La mejor defensa de la ciudadanía ante los embates del Neo Liberalismo,frente al dominante Señor Mercado es, Fomentar la conciencia crítica y el razonamiento colectivo.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Un Dilema Monumental (III)

Guilmo Barrio Salazar

Desde Georgia, E.U.A.

Como ya lo he mencionado en dos artículos anteriores, hoy les puedo asegurar que el Parque Stone Mountain ( Montaña Rocosa), tiene mucho más que su monumento “Confederado”.  Los 3.200 acres (320 hectáreas) que son el centro turístico del Estado de Georgia, ofrecen una vista hermosa, un área  para subir caminando, un lago para pasear en botes,  canchas de golf, etc. Además, cuenta con un espectáculo artístico con rayos laser, una gran hacienda de cultivo de algodón,  antiguas viviendas que fueran de los esclavos, y mucho más.  Un tranvía lleva a los visitantes hasta la cima, donde una cerca hecha de cadenas protege para no resbalarse hacia el olvido.  Además de las vistas, hay una torre de transmisión de 104 metros de altura, y  el parque está equipado   con baños públicos y una gran cafetería.

En una reciente mañana primaveral, viajando por el  Boulevard Robert E. Lee y por la Avenida Thomas “Stonewall” Jackson, con una leve brisa, mientras la carretera pasa de puente en puente, se aprecia un lago hecho por el hombre.  La gente anda por todas partes, ya sea corriendo, en bicicletas, paseando a sus perros. Los numerosos visitantes  son personas de  raza negra, blancos, orientales, y latinos. El parque atrae a todas las razas y etnias.

El activista Richard Rose dijo: “Si no miras el monumento ni te fijas en los nombres de las calles, es posible  ver  que se trata de  un parque estatal; donde puedes acampar, puedes arrendar un bote y viajar por el lago.  Hay un par de hoteles, y terrenos para  colocar carpas y disfrutar de la naturaleza.  Pero es un monumento a los Estados Confederados de los Estados Unidos.  Cada monumento es una celebración de algo, puede ser la vida de una persona o algún evento muy significativo.  Este monumento en Stone Mountain representa una celebración del intento de mantener la esclavitud como una institución en los Estados Unidos”.

Aun así, es muy dudosa la vista escultural en la mente de los visitantes al parque.  Parados al frente de la controversial vista del monumento, una pareja afro-americana de la ciudad de Atlanta, Georgia, parecía  desconcertada cuando se les preguntó su opinión sobre el tópico que representa.  La mujer dijo: “Yo ni sé quién es el que está ahí”.  Otro hombre, de raza blanca y en total conocimiento de la controversia, observó el monumento por un largo rato, pero contrariamente al resto de la gente, no tenía ningún interés en sacarse una foto delante de él.  En vez de eso, él dijo que sentía los deseos de arrodillarse frente al monumento.

George Coletti creció en la Villa Stone Mountain, fuera del parque, y es el autor de dos novelas de la era de la Guerra Civil, incluyendo “Stone Mountain: El Centinela de Granito”, un cuento profundizado en una historia local, ya que su familia llegó desde el Medio Este en los años de 1920’s,  y se quedó en este lugar de Georgia.  Coletti señaló: “La tienda de mi abuelo estaba donde hoy queda el Salón Confederado, que es una de las atracciones del parque.  Él era el dueño de un hotel antes de la Guerra Civil, justo donde hoy está la zona de estacionamiento.  Cuando ellos regresaron al Líbano para visitar la familia, recibieron un telegrama señalándoles que el Ku Klux Klan había incendiado su hotel.  A partir de ese momento, él no colocaría un letrero que señalara “Para Blancos Solamente”, como se usaba durante esa era.

El tío de George Coletti, de nombre Elías Nour, era conocido como “El Viejo de la Montaña”, mucho antes de que él tuviera una edad avanzada, según lo informa David B. Freeman en su libro “Tallado en Piedra: La Historia de Stone Mountain”. Entre los años  1927 y 1963, Elías Nour rescató a 36 personas y 6 perros, que se cayeron montaña abajo, ya sea por una razón u otra.  Aún cuando la familia de Coletti no estaba tan envuelta con la controversia del monumento de Stone Mountain, él inexorablemente se oponía a remover la escultura tallada en la cúpula de la montaña.  Enfáticamente decía: “Es historia, uno no puede destruir la historia, yo pienso que es más cultura que racismo.  Alguna gente no tiene nada mejor que hacer que comenzar una controversia.  En mi opinión, un pequeño grupo quiere causar problemas y causar fricciones entre las razas”.

La hija de un inmigrante de la India y de una madre de la raza blanca, Rama Roy, tiene sus propias conexiones con Stone Mountain.  Ella vive actualmente cerca de la ciudad de Atlanta, pero anteriormente vivía muy cerca de la entrada al parque, y ha subido los dos kilómetros por el lado oeste de la montaña muchísimas veces, ya sea para ver los amaneceres, los atardeceres y la caída del sol, y también para reflexionar sobre su vida.  Ella ha dicho : “Hay mucha energía de los Nativos Americanos allá arriba, prediciendo toda esta historia reciente, dondequiera que voy en esta montaña yo siento una gran vibración.  Es más que una simple roca donde uno va  y se ejercita.  También nos puede dar mucho más.  Aquí viene gente de todas partes del mundo, y no quiero que se vayan con la percepción de que a nosotros no nos interesa o que somos atrasados, o que todavía pensamos como si viviéramos en el pasado.  Porque muchos de nosotros no somos así.  Hay mucha gente que todavía están oprimidos por esos símbolos, y esa es la razón de que este monumento debe ser eliminado.

Menos de dos meses después de la masacre de la Iglesia Emanuel, el debate sobre las banderas confederadas y los monumentos comenzó a levantarse. Alrededor de 700 personas del grupo Los Hijos de los Veteranos Confederados, la Liga del Sur, y otroas agrupaciones  similares comenzaron a manifestarse en el Parque Nacional Stone Mountain, según lo reportó el periódico The Atlanta Journal-Constitution.

Una propuesta para  construir una torre con una campana   honrando así  el discurso “Tengo un Sueño”, de Martin Luther King, Jr., y  señalar que “la libertad se mantiene desde Stone Mountain de Georgia”,   atrajo extremistas que protestaban marchando con rifles de asalto en sus manos, para “defender Stone Mountain” en apoyo de “mantener la montaña pura de sus raíces Confederadas”, según lo reportó el periódico.

A varias organizaciones reconocidas por la población afro-americana,  no les gustaba la idea de honrar a un hombre como Martin Luther King, Jr. en un lugar como ese.  En otorgar permisos para marchas de esa naturaleza, la Asociación Memorial de Stone Mountain tiene que decidir entre honrar “los eventos con libertad de expresión”, y preocuparse por la seguridad pública en un parque orientado a atraer familias.  Durante  la primavera del año pasado, se  cerraron  sus atracciones, después que una manifestación de la raza blanca coincidió con el Día de la Memoria Confederada y el cumpleaños de Adolfo Hitler, lo que se transformó en algo turbulento, y hubo nueve contra-protestantes arrestados.  El verano pasado, la Asociación rechazó que el Ku Klux Klan tuviera un evento que incluía la ceremonia de incendiar una cruz para conmemorar la “resurrección” del Klan en 1915.

Stone Mountain, a pesar de sus atributos, no puede remover las sombras de su pasado.  Tal como se indica en latin en su tumba, por el linchamiento de Leo Frank : “Semper Idem”, que significa “Siempre lo Mismo”.

Una cosa es remover una estatua; pero remover una escultura gargantua enclavada en 13 metros del corazón de una montaña, es algo completamente diferente.  Pero no es algo sin precedentes.  En la primavera de 1928, después que Augustus Lukeman reemplazó al escultor Gutzon Borglum, la escultura de Robert E. Lee fue volada en pedacitos.  Algunos han sugerido llenar ese espacio colocando otra obra de arte encima.  O talvez podría desmantelarse cuidadosamente y ubicarlo en otro lugar que no sea una propiedad estatal.

El que fuera  Alcalde de la ciudad de Atlanta,  congresista en representación  del Estado de Georgia, y  embajador en las Naciones Unidas, Andrew Young, que estuvo con Martin Luther King, Jr. cuando fue asesinado, no quiere que ninguna de esas cosas ocurra Le dijo  al locutor que lo entrevistaba en la Radio Pública Nacional : “Esa es una tremenda escultura hecha en Stone Mountain, y no quiero verla destruída”.  Él está  preocupado ya que piensa que eso empeoraría las tensiones raciales, y está en desacuerdo con los activistas contra ese monumento. Así dice: : “Estos son jóvenes que crecieron libres, y ellos no comprenden qué es lo que todavía los esclaviza, y no son estos monumentos”.

El columnista del periódico Atlanta Journal-Constitution, R.K. Sehgal lo ha puesto de esta forma: “Comparo borrar esa escultura de Stone Mountain de la forma que un adulto de edad media puede ver quitarse un tatuaje de un desafortunado adolescente.  Le puede cortar el brazo, que es un remedio extremo.  Puede intentar una remoción médica, resultando en un recuerdo desfigurado de su mala decisión.  O lo puede dejar tal como está, como un recuerdo muy claro de esa mala decisión en el viaje de su vida y utilizarlo como una lección sobre cómo crear un mejor futuro.  El arte siempre es instructivo si le permitimos que nos hable.  Aun cuando nos cuenta  una historia triste, eventualmente nos persuade con  ideas y una invitación l aprendizaje de una historia, de una liberación, de una reconciliación, y una forma positiva de ir hacia adelante”.

El activista Richard Rose ha recibido intimidaciones de ser asesinado por señalar que el monumento esculpido en Stone Mountain debe ser removido para siempre, y ha indicado: “Yo comprendí lo que iba a encarar desde un comienzo, pero es un hecho de principios.  Los Estados Unidos de Norteamérica no pueden encontrar la paz hasta que resuelva su problema racial institucionalmente. Comprendo que es un proyecto a largo plazo.  Pero tengo nietas, y quiero que mis nietas y mis tataranietos crezcan en esta nación, que a su vez esté liberada del terrorismo patrocinado por el gobierno”.

Como pueden ver, estimados lectores, el ejemplo que tenemos en el Estado de Georgia, se puede aplicar en diferentes formas, a cualquier otro país del mundo, y nuestra nueva generación tiene un gran trabajo por delante.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

3 Comentarios en Un Dilema Monumental (III)

  1. Muchas gracias, por su comentario, Juan Luis. En realidad, en los EE.UU. no todo lo que brilla es oro. Y gracias a La Ventana Ciudadana, los lectores pueden informarse de la triste realidad norteamericana.

  2. Que profunda enseñanza, que reme moranza .
    Un tema hermosasamente relatado y de un gran nivel de instrucción.
    Felicitaciones al autor.
    Inmenso tema.

    • Juan Luis: Agradezco sinceramente su opinion personal sobre este topico. La verdad es que no todo lo que brilla en los EE.UU. es oro. Y nuestros lectores necesitan ser informados sobre la realidad existente en esta nacion, para que no se lleven solamente de la mediocridad presentada a traves de los medios totalmente controlados por los que tienen el poder norteamericano.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl