«¿Cómo de imaginas el Chile de 20 o 30 años más? ¿Cómo te imaginas el país que dejarás a tus hijos y a tus nietos?»

 

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

16 DE MAYO 2022/ANTOFAGASTA Borrador de la nueva Constitución es presentado en las Ruinas de Huanchaca FOTO CAMILO ALFARO / AGENCIA UNO

UN NUEVO PASO HACIA EL CAMBIO

LA COMISION CONSTITUYENTE TERMINA SU TRABAJO

Luego de un año de intenso trabajo la Comisión Constituyente ha terminado el mandato popular y entregó  dentro de los plazos estipulados, la propuesta de una Nueva Constitución para Chile.

Un grupo constituido por hombres y mujeres elegidos democráticamente por todos los ciudadanos en un proceso libre, limpio, participativo, en forma paritaria y con escaños reservados para los pueblos originarios, se puso con empeño y cariño a escribir esta histórica tarea.

Bajo un continuo, intenso y artero fuego de los que se oponían al proceso, los constituyentes avanzaron paso a paso, proponiendo, discutiendo, aprobando o rechazando, resolviendo cada propuesta que salía de las distintas comisiones y llegando a amplios acuerdos en sus plenarios con la norma de tener los dos tercios de sus integrantes para que el párrafo quedara en la propuesta. Y así lograron finalmente llegar a un texto para poner a disposición de toda la ciudadanía para que ésta exprese su voluntad de aprobarla o rechazarla en el plebiscito de salida.

Los que nunca creyeron en la necesidad de contar con una nueva constitución y se sentían cómodos con la impuesta por Pinochet, siempre se opusieron a realizar algún cambio, pero tuvieron que plegarse a la voluntad expresada por un pueblo movilizado y en las calles en Octubre de 2019. Pero nunca dejaron de oponerse y poner trabas de algún modo u otro a que esta iniciativa llegara a buen puerto.

Se estableció un plebiscito “de entrada”, para consultar si la gente quería o no una nueva constitución. Allí se jugaron por el “rechazo”, pero “con reformas” para no aparecer tan conservadores a los cambios. Consultar también si la gente quería que su redacción fuera realizada por constituyentes democráticamente elegidos o por una Cámara mixta con personas del Congreso. El pueblo les dio un portazo y tuvieron que aceptar la mayoritaria y amplia voluntad de la ciudadanía.

Luego vino la elección para definir los 155 constituyentes de la Comisión. Allí el pueblo eligió a un grupo mayoritariamente de independientes, ligados a organizaciones sociales, jóvenes, nuevos rostros, actores emergentes más cercanos al Chile real. La derecha y otros sectores proclives a sus intereses, no lograron tener un tercio de los miembros, lo que ellos pretendían para poder trabar los acuerdos al interior de la Comisión Constituyente.

EVITAR LOS CAMBIOS

Desde ese momento la derecha ante el temor de perder sus privilegios y los grupos derechistas de la ex concertación, auto llamados “amarillos”, inició una gran campaña para descalificar el trabajo de la Comisión. A través de sus medios de comunicación y las redes sociales los chilenos fueron invadidos por un torrente de mentiras, noticias falsas, encuestas manipuladas y chismes faranduleros que pretendían atemorizar a la población sobre los resultados del trabajo que estaban realizando los constituyentes.

Antes siquiera que se conociera algún texto definitivo, la derecha y sus amigos de siempre, se abanderizaron  por el Rechazo e iniciaron una campaña por todo el país para lograr el triunfo de sus ideas. Al igual que en el plebiscito de entrada, para ampliar el engaño, su “rechazo” es para “cambiar”. Ahora ellos también están por una Nueva Constitución, pero ésta propuesta no les gusta. Plantean la alternativa de una tercera vía: que si gana el rechazo, se pueda llamar a una nueva elección de constituyentes o que el propio Congreso redacte una nueva propuesta. Los “facilitadores” de la DC Walker y Rincón, hasta proponen bajar los quórum a la Constitución de Pinochet para poder hacerle cambios.

EL TEMOR NO PODRÁ DETENER LA PRIMAVERA

El pueblo no se dejará engañar. El trabajo de los constituyentes no ha sido un juego. Ellos han tratado en la medida de lo posible, plasmar las inquietudes y deseos que se manifestaran en las movilizaciones de Octubre de 2019.

En el texto propuesto quedaron establecidas muchas de las más sentidas y largas aspiraciones del pueblo. Un Chile inclusivo, con más democracia, mayor transparencia, con igualdad de género, plurinacional, con respeto a sus regiones y que proteja la naturaleza y el medio ambiente. Un Estado que garantice los derechos humanos individuales y colectivos de todas las personas. Que garantice las condiciones para vivir con dignidad, con derecho a la salud, la educación, a la vivienda, al trabajo decente y la seguridad social. Se reconoce y apoya a la agricultura campesina e indígena, se garantiza el agua para todos y el término de los abusos del mercado.

El hecho de que la derecha, sus partidos, las organizaciones gremiales de empresarios, sociedades mineras, la Sociedad Nacional de Agricultura estén por el Rechazo, es un buen síntoma. Al parecer ellos ven que esta Nueva Constitución no les permitirá continuar explotando a su amaño a sus trabajadores y al medio ambiente. Si a ellos no les gusta ¿por algo será? Entonces el pueblo, los jóvenes, los trabajadores, los campesinos, los olvidados de siempre votaran APRUEBO

El triunfo del Apruebo, con sus ciertas dificultades de implementar las medidas de la Nueva Constitución en el corto plazo, es la única posibilidad real de hacer los cambios a favor de la gente que tanto han soñado. El pueblo debe cuidar y defender lo que hasta el momento se ha logrado. La batalla por el APRUEBO tiene una perspectiva histórica y decisiva para las próximas generaciones. El 4 de Septiembre debe triunfar la esperanza.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl