Los creadores e impulsores del Neo-liberalismo y sus cómplices activos y pasivos, son responsables del atentado del sistema frente a la humanidad y al Medio Ambiente.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Editorial: ¿Entre gallos y medianoche?

Equipo laventanaciudadana.cl

Periodismo ciudadano.

En la madrugada del viernes 15 de noviembre, se suscribió un acuerdo político que puede ser trascendente para enfrentar la grave crisis político-social que enfrenta el país y que se prolonga ya por un mes.

Sesenta dirigentes a todos los colores concurrieron a su firma, con la sola excepción del Partido Comunista que, entre otras cosas, alegó no haber sido invitado.

El hecho, sin duda, constituye un hito.

Después de cuatro décadas en que los sectores más ligados a la dictadura cerraron las puertas a un cambio constitucional de fondo que deshiciera los amarres que el régimen gremialista-militar se empeñó en dejar “atados y bien atados”, el estallido social logró remover los cimientos de una obra que se veía hasta ahora sólida e inamovible.

Lo más destacable es que, por fin, ya se dejará de hablar de modificaciones puntuales a la Carta Fundamental para entrar de lleno al proceso de elaboración de una Nueva Constitución.

El acuerdo, por el momento, es meramente procedimental pero obligará a los desprestigiados partidos políticos a asumir la dura tarea de rehabilitarse en su dignidad, ganándose el respeto que este tipo de entidades debe tener en una sociedad democrática.

La falta de participación en esta instancia del gigantesco universo de todas las organizaciones de la sociedad civil, puede ser explicada por la premura del tiempo que hacía impostergable la adopción de consensos que descomprimieran un ambiente tenso y cargado de altos niveles de irresponsable violencia. Sin embargo, si los actores de estos acuerdos no se muestran abiertos a considerar una efectiva participación ciudadana a través de estos canales, la aventura estará irremediablemente condenada al fracaso. El proceso, bien llevado, con honestidad y dejación de los intereses partidarios o personales, puede ser el camino para recobrar la formación cívica ciudadana que es indispensable para dejar de lado una democracia de papel, meramente formal, como la que hasta ahora estamos viviendo.

Se han formulado críticas al texto convenido, en particular en relación con el párrafo que exige la concurrencia de 2/3 de los constituyentes en determinados casos. En verdad, solo en el momento en que el acuerdo se formalice legislativamente se podrán evaluar debidamente sus alcances ya que en la discusión se desechó la tesis del gremialismo de que en tal caso quedaba vigente la disposición correspondiente de la Constitución del 80,  y se convino en que a falta de acuerdo  y de normativa, tales situaciones simplemente quedarían sujetas a la ley que se dicte al efecto.

El paso dado debe ser considerado como positivo. Los próximos días nos permitirán estudiar sus alcances y consecuencias.

<laventanaciudadana.cl> espera contribuir a un debate serio y responsable sobre la materia, el que paulatinamente iremos impulsando ya que se trata de un terreno en el cual las determinaciones que se adopten comprometerán el futuro de nuestros hijos y de nuestra nación.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

2 Comentarios en Editorial: ¿Entre gallos y medianoche?

  1. Han pasado algunos días desde ese acuerdo a espaldas de las grandes mayorias, pero, que puede tener desdoblamientos positivos. No es realmente democrático quien haya dejado fuera de la invitación inicial a sectores importantes de la izquierda cuando, a rigor, son los partidos de ultraderecha, que defienden abiertamente los crímenes y la constitución de la dictadura, los que no deberían ni existir como partidos, como sería un eventual partido nazi en Alemania o en Israel, hipótesis inaceptable en ambos países.
    Tampoco es democrático quien insista en que una eventual nueva Constitución deba elaborarse fuera de una Asamblea Constituyente, formada por delegados electos por los ciudadanos en votación directa. Dejar sólo a los parlamentarios actuales elaborando nueva Carta Magna sería una broma de mal gusto para la población chilena.
    De cualquier manera, la iniciativa de La Ventana Ciudadana actuar en este proceso me parece elogiable y necesaria. Es como una obligación ya implícita en su nombre. Sugiero que todos los lectores y colaboradores de esta Ventana de Ciudadanía enviemos ideas de asuntos diversos que a nuestro parecer deberían ser inclusos en una futura (esperase que próxima) nueva Constitución Democrática y Humanista. Estas ideas, aunque sean no formatadas y sin tecnicismos jurídicos podrían ir siendo archivadas y posteriormente encaminadas para una formatación más jurídica, que pueda ser aprovechada como fuente de «consultas a las bases» de los futuros constituyentes.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl