El Conocimiento implica dolor, Este tipo de Dolor...Fortalece el Espíritu !!!
(Comente, y razone nuestros artículos con sus autores...luego, comparta-los.)
Actualmente nos leen en:
Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

DEMOCRACIA PARTICIPATIVA

Al hablar de democracia participativa, hay que tener claro que ella en su definición es borrosa, debido a que se relaciona con otros tipos de democracia o bien se inserta dentro de ellas, como lo es la democracia directa, de referéndum, electoral y representativa; la electoral se ejerce principalmente por la emisión del voto, la representativa es indirecta en la que el pueblo no gobierna, pero elige a sus representantes y el vínculo entre ambas es que la primera es una condición necesaria aunque no suficiente de la segunda. Lo anterior da como resultado que la de tipo representativo comprenda a la electoral, pero no así el caso contrario. Si  bien en  las democracias modernas se conjugan ambos tipos hay que hacer notar que la democracia electoral no elige representantes.

Por su parte,  la democracia directa es aquella que carece de representantes y vías de transmisión representativas, por lo que cualquiera democracia directa es de cierta manera una autogobernante y con sub tipos determinados; a la vez esta requiere del factor tamaño para tener un real significado, mas su función se restringe a grupos relativamente pequeños de tipo asamblea.

La democracia de referéndum  trata principalmente de que el demos decida directamente los problemas sin reunirse y si lo hace solo por el instrumento de referéndum y es considerada por esto como una forma de democracia directa, ella supera a la directa por la tecnología que usa ganando espacio, tamaño y tiempo. Como características propias tiene que es más directa al no necesitar intermediarios no logrando una interacción directa, otra es que forma parte de la teoría y práctica de la  democracia representativa, mas no une ni combina a la democracia representativa con la directa.

Todo esto lleva a que el referéndum y  sus problemas sean tratados y debatidos en los medios de comunicación, mediante lo cual el decisor tipo referéndum permanece como un receptor pasivo que no participa ni siquiera mínimamente en el debate: por dicho motivo ella es el establecimiento de un orden de los asuntos fundamentales, que no sigue los procedimientos de la democracia directa al no ser el pueblo quien los decida al expresarlo por sus intereses.

La democracia directa es, según lo esbozado,  un tipo de democracia que se conforma como un tipo ideal de ejercicio de poder por parte de los ciudadanos, al estar inserta en los demás tipos democráticos, pero es necesario considerar que ella no se encuentra en ninguna parte específica y a la vez está en todas partes; la democracia participativa no debe deshacerse de las elecciones ni descartar totalmente la representación, dado que el participacionista[1] toma el ideal de la democracia directa, pero este pocas veces logra hacer coincidir su teoría con  la realidad.

La participación electoral no es una forma de participación real ni tampoco el lugar apropiado de participación, al considerar el acto de votar como participación esto es algo más que hablar, transformándose luego como algo débil y diluido, al considerarlo de dicha manera la democracia participativa adquiere un status de teoría, la que da importancia al concepto de participación entendido como algo estricto e inconfundible. Se refiere a tomar parte en persona de forma autoactiva en donde la participación no significa “ser parte de”, al estar envuelto en un acontecimiento y menos aún “un ser hecho parte de” de forma involuntaria.[2]

La participación es automovimiento siendo lo contrario de heteromovimiento, es decir depender de otro oponiéndose a la  movilización, esto es lo que el participacionista ve como necesario y pone el  acento en  todas las virtudes que conlleva la participación, como el autodominio, autorealización y autoeducación en sentido estricto. La participación definida como el acto de tomar parte en persona  de manera autentica efectiva e intensa,  es inversamente proporcional al número de participantes sin dejar fuera lo individual. Si el concepto de participación es definido tan estrictamente como lo hace el participacionista, al tomarlo desde lo operacional, no permite la extensión que se pueda obtener de este en la realidad.

[1] Término elaborado por G. Sartori, para denominar al ser que promueve la democracia participativa a todo nivel y extremo.

[2] Sartori, G., op. citada.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl