La filosofía es la Madre de todas las ciencias... Sabido es. Ahora: leer, razonar y desarrollar conciencia crítica, es un buen punto de partida
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Avanzar hacia atrás

Aunque muchos  juzgan negativamente la afirmación, la “Política” tiene como uno de sus fines  la conquista del poder. En una democracia,  ello se lograría  convenciendo a los ciudadanos con razones y argumentos acerca de las bondades de las propuestas que se ofrecen.  Hoy por hoy, las cosas han cambiado y esta tarea la cumplen los partidos recurriendo sistemáticamente a la fijación de imágenes, a la construcción de lo que se ha dado en llamar las “posverdades”, y, en buenas cuentas, a la manipulación colectiva a través del control de los medios de comunicación social.  Una vez alcanzada la meta, la consecuencia lógica es que militantes y simpatizantes asuman responsabilidades para realizar sus tesis  programáticas en pro del bien común.

En el sistema democrático, la ciudadanía, consciente o inconscientemente, sitúa a los “señores políticos” en posiciones de gobierno o de oposición. Unos, son mandatados para cumplir un programa; otros, para fiscalizar y evitar abusos. Lo que, sin embargo, complica a los ciudadanos es el hecho de que,  con más frecuencia de lo que podría esperarse, quienes cuando fueron oposición criticaron con vehemencia determinadas actuaciones y procedimientos de los gobernantes de turno al momento de encontrarse ellos instalados en la administración del Estado incurren en las mismas conductas que condenaron poco antes tan acerbamente.

En oportunidades anteriores, hemos hecho presente la preocupación  por el enorme crecimiento que ha experimentado la burocracia pública año tras año, cuadrienio tras cuadrienio, incremento que generalmente no se traduce en una mayor eficiencia sino en la dolorosa constatación de que un porcentaje importante de los recursos asignados presupuestariamente a la atención de problemas específicos que aquejan a los sectores más vulnerable queda enredado en las redes funcionarias y no llega a las personas afectadas. Sucesivamente, tanto gobiernos de “centroizquierda” como gobiernos de “centroderecha” tienden a pensar que los problemas del país se solucionan creando más y más ministerios (con su corte de jefes de servicios, abogados, periodistas, jefes de gabinetes, asesores, choferes, etc.) con su correspondiente planta funcionaria cuya tendencia natural es al crecimiento sostenido e inorgánico y que, por supuesto, se radica en la capital de la República. Los sectores ahora gobernantes condenaron  los abusos de sus antecesores en este plano, y denunciaron la presencia en el aparato público  de gran cantidad de “operadores políticos”.

Curiosamente, en los últimos días ha sido el diario “La Segunda” (de propiedad de “El Mercurio”, razón por la que no se le pueden atribuir malas intenciones) ha develado lo que está sucediendo actualmente.

En la edición del vespertino del viernes 25 de mayo, se publica una extensa nómina de nuevos “asesores” cuya retribución mensual sobrepasa largamente  los 7 millones de pesos mensuales. Solo en el Ministerio de Hacienda (que ha anunciado una política de austeridad y de apriete de cinturones) se registran 13 asesores de este nivel. Las funciones contratadas van desde un “periodista” como “asesor de asuntos indígenas” hasta una “ingeniera comercial” que se desempeñará (este cargo resulta imprescindible a esta altura del partido) como “coordinadora de asesores”.

El periódico mercurial insiste en el tópico con majadería. Días después se explaya analizando una docena de asesores cuya característica común es poseer solo “licencia de enseñanza media”. Destaca aquí a Cristián Barra Zambrano, asesor de la Subsecretaría de Interior, con casi 6 millones mensuales, destacando a su respecto, como antecedentes curricular, “su trayectoria como participante y jefe de campañas políticas lo que le permitió transformarse en persona cercana al mandatario y al ex senador y actual Ministro de Defensa Alberto Espina”. Menciona además, entre otros nombres, a Pilar Cuevas Mardones, jefa de la División de Municipalidades de la SUBDERE, con casi 5 millones y a Andrea Balladares con sobre 4 millones. Lo que resulta incomprensible es que paralelamente el Ministro de Hacienda ha emitido un instructivo señalando que, a partir del 4 de abril, ninguno de estos asesores “licenciados de enseñanza media” puede ser contratado con remuneración superior a un 15% de la remuneración del Subsecretario, es decir fija un tope de $1.290.443.- , es decir, su trabajo se valora en esta cantidad pero, por supuesto no se modifican las contrataciones hechas con antelación a la fecha indicada.

Para completar el cuento, el diputado gobiernista Leonidas Romero, ha denunciado públicamente que la Intendencia del Bío Bío, ejercida por el ex diputado UDI Jorge Ulloa, está llena de jóvenes de esa colectividad sin que se le dé cabida a nadie de su partido, Renovación Nacional.

El argumento justificatorio esgrimido en cuanto a que en los gobiernos de la Concertación o de la  Nueva Mayoría, también se hacía lo mismo, simplemente no sirve.

La ciudadanía tiene el derecho a exigir, a unos y a otros, a tirios y troyanos, un compromiso real y efectivo con el uso eficaz y eficiente de los recursos públicos y con principios elementales de sobriedad. Al tiempo que se habla de la necesidad de modernizar el Estado, debe procederse a establecer claramente una pauta que determine el número de cargos de confianza de la autoridad correspondiente, su nivel de remuneraciones y la función   precisa que se les asigna. En último término, dejar tajantemente establecido que, de una vez por todas, se entienda que el Estado está para servir a las personas y al interés general. Si alguien, de cualquier color,  no lo entiende así, quiere decir que simplemente no conoce lo que es un abuso de poder.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en Avanzar hacia atrás

  1. Buen análisis. Nada nuevo bajo el sol, “es la misma mermelada solo que con distintas moscas”. Se sigue llenando las “instituciones” con personas ineptas; la mayoría no entiende lo que leen. Así no cabe esperar que aparezcan tiempos mejores.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl