Ciudades Sustentables... Una necesidad Urgente en el camino del desarrollo Integral del Ser Humano.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Editorial: ¿No será como mucho?

Equipo La Ventana ciudadana

Periodismo ciudadano.

Al asumir su segundo período, el Presidente Sebastián Piñera afirmó categóricamente que este nuevo mandato no sería un  paréntesis en el devenir político de Chile  (como lo fueron los gobiernos de Jorge Alessandri y el anterior suyo) sino que esta vez la centro-derecha, para dar los pasos necesarios  para transformar al país en una nación desarrollada, requería de ocho o doce años. Consecuente con ello, el discurso oficial en diversas áreas sectoriales anunció  metas al año 2030 con el obvio propósito comunicacional  de fijar en la mente de la ciudadanía la idea de que el largo plazo era indispensable para realizar políticas de Estado  que le cambiaran definitivamente la cara al país.

Esta idea, muy lógica en apariencia, permitía controlar los apetitos de sus seguidores y estaba sostenida en dos fuertes razones: el abrumador  triunfo logrado por la coalición oficialista en diciembre de 2017 y la desorientación generalizada de sus opositores que, desconcertados, no lograban avanzar nada en propuestas políticas y programáticas unitarias. Un grave error de este raciocinio presidencial  radica en pensar que el resultado electoral refleja una adhesión incondicional, dura, permanente en el tiempo, y no una actitud transitoria que es volátil y que puede variar en poco tiempo de acuerdo a las circunstancias.

Resulta extraño, por consiguiente, que el Gobierno, en vez de asumir el cumplimiento de  las tareas programáticas  comprometidas (lo que le daría el natural  derecho  a postular a un mandato de continuidad), insista en un manejo superficial de los problemas que plantea el mundo  actual,  prefiriendo  la vía comunicacional. El solo hecho de que Sebastián Piñera haya convocado esta semana a los principales columnistas de los grandes medios escritos (Luis Larraín, David Galagher, Lucía Santa Cruz, Max Colodro, Andrés Benítez)  para pautearlos y señalarles los temas que deben relevar y los temas que deben silenciar o desperfilar, demuestra palmariamente que en los altos círculos del poder político simplemente no se está entendiendo nada de lo que está sucediendo en el ámbito de  una sociedad que está en ebullición.

Pocas horas más tarde, en reunión con los diputados UDI en casa de Javier Macaya, el gobernante ha legitimado expresamente la prematura carrera por la sucesión presidencial señalando que la coalición oficialista tiene ya ocho postulantes que tendrían las aptitudes necesarias para llegar a La Moneda.

A pesar de navegar en un clima que le es favorable, el Gobierno en estos meses ha sido absolutamente incapaz de liderar una agenda política. Como señalara el académico Ernesto Águila de la Universidad de Chile, el Presidente construyó su liderazgo no sobre la base de un relato que interpretara las inquietudes y demandas de los sectores sociales más importantes del país sino sobre las lógicas mediáticas y del espectáculo, razón por la cual, responsabilizar a los medios por destacar las desatinadas expresiones de sus ministros Larraín, Santelices, Varela y Valente y no centrarse en lo realmente importante, no es sino una excusa para escabullir el bulto y echarle la culpa al empedrado. Uno de los grandes déficits del período 2010-2014,  fue la carencia de un relato que comunicara a la ciudadanía el sentido profundo de lo que se hace y  para qué se hace,  y, lamentablemente ahora se persiste en un mensaje cosista plagado de cuñas mediáticas desconcertantes. El cierre de la planta IANSA de Linares,  que implica una tragedia mayor para trabajadores, agricultores, transportistas, comerciantes,  de toda una Región, cada uno de  los cuales tiene nulas posibilidades de reconvertirse en el corto plazo, era la oportunidad propicia para mostrar un profundo compromiso humano con los afectados pero la más alta autoridad de la República optó por la cuña comunicacional indicando que los árboles viejos tenían que morir para dejar espacio a los árboles nuevos.

En tanto, por la otra  vereda,  transita una oposición  que no logra dar el tono, en que las huestes del Frente Amplio (que en su momento fueron vistas  con la esperanza de una renovación de la política nacional) se agotan  en sus peleas internas cargadas de personalismos, a la vez que los sobrevivientes de la Concertación y la Nueva Mayoría tampoco logran aterrizar en respuestas innovadoras en las que eventualmente pudiesen coincidir sus diversos sectores.

A todas luces, constituiría una majadería puntualizar cuáles son hoy los problemas más acuciantes.  La gente, el ciudadano de a pie,  los conoce y los vive, pero es claro que las elites políticas están cada vez más apartadas de las vivencias del mundo real. El problema es que, en la  medida en que esta conducta negligente e irresponsable se mantenga, el pilar democrático en lugar de consolidarse se va carcomiendo indefectiblemente, todo lo cual hace posible la emergencia de grupúsculos irresponsables que se alimentan del descontento pero que no constituyen camino alguno hacia el futuro.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

2 Comentarios en Editorial: ¿No será como mucho?

  1. No es tan somera la cosa, el gobierno de derecha esta macerando varios asuntos de fondo, la maquinaria esta aceitada y funcionando, ojo con eso, basta seguir la huella del dinero.
    Los políticos de “(oposición)” estan calculando con cuidado sus pasos, su único interés es mantener sus posiciones…la tregua eterna.
    Los senadores y diputados el mismo cuento, minimamente los puede mover de verdad tirar para arriba el país, a estos gañanes los mueve el gustito que ya le tomaron al billete de sus sueldos…haran sus mejores malabares para mantenerse ahí mismo…ni muy cerca que te quemes, ni muy lejos que te da frío.
    El país y sus habitantes les importa un soberano pepino.

    Piñera, democráticamente hablando, con mucho esfuerzo se sostiene leyendo sus desabridos y mecánicos discursos. No tiene el porte, el oficio, menos el ethos para acometer asuntos a nivel societario o país, el dinero es su norte y su pasión, arriesgar poco para ganar mucho…por ahí va este gobierno.

  2. He leído nuevamente un certero editorial sobre la desordenada situación política nacional. Pero se ven aparecer vientos de cambio en el horizonte. Un comentario de complemento: desde las organizaciones ciudadanas, cada vez más participativas felizmente, se están levantando brisas alentadoras. Un ejemplo: los vecinos de San Pedro de la Paz, han participado en una consulta ciudadana convocada por SECTRA acerca del proyecto vial Costanera Sur. Se impuso la voz mayoritaria de los ciudadanos por materializar un proyecto prioritario para la comuna: la alternativa 3, Costanera Sur (en vez de la ampliación de Enrique Soro), la que podrá continuar después hacia el sur como Ruta Costa; manifestaron además que la prioridad es esta y no el Puente Industrial, destacando el rechazo al proyecto puente del modo proyectado porque intervendría de modo brutal el Humedal Los Batros y la horticultura orgánica desarrollada en Boca Sur, entre otros impactos ambientales negativos.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl