La Filosofía y las Ciencias, deben estar presentes en nuestras vidas, sin perder su rigurosidad…hay que usarlas de modo cotidiano.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Capitalismo, caso a caso.

Si los padres históricos  del capitalismo hubiesen tenido  la  oportunidad de conocer nuestro país, no habrían dado crédito a lo que observaban. De todo ese bagaje ideológico tan intensamente trabajado y racionalizado, los neoliberales chilenos al parecer solo aprendieron cabalmente lo relativo al lucro como motor de la economía. Otros aspectos,   tales como la libre competencia verdadera  o la transparencia en el funcionamiento de los mercados,  solo son usados aquí como eslóganes ya que siempre están subordinados al propósito primordial: la maximización de las ganancias.

Llaman la atención dos casos específicos que permiten reflexionar sobre lo antes dicho. El primero, en Chile; el otro, en los Estados Unidos. Cada uno nos muestra no “la ética del capitalismo”,  que tiene un carácter más bien  abstracto, sino “la ética de los capitalistas”, que tiene un rango más concreto. Como dijo alguien, a las personas las debemos calificar, no por lo que dicen, sino por lo que hacen”.

La famosa Clínica Las Condes, de Santiago, es una sociedad anónima abierta, es decir una empresa cuyas acciones se transan en la Bolsa de Comercio. Si bien un elevado número de profesionales de la salud tiene la calidad de accionista (se habla de dos mil médicos) también registra inversionistas privados que vieron en este establecimiento de salud una buena oportunidad de negocio. Los sectores de altos ingresos de la metrópoli están dispuestos a gastar cuanto sea necesario para salvaguardar su bienestar sanitario. Con plena conciencia de este dato,  la propia  Pontificia Universidad Católica no titubeó en asociar el nombre del mismísimo Cristo (“Christus”) a su propia actividad lucrativa en esta área.

Clínica Las Condes  debió reconocer ante “el  mercado”, como un hecho esencial, hace un par de años, que, pese a sus tarifas,  registraba una pérdida superior a los 10.000 millones de pesos lo que afectaba gravemente su valor accionario e incluso la viabilidad del monumental proyecto. Ante tales hechos, se eligió un nuevo Directorio, presidido por Andrés Navarro (propietario de Sonda y de la AFP Modelo), y se designó a Jaime Mañalich (Ministro de Salud en el Gabinete de Piñera I ) como Gerente General. El nuevo equipo de gestión, contrariamente a lo que todo el mundo esperaba y a lo que establecen principios básicos de probidad y transparencia, ha obstaculizado sistemáticamente toda indagación acerca de la pérdida de los 10.000 millones. A la mayor accionista individual de la sociedad, Cecilia Karlezi, vinculada al grupo Falabella con un 18,87% de las acciones (17,27% de Inversiones Santa Filomena y 1,60% de Lucec), que busca esclarecer estos hechos,  se le ha impedido hasta el uso de palabra en Juntas de Accionistas y se le ha engañado con anuncios de auditorías inexistentes. Hoy, todo ha derivado a la Justicia pero queda flotando la pregunta: ¿Dónde está la madre del cordero? ( ¿O dónde están los 10.000 millones?) La respuesta de Navarro ha sido  categórica: “No tengo interés por  indagar el pasado”.

California (capital Sacramento),  en el Oeste estadounidense, es el Estado más importante del país del Norte. Con 39,54 millones de habitantes y 423.970 km2. de superficie, si fuese una nación independiente sería la décima economía del planeta con un ingreso per cápita de 43.000 dólares. Originalmente formó parte de México pero, tras su derrota en la guerra de mediados del siglo XIX,  fue anexado  a los EE.UU. por el Tratado Guadalupe-Hidalgo, en 1848. Los Ángeles es su ciudad más poblada seguida por San Francisco.

Precisamente, en San Francisco, el poderoso empresario Marc Benioff, CEO  de la sociedad  comercial  Salesforce, presentó a la consideración de los ciudadanos su proyecto “Prop C”. Bajo la premisa de que no era aceptable que en una de las regiones más avanzadas del mundo hubiera miles de personas que vivían en “situación de calle”,  se puso como objetivo recaudar 300 millones de dólares para cambiar sus condiciones de vida e integrarlas al desarrollo de la sociedad. En las elecciones recientes, “Prop C” alcanzó el 61% de apoyo para una iniciativa que consideraba establecer un impuesto específico de 0,5% aplicable a las empresas que tuviesen su sede en la ciudad y registraran ingresos anuales de 50 millones de dólares o más. Por supuesto, una de las compañías afectadas por este tributo adicional, era su propia empresa.

Benioff, apreciado como uno de los grandes capitalistas  con más compromiso social de la región, hace algunos años había popularizado su plan “1+1+1” (uno más uno más uno) mediante el cual, a través de su empresa, considerada como una comunidad de propietarios y trabajadores, se obligó voluntariamente a donar el uno por ciento de sus utilidades más el uno por ciento de sus productos más el uno por ciento del tiempo de su personal, para el desarrollo de la comunidad.

Por supuesto que se puede criticar al capitalismo por diversas razones. Sin embargo,  sería injusto no considerar las diversas miradas y conductas  que algunos  capitalistas tienen respecto a sus responsabilidades para con el medio en que desenvuelven sus actividades.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl