Las personas y la ciudadanía deben estar conscientes de los pasos que se dan, para orientar el desarrollo o para estancarse y retroceder... El próximo plebiscito, es una oportunidad de desarrollo para la ciudadanía y para dignificar al ser humano y transformarlo en soberano.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Antecedentes de la Guerra de Independencia de México (Parte II)

Jonathan Marcial Mendoza

Licenciado en Derecho con Especialidad en Formación Docente

Desde México

En la Parte I, en el marco de la conmemoración del 210° aniversario del inicio de Independencia en México se precisaron que existieron acontecimientos previos a este hecho histórico, la cual se detalló sobre la revelación del Ayuntamiento en Ciudad de México del año 1808, sin dejar de lado el asentamiento independiente por parte de Gaspar Yanga. Ahora es momento de centrarnos en la conspiración de Valladolid (1809) y la insurrección popular (1810).

Ante el fracaso de conseguir la plena autonomía, los criollos empezaron a reunirse para conspirar y lograr el derrocamiento del gobierno virreinal. En 1809 se descubre una conspiración en el poblado de Valladolid (hoy Morelia) por José María Obeso y José María Michelena a quienes se les perdonó la vida a pesar de haber conspirado contra el gobierno.

Del párrafo anterior, la Secretaría de la Defensa Nacional (21 de diciembre de 1809, conspiración de Valladolid, 2016), en su portal oficial, describe que la Conspiración de Valladolid comenzó a organizarse desde el mes de septiembre de 1809 en la capital del obispado y de la provincia de Michoacán. El líder que organizó la conjura fue José Mariano Michelena, Teniente del Regimiento de Infantería de Línea de la Corona, junto con el Capitán del Regimiento de Infantería de Valladolid José María García Obeso y el Fraile Franciscano Vicente de Santa María, entre otros.

En ella se abordaron dos puntos específicos: a) se planteaba que España sucumbía ante los franceses, los americanos podrían conservar la Nueva España para el legítimo soberano, Fernando VII y; b) por defender el reino se les perseguía, debían buscar los medios de protegerse y sostenerse (Ídem).

Existía apoyo del Regimiento Provincial de Infantería anexando con las tropas dirigidas por Michelena y de los pueblos cercanos con el objetivo de abolir el tributo. La conspiración estaba programada para el 21 de diciembre en Valladolid, pero el plan no llegó a realizarse. Uno de los participantes delató la conjura. Juan Brom deduce el alcance de esta Conspiración: “se plantearon las mismas reivindicaciones hechas por el ayuntamiento de México (sic), pero se le añadió la abolición del impuesto per cápita que debían pagar los indios” (Esbozo de la historia de México, 2007, página 133).

Más aún, en la conspiración de Valladolid participaron Ignacio Allende y José Mariano Abasolo pero logran evadir la acción de la autoridad en el momento que fue descubierta (Jaime del Arenal Fenochio, Cronología de la Independencia [1808-1821], 2012). Dicho de otro modo, los conjurados intentaban establecer un Congreso soberano formado por todos los representantes de la Nueva España bajo el mando de Fernando VII.

Por último, en la ciudad de Querétaro, por el año de 1810, existía el contexto de tertulias literarias y conspiraban contra el gobierno de algunos oficiales del ejército virreinal; la cual fue encabezada por Ignacio Allende, Miguel Domínguez, Josefa Ortiz de Domínguez, Juan Aldama y Miguel Hidalgo (Gabriel Agraz, Reseña de «Los corregidores don Miguel Domínguez y doña María Josefa Ortiz y los inicios de la Independencia, México, Edición del Autor, 2002», 2004). Los inconformes planeaban iniciar la insurrección en diciembre de 1810 en alusión de la feria de San Juan de los Lagos. Sin embargo, fueron denunciados ante las autoridades virreinales en septiembre de ese mismo año, quienes ordenaron la búsqueda y el arresto de los conspiradores. El intendente de Guanajuato José Antonio Riaño ordenó la detención de los caudillos.

Anticipándose al arresto, Josefa Ortiz de Domínguez logró mandar un mensaje de advertencia a Ignacio Allende y a Juan Aldama, quienes se dirigieron al pueblo de Dolores, Guanajuato para reunirse con Miguel Hidalgo (Juan Brom, 2007). Ante la crítica situación, los conspiradores decidieron empezar la lucha armada y así dando comienzo al movimiento de Independencia de México hasta el año de 1821.

Patricia Galeana afirma lo siguiente: “En la conspiración de Querétaro se planeaban la instalación de un Congreso Nacional. Se llegó a plantear que Allende dirigiera al movimiento, pero él le propuso la dirigencia a Hidalgo. Se cuenta que el cura contestó que quienes iniciaban semejantes empresas difícilmente gozaban del fruto de ellas” (El proceso independista de México, 2015, página 16).

María del Carmen Absalón (Historia de México, 2005) aclara que los sucesos e ideales ocurridos en Europa de manera clandestina, en libros prohibidos, fueron motivo suficientes para ser  estudiados por parte de los caudillos con el riesgo de ser condenados por la Santa Inquisición. Cabe señalar que el objetivo de esta conspiración era la promoción en las ciudades y villas para declarar la Independencia y ejercer el gobierno a nombre de Fernando VII.

Sin embargo, hacía falta la intervención del pueblo para su participación y lograr el derrocamiento del sistema virreinal. Antonio Gutiérrez Escudero (El inicio de la independencia en México: el cura Hidalgo, 2008) asegura que los conspiradores el ser criollos y de formación intelectual suficiente del estilo virreinal, temían el ser considerados superiores a las demás.

Podemos concluir que estos antecedentes buscaron en pro de la igualdad a todos los grupos de la sociedad; además, se pronunciaron en favor de un gobierno representativo y, por tanto, en contra de la esclavitud y los abusos cometidos contra los indígenas y las castas. Buscaron la libertad y la justicia para los criollos, mestizos e indígenas frente a los peninsulares.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl