Las personas y la ciudadanía deben estar conscientes de los pasos que se dan, para orientar el desarrollo o para estancarse y retroceder... El próximo plebiscito, es una oportunidad de desarrollo para la ciudadanía y para dignificar al ser humano y transformarlo en soberano.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

CRECIMIENTO CERO: la opción para un mundo sostenible

Carlos Bonifetti Dietert

Ingeniero C. Mecánico UdeC. Ambientalista.

Ya no es posible que el desarrollo de la humanidad continúe sobre la base del concepto de un “crecimiento permanente” pues la explotación de los bienes de la Naturaleza por el hombre ha superado todos los límites imaginables. Tan grande has sido la intervención antrópica que está cambiando aceleradamente el clima de la Tierra. Tanto la atmósfera como los mares están aumentando paulatinamente su temperatura y los cambios que ha sufrido la biósfera ya son irreversibles. Hemos sobrepasado largamente los “límites del crecimiento.” [1]

El economista y pacifista Kenneth E. Boulding [2] que, evidentemente, no comulga con el neo-liberalismo, sentenció: “Quien piensa que siempre es posible el crecimiento exponencial en un mundo finito o está loco o es economista”. Otro pensador, Edgar Morin, padre del pensamiento complejo [3], de modo similar postuló que “debemos rechazar el concepto subdesarrollado del desarrollo que convierte el crecimiento tecno-industrial en la panacea de todo desarrollo antropo-social, y renunciar a la idea mitológica de un progreso que se acrecienta hasta el infinito.”

Sicco Mansholt, agricultor, político y presidente de la CEE 1972-1973 [4], fue otro notable investigador que propuso que los recursos naturales, la sociedad, la ecología y la economía debían estudiarse y desarrollarse de modo integrado para caminar hacia un futuro sustentable de la humanidad. Hoy en día, esas disciplinas siguen, erradamente, desarrollándose por vías independientes y desconectadas, pese a los visionarios postulados de Mansholt. Su legado de pensador de vanguardia en su época es de una destacable vigencia para el mundo actual.

Sus pensamientos y los de otros investigadores de renombre que han tratado temas de desarrollo, influyeron en la realización de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio, Estocolmo, 1972 hace ya 47 años, en la que comenzó la discusión y análisis de los esquemas de desarrollo y crecimiento vigentes pues ya se vislumbraban tendencias opuestas a criterios de sostenibilidad. Coincidentemente, ese mismo año se publicó el notable informe “Los Límites del Crecimiento”, encomendado al M.I.T. por el Club de Roma, que concluía que si no se modificaba la tendencia de crecimientos exponenciales existente de la sociedad humana, los límites del crecimiento, se alcanzarían en unos ¡100 años más!, es decir, hacia 2072. El gráfico de la figura al pie de este artículo nos indica el resultado de la aplicación del modelo matemático predictivo llamado “WORLD-3” aplicado por el M.I.T. en su estudio [5]. Se ve como para entusiasmar a nadie.

Luego aparecieron las Conferencias sobre el Cambio Climático, anualmente; la primera, fue la COP1, Berlín 1995; en la COP3, Kioto 1997 se dictó el “Protocolo de Kioto” que tuvo por objeto limitar la emisión de gases efecto invernadero para detener o desacelerar el fenómeno de calentamiento global con plazo limitado (el objetivo no se cumplió). Finalmente llegamos la COP24, en Katowice, Polonia en 2018. Los resultados de estas COP han sido magros tras una larga historia de aplazamientos una y otra vez de los acuerdos tomados en las anteriores y, tanto el calentamiento global como el cambio climático continúan sin variación alguna.

Es posible modificar las tendencias de crecimiento y establecer una estabilidad ecológica y económica de modo sostenible en el futuro. Los problemas que sufre actualmente la humanidad tiene solución: decrecimiento con tendencia a Crecimiento = 0, como nos lo han recomendado los científicos con sólidos fundamentos. Podría diseñarse una situación de equilibrio global que permitiera la satisfacción de las necesidades materiales básicas de cada persona en la Tierra y todas tendrían igual oportunidad de desarrollar su potencial individual.

La transición desde un modelo de crecimiento sin límites a equilibrio global es posible. Sin embargo, a pesar de todos los indicadores y señales de que avanzamos por un camino equivocado, seguimos avanzando por él, sin cambiar el rumbo ni hacer las transformaciones políticas y económicas indispensables para evitar el desastre que se avecina con rapidez.

Las conclusiones de los estudios sobre los límites del crecimiento, desarrollados por los científicos, son contundentes e irrebatibles, pero los gobiernos y las organizaciones internacionales hacen oídos sordos y no las aplican. La situación de nuestro desarrollo en Chile es gravísima y coincide con la tendencia mundial ya que continuamos depredando y contaminando la Naturaleza sin miramientos ni coto. Nos estamos quedando sin agua, sin peces, sin suelo orgánico y sin muchas cosas más, y nuestras ciudades crecen de modo caótico e insustentable. Mientras tanto, el gobierno, los gremios, los políticos y los economistas siguen majaderamente hablando de crecimiento.

Para la situación de Chile, país gravemente enfermo y de diagnóstico reservado o, tal vez, pronto a ingresar a la UTI, observamos con pavor que ni el gobierno ni la oposición tienen las competencias para conducir un tratamiento que pueda salvar al enfermo. Mientras tanto pensamos ¿cuándo llegará el día en que aprendamos y comprendamos lo que está sucediendo a nuestro alrededor?

[1] https://laventanaciudadana.cl/los-limites-del-crecimiento/

[2] http://www.eumed.net/rev/tepys/01/jcmc-1.htm

[3] http://www.edgarmorinmultiversidad.org/

[4] https://www.ecured.cu/Sicco Mansholt

[5] http://www.juntadeandalucia.es/averroes/centros-tic/14002996/helvia/aula/archivos/repositorio/250/271/html/economia/18/18-4.htm

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

6 Comentarios en CRECIMIENTO CERO: la opción para un mundo sostenible

  1. Estimado Ramiro, gracias por su comentario. Si, los recursos o como decimos ahora bienes naturales son limitados, pero creo que nuestras necesidades no necesariamente son ilimitadas sino que ¡las hacemos ilimitadas! y este es el quid del asunto. Deberíamos concordar con este pensamiento de Mahatma Gandhi: «En la Tierra hay suficiente como para satisfacer las necesidades de todos, pero no tanto como para satisfacer las avaricias de algunos.»

  2. No sé si lo leí por allí o lo soñé. Aunque más que sueño es una pesadilla saber que con las tecnologías actuales ya no somos útiles para que el mundo siga funcionando para satisfacer las necesidades ya no básicas sino de extravagancia de un grupo muy minoritario que lo tiene todo. Osea podríamos desaparecer de un día para otro un tercio de la población de seres humanos y todo funcionaría igual o mejor. Cada vez que viene a mi mente esta idea me aterra y me da asco, no resentimiento, sino que ASCO que existan individuos cuyo único fin es la extravagancia material.

    • Gracias por vuestras opiniones, Ramiro y Osvaldo. Podemos re-inventarnos, sin duda, y es más sencillo que lo que parece a primera vista. Hay muchos estudios de científicos y filósofos, gente que piensa (y que piensa bien) sobre esto, además de los mencionados en el artículo. Pero para tomar la decisión hay que, primero: saber y entender del tema y de la gravísima situación en que está la humanidad y el planeta y segundo: tener una firme voluntad y valentía para actuar, reconocer que la humanidad ha optado por malos modelos (a la vista está) y que, por tanto, debemos diseñar un nuevo esquema de «Desarrollo Sustentable»… DE VERDAD. Por último, hay que tener mucho cuidado con los que se niegan a reconocer la verdad y les ‘llevan el apunte’ a los muy peligrosos negacionistas del Heartland Institute; están en todos los países.

  3. En efecto, muy rico y digerible el ensayo. Sabemos de antemano que los recursos son limitados y nuestras necesidades son ilimitadas. Algo serio tenemos que hacer para reinventarnos y poder vivir en armonía , población, medio ambiente y la economía.

  4. Así es Juan Luis, como dice un amigo mío, “El mundo da para todas las necesidades pero no para todas las ambiciones.”

  5. …La opción para un mundo que se cae a pedazos por la sobre-explotación de la naturaleza, del recurso humano y la sobre-explotación de la «especulación económica» , Súmele el deterioro ético y moral que hoy prevalece entre los «dueños del mundo».

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl