Quienes postulan al crecimiento económico sin restricción, sin respetar el Medio Ambiente... Desprecian la vida!!!.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

SUICIDIO ADOLESCENTE

Yerko Strika, psicólogo.

Ver escrito “Suicidio Adolescente”, remece. Remece, porque cuesta entender como una persona joven decide quitarse la vida, cuando esta debiera ser una etapa llena de proyectos, de energía y expectativas. Clásicamente, se dice que las tareas de la adolescencia son construir la identidad, proyectar las relaciones de parejas y  definir una ocupación (trabajo, estudio, oficio). Entonces, encontrarse de pronto con una situación como esa, es altamente desconcertante y lleva a cuestionar todo el contexto en que ese adolescente se desenvolvía, apuntando los dardos a la familia y en especial a los padres.

En primer lugar, se debe decir que el comportamiento suicida constituye un problema muy complejo, con  múltiples causas interrelacionadas, siendo la enfermedad mental unos de los factores más relevantes que predisponen al comportamiento suicida, con una  prevalencia diez veces mayor, en personas que no presentan psicopatologías (MINSAL, 2013).

Algunos datos duros:

El suicidio en adolescentes ha ido aumentando en los últimos años, es así como la tasa en adolescentes de 10 a 19 años aumentó de 5,7 a 7,0 por 100.000 habitantes entre el 2005 y 2010, siendo los adolescentes hombres quienes registran una mayor tasa, casi 3 veces más que en las adolescentes mujeres (10 por 100.000 en hombres (144 casos), 3,8 x 100.000 en mujeres, 52 casos). (MINSAL, 2013). La información disponible, indica que son los adolescentes hombres los que concentran el mayor número de muertes y las mujeres el mayor número de intentos suicidas.

Dentro de los factores predisponentes  al acto suicida, se han visto hechos asociados a la propia etapa de la adolescencia, como por ejemplo dificultad en el manejo de los impulsos, baja tolerancia a la frustración, tendencia a reaccionar polarizadamente (en términos de todo o nada). Sin perjuicio de lo anterior, son conductas de alto riesgo suicida un trastorno psiquiátrico, la agresión impulsiva (hetero o autoagresión), comportamiento suicida familiar, intento suicida previo y uso y abuso de sustancias (PUC, 2009). Además, se menciona infancia “problemática”;  recrudecimiento de problemas previos, al incorporarse los propios de la edad (cambios somáticos, preocupaciones sexuales, exigencia social, rendimiento escolar, entre otras).   De modo que se debe estar atento a ciertos indicadores relevantes en la conducta del adolescente, pero también a su entorno sociofamiliar, siendo el deficiente manejo de la ansiedad y un escaso apoyo familiar, una interacción que aumenta el riesgo durante la adolescencia.

No obstante lo anterior, el grueso de la población en general y la población adolescente en particular, no se suicida. Con esta afirmación, no digo que el problema no exista, pero sí es una situación acotada, a la que se debe prestar máxima atención cuando aparece algún indicador de los ya descritos.

Pensando que la mayoría de los adolecentes viven en una familia o están a cargo de adultos significativos, estos son los responsables de chequear situaciones de potencial riesgo, no siendo privativo de psiquiatras o psicólogos alertar frente a indicadores que surjan en la conducta del joven. Algunas conductas  a las cuales se les debe prestar atención, no siendo necesariamente señales suicidas, son: aislamiento social-familiar sostenido, presencia permanente de ansiedad, ser sujeto de bullying, cambios en hábitos de comer/dormir, actos violentos o escaparse de la casa, uso de drogas/alcohol, cambios bruscos de personalidad, deserción escolar o bajo rendimiento sostenido, baja autoestima, verbalización de ideas suicidas, actos parasuicidas.

En caso de presencia persistente de uno o más de los indicadores señalados precedentemente, se debe consultar a un especialista en salud mental infanto- adolescente.

Se debe destacar, que de un universo de 100.000 adolecentes,  99.994 no se suicidan cuando enfrentan dificultades o están predispuestos a factores de riesgo individuales y ambientales. Quisiera que fuera cero.  La adolescencia es una etapa de maduración de estructuras cognitivas y emocionales, que llevan al sujeto a entenderse en el mundo y definir de que forma desea insertarse en él. El grueso de ellos tiene claros sus límites, sin que eso reste espacio para experimentar y explorar, conducta natural y esperada en su etapa de desarrollo.

Por último, cada etapa de la vida, es una consecuencia de la anterior, por tanto si ha habido presencia responsable y amorosa de adultos en la vida del adolescente, estos riesgos deberían haber sido detectados a tiempo y actuado en consecuencia. Un joven que es invitado al juego de La Ballena Azul, si cuenta con la red de apoyo adecuada y su desarrollo ha cursado dentro de parámetros “normales”, no debería sentirse incitado al suicidio, sino mirarlo como una insensatez y poder opinar libremente acerca de la existencia de dichos fenómenos, en el mundo digital con el que convive a diario.

 

Nota: El presente artículo tiene carácter de difusión y no  obedece necesariamente a un enfoque metodológico investigativo.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

4 Comentarios en SUICIDIO ADOLESCENTE

  1. Desde mi experiencia cuando toda esta derrumbado, cuando tenemos todo en contra, nos sentimos defraudada de la vida, destruidos, puede ser que se terminó el sentido de la vida, miramos a nuestro lado y estamos solos; como dije al principio desde mi experiencia cuando se pasa por ese proceso que es parte de la evolución se necesita apoyo, un abrazo una palabra de aliento y ánimo y eso es una dosis para enfrentar la catarsis que es dolorosa, pero al pasar de este proceso la luz de divisa ,cuando el rio de la sabiduría corre nuevamente ,sirve de experiencia .
    El hombre necesita de crisis para la evolución, pero surge la inquietud de los que no sobreviven a esta evolución y eso es por falta de apoyo; si no existe ese apoyo caen en al alcohol, drogas en la autodestrucción.

    El crecimiento bio –psico -espiritual tiene un proceso doloroso y nosotros como seres humanos debemos apoyar al que esta evolucionado, porque todos somos parte de un todo y si vemos a un ser sufriendo esta evolución, solo debemos estar apoyándolo como un buen samaritano en el camino de la vida.

  2. Urgente educar a los padres, jóvenes y profesores.
    Se debería hacer una escalada educativa en torno al tema.
    Urgente replicar artículo en otros medios.

    Gracias.

    • Camila:
      Si te parece que el artículo es una aporte, por favor, difúndelo.
      Tienes mi correo para cualquier otra consulta.
      Gracias por escribir

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl