El Poder del dinero, no debe ni puede prevalecer ni estar por sobre la ética, los valores ni el bien común.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Ciencia, política y filosofía

Sofía Valenzuela Aguila

Doctora en Bio-química. Investigadora Centro de Biotecnología. Universidad de Concepción.

La mayoría de los avances tecnológicos que sostienen nuestro día a día se los debemos a la investigación científica, hay relativo consenso sobre aquello. Hoy podemos vivir más, se han erradicado enfermedades antes letales, hemos mejorado cultivos agrícolas y forestales, tenemos tecnologías antes impensables, e incluso está cada vez más cercana la posibilidad de ir a Marte. Muchos de estos desarrollos, han venido desde universidades, centros de investigación públicos y privados y de empresas de base tecnológica. Sin embargo, cabe preguntarse si la ciencia y los científicos, debiesen transitar sólo por estos caminos, ¿o es la política, una opción?

Al igual que en otros países, debiésemos incluir mucho más a la ciencia y a los científicos en estamentos estatales y ser actores importantes en decisiones políticas. Muchas veces hemos observado largas discusiones acerca de posibles legislaciones sobre temas ambientales, de salud, urbanísticos, por nombrar algunos, que se dan entre partidos políticos, y/o grupos de intereses económicos diversos. Razones más bien ideológicas, pero alejadas de la evidencia científica, llenan discusiones donde los datos y la información objetiva brillan por su ausencia. A lo sumo, cuando nos enfrentamos a algún desastre natural, tan recurrente en nuestro país, los medios de comunicación llaman a expertos para explicar los fenómenos ocurridos, pero luego nos olvidamos y poco ocurre para resguardarnos de situaciones futuras.

Recientemente se vivió un lamentable episodio en Quintero-Puchuncaví, debido a la emanación de una nube tóxica, sin total claridad de dónde provino, aún cuando no me cabe la menor duda que los responsable sí lo saben. En Concepción, hace unas semanas también hubo una emisión de gas que llegó a la zona del Mall del Trébol causando gran alarma entre quienes se encontraban en el sector. La situación de las personas contaminadas con metales pesados en Coronel también levantó las alarmas y lo primero que se hizo fue recurrir a los expertos en la materia para intentar dar con respuestas, más que para la ciencia, para las personas que sufren las malas decisiones políticas, o los mal llamados costos del desarrollo económico. Hay algunos elementos comunes en estos casos, ¿Estaban implementadas las mejores medidas para prevenir estas emanaciones o episodios de contaminación? La capacidad del Estado de hacerse cargo de sus propios estudios científicos y con sus propios expertos independientes parece ser el paso siguiente , ahí el futuro ministerio de ciencia representa una oportunidad.

Lo paradójico es que en buena parte de estos casos existe evidencia científica, la que ha sido recolectada a través de proyectos de investigación financiados por el Estado, ¿Sería distinto si los diferentes ministerios tuviesen a científicos entre sus profesionales, quienes tomarían los informes emanados de los distintos estudios, evitando que quedan archivados y olvidados, pudiendo implementar medidas de forma preventiva en vez de reactivas? Suena a quimera, pero en los países con ministerio e institucionalidad con décadas de experiencia, no es ninguna novedad. Por ahora, se está creando una agrupación Ciencia al Congreso, cuya finalidad es acercar la ciencia a los legisladores a fin de aportar a su proceso de toma de decisiones y políticas públicas.

La otra pregunta que me surge es ¿Cuánto más tendrán que esperar en Coronel, Puchuncaví, Quintero, Mejillones, o Antofagasta para que las decisiones políticas se tomen en base a la evidencia científica para evitar la seguidilla de malas decisiones?

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

3 Comentarios en Ciencia, política y filosofía

  1. Asi es, se han mejorados las técnicas para brindar salud, muy loable todo.
    También se ha segmentado el acceso a estas técnicas, estratificándola por capacidad económica, esto no es loable.

    Ahora se hace común presentarnos a Marte y a nuestra Luna como posibles y cercanos habitats, hay agua dicen….un futuro promisorio, que gran ilusión, podemos dormir felices.

    ¿Por qué hay que crear agrupaciones de Ciencias al Congreso ?…ya hay mucho bagaje al respecto, amen del sentido comun.
    Lo que necesitamos es aplicarles un “contrato de trabajo” a estos legisladores, estableciendoles responsabilidades de acuerdo a sus actos y leyes, ya tiene todos los medios necesarios para tal efecto, control y castigo establecido por su quehacer, para evitar leyes mediocres, ya basta de mantener a ese millonario Elefante Blanco.

    Resumiendo, estamos casi a fojas cero.

    REALIDADES y realidades.
    Gracias por el texto.

    Post data:
    https://youtu.be/RrDPqJpXh78

  2. que buen artículo Sofía…
    Tanto que nos hace falta leer , desarrollar y engrandecer nuestros conocimientos, el de nuestros hijos y familia.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl