El desarrollo de la nación debe estar presidido por el respeto al Medio Ambiente.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Rusia, Australia, Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

The Nice Guys

The Nice Guys, 2016, dir. Shane Black

Shane Black es probablemente una de las mentes más infravaloradas en el cine norteamericano. De sensibilidad popular pero inmensa inteligencia, tiene la envidiable cualidad de poder trabajar cómodamente en géneros accesibles e inyectarles nueva vida, giros argumentales imprevisibles, un humor oscurísimo, y aún así mantenerse dentro de los parámetros de lo que allá llaman “crowd-pleaser”. Porque sí: como todo buen cineasta, sabe mejor que nosotros mismos cómo complacernos, cómo darnos lo que ni siquiera sabíamos que queríamos.

The Nice Guys tiene una historia y tono muy similares a los de su película hermana Kiss Kiss Bang Bang (2005) – esto es, intriga policíaca, misterio y violencia, todo envuelto en un preciso y generoso paquete de humor negro. En esta ocasión, Ryan Gosling y Russell Crowe interpretan a un par de detectives privados que deben investigar el aparente suicido de una estrella porno en los años ‘70s, lanzándose al encuentro de escenarios increíbles y personajes excéntricos. Sin ser demasiado cínica ni absurda, Black es capaz de tratar a sus personajes con respeto: no son meras marionetas cuyas torpezas son expuestas para humillarlos, sino seres humanos bien redondeados, que enfrentan las consecuencias de lo que hacen y muestran tantas fallas como virtudes.

Así también, Black es lo suficientemente agudo como para hilar reflexiones en torno a dos tópicos importantes. El primero, la creciente sensación de decadencia en los Estados Unidos surgida en la década de los ‘70s, producto de una seguidilla de escándalos políticos que contrastaron abruptamente con los idílicos ‘60s – allí donde los ideales de justicia y rectitud moral fueron develándose dramáticamente como falsedades formidables; donde la corrupción parecía gozar de plena ubicuidad y, en definitiva, los ideales murieron muertes sangrientas y públicas.

El segundo, y esto es transversal a todo el cine de Black, es el uso de la violencia. En tiempos donde su representación parece estar tan higienizada, tan irreal y carente de consecuencias (especialmente en cintas de superhéroes, donde los protagonistas parecen salir de hecatombes garrafales sin más que un rasguño), Black no rehúye de mostrarla para lograr un efecto que es curiosamente cómico e incómodo al mismo tiempo. Es porque no estamos acostumbrados a ver las secuelas reales de la violencia en el cine popular: siempre se la reduce a un obstáculo o recurso menor – es siempre seguro, siempre tranquilizador. Se nos enseña como un dispositivo narrativo más que como algo que en el mundo actual es tan nocivo. En cambio, viendo el cine de Black, nos reímos porque es atroz; nos incomodamos porque es real.

The Nice Guys acaba de ser estrenada en DVD y Bluray.

Iván Ochoa Quezada.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl