para instalar el universo vulnerable sino para ampliar los barrios exclusivos.

En el pasado mes de julio se dio a conocer que el Estado es dueño, por diversas razones, de algunos miles de hectáreas urbanas en las grandes ciudades. Los “constructores” desean que esos terrenos se liciten para hacer su negocio. La institucionalidad constitucional vigente impide que el Estado asuma directamente las obras lo que sí era posible anteriormente a través de la Corporación de Mejoramiento Urbano (CORMU) creada bajo el gobierno de Frei Montalva. Esta entidad, en convenio con Municipios o privados, contribuyó exitosamente a la remodelación de sectores deteriorados de las ciudades.

La gravedad del problema nos llevó a efectuar un pequeño estudio de mercado centrado especialmente en la capital. Los datos fueron obtenidos de fuentes abiertas y nos permitirían demostrar que, al contrario de lo que se piensa, existe una amplia oferta disponible y las dificultades surgen simplemente porque la gente sin casa, como denunció la diputada “Pepa” Hoffmann, quiere que todo se lo den gratis.

En materia de terrenos (en los cuales se pueden emplazar mediaguas) la empresa Ambienta ofrece 17 sitios en la población Cumbres de Santa María de Manquehue. El más pequeño, para gente de escasos recursos, mide 1.907 m2 y se puede adquirir por 12.000 UF, algo así como $340.000.000.- Los más grandes miden 29.708 m2.- y a ellos se puede acceder previo pago de unos 4.900 millones. La ventaja de esta población está en que los predios se venden con cierro electrificado lo que permite mantener el distanciamiento social en épocas de pandemia.

Para quienes no desean complicarse construyendo, hay departamentos terminados listos para ser habitados. Por ejemplo, en Luis Carrera 2325, Vitacura, se ofrece uno con vista al Club de Polo y a Manquehue. Tiene 446 m2.- superficie que permitiría albergar diez familias de inmigrantes. Su precio se puede consultar al 9 8500 5360. Uno más pequeño, con todos los problemas que la estrechez acarrea, se ofrece en el barrio El Golf: 345 m2. Con solo 4 dormitorios, se ofrece en  UF 40.000, esto es $1.160.000.000.en el fono 9 9499 3547.-  Y, por supuesto, en el mismo sector (La Cumbre 430, Agua del Padre 237 ) hay casas desde 812 millones. Si los “sin casa” buscan algo más al alcance de su bolsillo, pueden comprar una casa de 5 dormitorios en Costa Cachagua por solo 755 millones, con el inconveniente de que pueda ser considerada “segunda vivienda” y se le apliquen eventualmente las restricciones pandémicas, circunstancia que haría necesaria la adquisición de un helicóptero por parte del poblador respectivo.

En los momentos en que me aprestaba para avanzar en mi trabajo de investigación dentro del ambiente de tranquilidad que me ofrecen las restricciones sanitarias del momento, fui interrumpido por mi nieto de diez años que me interrogó: “Tata… en el diario dice que en Chile la gente protesta porque hay mucha injusticia y desigualdad…Me lo puedes explicar…” Respiré profundo y le dije: “Ya es la hora… anda a tomar tu leche”.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl