El desarrollo de la nación debe estar presidido por el respeto al Medio Ambiente.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Rusia, Australia, Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

VIENTOS DE CAMBIO

Maroto, desde Canadá

Naheed Nenshi, primer alcalde musulmán en la historia de Canadá que con su revolución violeta y políticas progresistas, derrotó en el 2010 a un gobierno conservador con más 30 años en el poder en el Municipio de Calgary, centro de la economía Canadiense. Rachel Notley, representante del  Nuevo Partido Democrático de tendencia de izquierda y filiación social demócrata asumió en el 2015 como nuevo Premier de la Provincia de Alberta poniendo termino así a más de 44 años consecutivos de gobierno conservador en una de las provincias más conservadoras y económicamente importantes de Canada. Justin Trudeau, político representante del Partido Liberal  de tendencia de centro izquierda, asumió a fines del 2015 con un gobierno de mayoría como Primer Ministro de Canadá acabando así con más de 10 años de gobierno conservador.

Canadá, es territorialmente el segundo país más grande del mundo, con apenas 36 millones de habitantes, un crecimiento estimado para el 2016 del 2%, un desempleo en Febrero del 2016 de 7,3% y una economía afectada negativamente por la baja en el precio del barril de petróleo. Un país considerado dentro de los 10 mejores del mundo para vivir; con índices que en el 2015 lo ubicaron  en el lugar 9 de 49 en materia de desarrollo humano (Chile está en el lugar 41); en el lugar 9 de 167 en relación a la percepción de corrupción (Chile está en el lugar 23); y en el lugar 23 de 189 en cuanto a facilidad para hacer negocios (Chile está en el lugar 48).

Un raro ejemplo de  monarquía constitucional que jurando lealtad a la reina de Inglaterra, cuenta con un régimen federal democrático parlamentario; un gobierno central con parlamento con cámara de los comunes y senado y un primer ministro que dirige el gobierno. Una estructura federal que distribuye el poder entre el gobierno central y los gobiernos provinciales; estos últimos con parlamentos unicamerales y un grado de autonomía importante en materias como educación, políticas sociales, energía, etc…

Qué ocurrió en la política Canadiense? Qué motivó a la población crecientemente desafectada de la política a apoyar mayoritariamente cambios de gobierno a nivel Municipal, Provincial y Federal? Hay algo que podamos aprender de esta experiencia?

Me centraré en la elección Federal del 2015. Justin Trudeau, un joven y carismático político, proveniente de una familia acomodada con larga tradición política, militante del más antiguo partido de Canadá, con un discurso directo, empático y con mensajes que sin timidez enfrentaron los temas candentes de la política nacional e internacional Canadiense; un político que no solo reposicionó al Partido Liberal en franca retirada del escenario político Canadiense, sino que además derrotó con una victoria aplastante al Partido Conservador que un año atrás parecía invencible. Que pasó y que cambió? Que vieron los votantes que los hizo salir de su frustración y los impulsó a salir a votar  por una propuesta de centro izquierda?

Un movimiento anti gobierno (pero no anti-sistémico); años de un gobierno percibido cada vez más distante de las necesidades de la gente, con soluciones dirigidas a administrar un sistema que beneficiaba siempre a los mismos y con políticas que traicionaban lo que muchos entienden como la idiosincrasia canadiense, generaron la acumulación de una frustración que se tradujo en un movimiento contrario al gobierno, al partido que lo apoyaba y a la persona de su gobernante.

Una necesidad apremiante de cambio; este sentimiento de frustración y desafección se manifestó en la búsqueda urgente de nuevas alternativas; ya no bastaron las mismas fórmulas de siempre, ni las mismas promesas, ni los mismos discursos. Los votantes de todos los grupos demográficos se manifestaron por el cambio, especialmente los nuevos votantes, los jóvenes, las minorías y las mujeres.

Un candidato joven y un político nuevo; esta búsqueda apremiante por una alternativa distinta encontró su catalizador en Justin Trudeau. Un candidato que si bien pertenece a uno de los partidos más antiguos del sistema político Canadiense, se presenta consciente de sus propias limitaciones, las que a través de un discurso coherente transforma en fortalezas. Un político que es percibido integro, cercano, empático y con algo nuevo que aportar; que sin renegar de su vida de pasar afortunado se acerca a los problemas de Canadá y sus habitantes con sencillez y honestidad.

Un mensaje sólido y consistente: un candidato con una propuesta desde la gente, por la gente y para la gente; que sin ser populista, enfrenta los problemas domésticos de manera optimista, cercana y empática, respondiendo a las inquietudes reales de los votantes más que a las grandes discusiones político–teóricas. Aceptando convivir con un déficit presupuestario a cambio de implementar programas de infraestructura para potenciar la economía; aumentar los impuestos al 1% más rico para reducirlos a la clase media; impulsar una política pluralista y multicultural; fomentar políticas en favor las mujeres y la igualdad de género, de los pueblos indígenas y la protección del medio ambiente; reformar el sistema político; y legalizar la marihuana.

Un mensaje impregnado de un tono positivo y empático; una campaña que manejó siempre un tono no confrontacional y esperanzador. En un ambiente cargado por las rencillas, las acusaciones, las descalificaciones y las denuncias, Trudeau habló siempre de manera positiva, propositiva y unitaria, poniéndose por sobre las escaramuzas constantes de sus competidores.

Una importante presencia en internet y los medios en general; sin descuidar la presencia en los medios de comunicación tradicional, Trudeau supo utilizar  las herramientas y hablar el lenguaje del siglo XXI con todos los grupos demográficos.

En resumen, un mensaje y un candidato centrados en la recuperación de las confianzas a través de un trato abierto y sencillo, una propuesta ambiciosa y sólida y un mensaje optimista y de unidad.

En el ámbito político no existen las recetas que se puedan copiar; sin embargo, entendiendo las diferencias y encontrando las similitudes, siempre existen oportunidades para aprender de experiencias exitosas en otros lugares del mundo.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en VIENTOS DE CAMBIO

  1. Gracias, muy interesante artículo, porque nos ayuda a conocer un poco más de la historia política de Canadá, un país que conocemos como referente en calidad de vida, y a saber que también ha enfrentado dificultades, crisis de desconfianzas, frustraciones, que también podemos reconocemos como nuestras, y ha salido adelante .
    Nuestras idiosincracias son diferentes, ojalá lleguemos a tener ese representante que logre recuperar confianzas y con claridad de visión, pero mientras se revela, creo que desde ya toda/os tenemos una responsabilidad en expresarnos directo, franco, pero constructivamente. Tratando que no sean nuestras frustraciones personales, desencantos, amargura, los que dominen, si no la creencia en que podemos hacerlo mejor, en que queremos dejar un Chile mejor. Y que el cambio para este círculo virtuoso, empieza por cada una/o de nosotros.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl