La tan "mentada" Carretera Hídrica, desde un punto de vista estructural, ingenieril... como proyecto, claro que es viable. ¿Se puede construir? Sí claro, lo que no se puede es: predecir, con claridad, sus consecuencias y daños colaterales, desde el punto de vista Medio Ambiental y sus alteraciones naturales, con la sola intervención de los espacios...
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Derecho militar: ¿Es posible?

Jonathan Marcial Mendoza

Licenciado en Derecho con Especialidad en Formación Docente

Desde México

La validez del orden jurídico, en ideas de Arturo Díaz Cruz, se deduce de instancias legitimadas para crear derecho, y esta legitimidad tiene su origen en una norma cuya validez se tiene por supuesta y a la que se llama norma fundante (El derecho como medio de control social, 1990). A la par, Emilio Gidi Villarreal y Salvador Martínez expresan, en forma análoga, lo siguiente: “Las disposiciones legales existieron, existen o existirán en el futuro son obra del hombre. Evidentemente, los hombres hacen estas disposiciones para que exista justicia y no sólo para que haya normas jurídicas” (Introducción al Estudio del Derecho, 1998, página 26).Además, Jorge Ríos precisa que una determinada rama del Derecho debe contar con autonomía legislativa “que no depende ni se aglutina en otros cuerpos jurídicos” (La práctica del Derecho Notarial, 2012, página 35).

En consideración de todo lo antepuesto, es momento de precisar que el aspecto militar debe ser regulado legalmente y la justificación debe estar dentro de la ciencia jurídica. Magda Karina Morales, en su trabajo recepcional Evolución en los efectos de la sentencia penal militar en la jurisdicción mexicana frente a las reformas de 2014 y 2016, comienza diciendo que el Derecho Militar “es una rama del Derecho que se encarga de regular todo lo relativo al orden militar, es decir, es la ciencia jurídica que se aplica a los integrantes de las Fuerzas Armadas en tiempos de paz y de guerra, que se encuentra regulado en el corpus iuris castrense” (2019, página 1). Es decir, busca ser el conjunto de determinaciones legales para reglamentar a las Fuerzas Armadas en todo momento en su organización, función y mantenimiento  de las instituciones militares frente al Estado y la población.

En el mismo sentido, Jaqueline Jongitud Zamora, en Introducción al Derecho, coincide de forma semejante así: “conjunto de normas que regulan la organización, funcionamiento y desarrollo de las fuerzas armadas del país, ya sea en tiempo de guerra o paz” (2015, página 131). La autora justifica el derecho militar en una constitución legal a fin de dar certeza jurídica de su eficacia: la disciplina.

La Universidad Nacional Autónoma de México deja en claro que el derecho militar es un área especializada de la ciencia jurídica, que se sitúa dentro del Derecho Público porque no se limita a cuestiones meramente normativas; implica “la actuación de las fuerzas armadas nacionales…en…la obediencia, el honor, la lealtad, el patriotismo entre otras características que debe tener el perfil del militar” (Derecho Militar. Guía de Estudio, 2004, página 1).

El español José Luis Poyato Ariza, en su ponencia de 2012 Reflexiones sobre derecho militar, concluye: “El Derecho Militar es un derecho vivo que se forma, evoluciona y se enriquece con la experiencia de la acción de los miembros de las Fuerzas Armadas” (Lecciones de Derecho Militar, 2016,página 45).

Podemos afirmar, tomando en cuenta las opiniones doctrinales antes expuestas, que el derecho militar trata de una especialización derivada del derecho público que busca regular y organizar las funciones castrenses apegadas a un estricto estado de derecho.

En el caso mexicano, el derecho militar, constitucionalmente hablando, está reflejado en los numerales 13, 16, 29, 31, 123 y 129. En el artículo 13 se encuentra reconocido el fuero de guerra en delitos y faltas contra la disciplina militar con la restricción de que en ningún caso y por bajo ningún motivo puede extender su jurisdicción sobre personas que no pertenezcan al Ejército. En el artículo 16, último párrafo, se lee: “En tiempo de paz ningún miembro del Ejército podrá alojarse en casa particular contra la voluntad del dueño, ni imponer prestación alguna. En tiempo de guerra los militares podrán exigir alojamiento, bagajes, alimentos y otras prestaciones, en los términos que establezca la ley marcial correspondiente”. El artículo 29 contempla la suspensión de derechos fundamentales en tiempos de guerra donde entran las fuerzas militares, aéreas y navales. El 31, fracción II, es obligación del mexicano recibir el servicio militar asistiendo en “los días y horas designados por el Ayuntamiento del lugar en que residan, para recibir instrucción cívica y militar que los mantenga aptos en el ejercicio de los derechos de ciudadano, diestros en el manejo de las armas, y conocedores de la disciplina militar”. El numeral 123, apartado B, precisa que la fuerza castrense cuente con leyes propias. El 129 establece limitaciones a los militares, navales y fuerza área bajo estos términos: “En tiempo de paz, ninguna autoridad militar puede ejercer más funciones que las que tengan exacta conexión con la disciplina militar”.

Por último, el derecho militar mexicano cuenta con autonomía legislativa que se encuentra sustentada en los cuerpos normativos siguientes: Código de Justicia Militar; Código Militar de Procedimientos Penales; Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicana; Ley Orgánica del Banco Nacional del Ejército, Fuerza Aérea y Armada; Ley del Servicio Militar; Ley de Disciplina del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos; Ley de Educación Militar del Ejército y Fuerza Aérea Mexicana; Ley del Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas Mexicanas; Ley Nacional sobre el Uso de la Fuerza, Ley para la Comprobación, Ajuste y Computo de Servicios en el Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos; Ley que crea la Universidad del Ejército y Fuerza Aérea; y  Ley de Ascensos y Recompensas del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos.

En pocas palabras, es posible la existencia del derecho militar dentro del orden jurídico particular y general del Estado; “en el plano de la ley positiva tiende directamente al mantenimiento, acrecentamiento ilustre de la institución castrense, para el cumplimiento de sus altos fines” (Guillermo Cabanellas, Diccionario de derecho usual, 1985. Página 132).

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl