Como cada semana,hoy, abrimos nuestra ventana, para intentar nutrir a nuestros lectores de conocimiento y sabiduría, aspirando a empoderar a la ciudadanía, para que exija el cumplimiento de sus derechos y deberes.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Editorial: El problema de los conflictos

Equipo laventanaciudadana.cl

Periodismo ciudadano.

Dos semanas lleva el conflicto del profesorado y es bastante probable, tal como se ven las cosas,  que se arrastre hasta un mes. O más. Al cabo, habrá vencedores y vencidos. En términos de Unamuno, podrá decirse “ganaréis pero no convenceréis”.

En un país en que la crisis educacional pasó a ser una enfermedad crónica, las paralizaciones de actividades,  ya sea por parte del estamento docente, ya sea por parte del estamento estudiantil, son pan de cada año. En el caso actual, al parecer por primera vez en la historia, los maestros no se movilizan en pro de reajustes salariales sino por el mejoramiento de las condiciones en que se ejerce la actividad educativa.

En el petitorio gremial están incluidos problemas de antiquísima data y de alto costo financiero para el Estado como el pago de la “deuda histórica” que se arrastra desde el Decreto Ley 3551 de 1981 y que privó al sector del reajuste dispuesto para todo el sector público ya que, de hecho, a los Municipios (los nuevos sostenedores) jamás se les entregaron los recursos indispensables. Siete sucesivos gobiernos, de variados colores,  incluso en tiempos de bonanza,  han evadido el tema a la espera de que sean  el tiempo y el fallecimiento de los afectados, los factores que diluyan esta deuda. También se pide agilizar el pago de los “bonos al retiro” dispuestos por la ley y que hace posible la jubilación de los beneficiados y   la renovación de las plantas en los establecimientos.

En lo que puede ser visto como propiamente pedagógico,  se incluyen puntos tales como igualdad de trato para docentes diferenciales y educadores de párvulos, el fin de las dobles evaluaciones, estabilidad laboral, disminución de las cargas burocráticas entre otros.

El movimiento involucra a 80.000 docentes y ha dejado sin clases a sobre un millón de alumnos los que, además, han sufrido la pérdida de la alimentación escolar, todo lo cual genera innumerables problemas a nivel de los hogares más vulnerables cuyas madres deben salir a diario a trabajar.

El papel jugado por la ministra del ramo ha sido lamentable ya que desde su asunción  en el cargo ha mostrado nula preocupación  por el mejoramiento de la calidad de la educación en el aula (que es, sin duda, lo verdaderamente importante) y ha jugado todas sus cartas en proyectos laterales que están motivados por una sobreideologización que solo  busca obtener dividendos políticos. Para esta Secretaría de Estado el problema prácticamente no existe y se ha empeñado tozudamente en negarse a asistir a la Comisión respectiva de la Cámara de Diputados para informar. Lamentablemente queda claro que esta es una operación política al constatar que   la prensa adicta al oficialismo gobernante ha cerrado  sistemáticamente sus páginas a toda información sobre la materia.

El caso analizado es relevante por los costos humanos y sociales que conlleva pero es solo  una muestra palmaria de la actitud que nuestra comunidad tiene frente a los desencuentros que plantea la vida social en sus diversos campos.

En efecto, la contraposición de intereses lleva a una confrontación de los  grupos de presión (organizaciones sociales de toda especie)  tanto con las empresas públicas o privadas como con el Estado mismo  y todas las entidades que funcionan bajo su alero. Con creciente frecuencia estos conflictos se prolongan y se radicalizan con graves consecuencias para los actores de uno y otro bando y, también, con fuerte daño a sectores ajenos al problema mismo  y hasta para el país entero.

Toda sociedad está expuesta al riesgo de que algún sector exija que sus demandas,  ya sean salariales o de otra índole, sean atendidas y, por supuesto,  el hecho de prestarle la  atención correspondiente está sujeto a la racionalidad de lo demandado, a la disponibilidad de  los recursos que sean necesarios para tal efecto, a las priorizaciones que debe hacer la autoridad, etc.  En buenas cuentas, frente a peticiones y ofrecimientos de cada una de las partes, en un sistema democrático debe avanzarse hacia la negociación. La búsqueda de un triunfo total con el aniquilamiento del adversario puede transformarse en una victoria aparente y momentánea pero las secuelas serán perdurables.

Los países deben tener  normas en cuyo marco puedan encauzarse  las soluciones pero las partes que negocian deben contar con pleno conocimiento de los antecedentes del conflicto, habilidades para avanzar en la determinación de los puntos en que hay acuerdo y de aquellos en que hay discrepancias, generar confianzas mutuas que permitan avanzar,   de tal forma que siempre predomine una voluntad positiva de llegar a un acuerdo calibrando debidamente los costos que siempre traen aparejados estos problemas.

La actitud de prepotencia y menosprecio mostrada por la ministra de Educación es, a todas luces, una muy mala señal.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

5 Comentarios en Editorial: El problema de los conflictos

  1. Magnífico Editorial.

    Creio que o desmonte da Educação não é um projeto apenas no Brasil. Vejo que a lógica de sucatear a Educação pública em favor do fortalecimento daquela destinada aqueles que podem pagar, é uma realidade contra a qual temos que nos opor firmemente.

    Abraços.

  2. Yo me sumo a los comentarios , en cada una de sus partes, que hizo mas abajo Olga, ojalá los profesores asumiéramos cada vez con fuerza este conflicto, detrás de esto hay un serio conflicto de interés filosófico y político.

  3. Agradezco la mención de nuestro movimiento, se intuye un apoyo relativo. Por eso, con su permiso, quiero hacer algunas precisiones respecto a nuestro movimiento.
    1.- Es un mito que estamos privando de alimentación a los niños de Chile, este ítem sigue funcionando como siempre en las escuelas dado que quienes lo atienden no están en paro ni tampoco los directivos.
    2.- Respecto a las Menciones de profesores de Educación Diferencial, sucede que tenemos menciones que nos hacen ser expertos en ciertas materias cuya relevancia es ignorada generando muchas dificultades en la concreción de la verdadera Inclusión. Ud no le pediría al profesor de Ed Física que hiciera la asignatura de Química ¿verdad? Pues en el sistema se obliga a un profesor que es especialista en TEL (trastornos Específico de Lenguaje) a trabajar con estudiantes que presentan Discapacidad Intelectual siendo ambos campos muy diferentes y los apoyos a entregar de distinta especificidad.
    3.- Nadie ignora , a menos que escoja hacerlo, la precariedad salarial histórica de los maestros y el detrimento que su rol social ha tenido en las últimas décadas, esta situación se agudiza en la Jubilación, ¿deberíamos bajar los brazos pidiendo cumplimiento de las demandas que apuntan a mejorar su situación?
    En síntesis, invito a profundizar sobre este movimiento que recibe cada día más reconocimientos.

    Un saludo cordial

  4. Buena, muy buena Editorial, clara y precisa.
    Pero el presidente no lo entiende así, cómo es posible que permanezca en el cargo una ministra que vá contra la corriente de lo que creen y esperan los profesores , los expertos en el área y la comunidad escolar nacional.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl