El Conocimiento implica dolor, Este tipo de Dolor...Fortalece el Espíritu !!!
(Comente, y razone nuestros artículos con sus autores...luego, comparta-los.)
Actualmente nos leen en:
Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

EDITORIAL: THE DAY AFTER TO MORROW

Equipo La Ventana ciudadana

Periodismo ciudadano.

Bajo este título, un conocido filme estrenado hace algunos años, abordó el tema del cambio climático y los efectos que para la vida del planeta derivarían de este proceso amenazador. En psicología, por otra parte, se afirma que la madurez en los seres humanos se alcanza cuando el individuo es capaz de pre – ver  las consecuencias de sus actos, es capaz imaginarse un futuro más o menos cercano generado precisamente por las determinaciones que en la actualidad se toman.

En una democracia, los miembros de la comunidad política, asimismo,  son convocados a tomar periódicamente ciertas determinaciones aprobando o rechazando algunas propuestas o, lo que es más preocupante, seleccionando a las personas que serán sus representantes y mandatarios, los cuales, durante un período prefijado tendrán,  directa o indirectamente,  facultades para legislar y normar las actividades de la sociedad en una amplia gama de campos y materias.

Nuestro país deberá elegir dentro de los próximos meses al Presidente de la República,  a la totalidad de los diputados y consejeros regionales y a casi la mitad de los senadores, es decir a una cohorte de personeros que definirán las políticas públicas y adoptarán decisiones de inversión  de recursos que afectarán la vida concreta de millones de compatriotas.

Esa selección ciudadana estará sometida a importantes restricciones. Los postulantes a cargos de representación ciudadana son determinados primordialmente por los partidos políticos legalmente constituidos. A ellos,  se suman quienes aspiran a ser electos como “independientes” ya sea porque abandonaron las tiendas políticas de que formaban parte o porque emprendieron una aventura personal. Es decir, se puede escoger pero dentro de un menú bastante acotado.

En el paulatino proceso de corrosión de la democracia, los partidos han tenido y tienen una enorme responsabilidad. Si bien está dentro de su naturaleza el procurar obtener el mayor apoyo ciudadano posible y consecuentemente alcanzar el más alto número de representantes, ese antecedente  no los puede liberar de su obligación de postular a las personas más capacitadas ya que el país está reclamando permanentemente   mejores políticas públicas. Tras la recuperación de la democracia al cabo del largo tiempo de la dictadura, adquirieron una preponderancia inusitada los caciques y los operadores que se han movido con habilidad para instalar en los centros de poder a sus incondicionales más sumisos. El paso siguiente consistió en la postulación de sus hijos, hermanos, cónyuges, etc.  (la mayor parte de los cuales sin méritos propios) para avanzar luego sin tapujos con nombres y rostros de la televisión y de la farándula. El resultado ha sido  evidente: deficiente labor legislativa, abundante polémica y controversia, carencia de seriedad y profundidad conceptual, con el consiguiente daño al país y desprestigio de una  actividad que debiera desarrollarse en función del bien común.

En anteriores oportunidades hemos señalado que las opciones ciudadanas se debaten en la alternativa de apoyar fórmulas básicamente conservadoras, marcadas por un cierto conformismo con el modelo económico, social y político en que se vive, o fórmulas que teóricamente al menos buscan avanzar hacia un tipo de sociedad con mayores niveles de equidad y de inclusión.

Los ciudadanos tienen el legítimo derecho a enmarcarse en algunas de estas tendencias pero también tienen la obligación moral de plantearse una cuestión tremendamente importante: Objetivamente ¿qué posibilidades concretas existen de que, en particular, el candidato al cual se le está  marcando preferencia pueda realizar el proyecto de país que propone o, al menos avanzar seriamente, en esa dirección?

Es duro decirlo pero  es un hecho comprobable que la carencia de una formación cívica básica, la farandulización de la política, el debate basado en eslóganes vacíos y mensajes superficiales e injuriosos vertidos a través de las redes sociales, son factores que han incidido negativamente en la forma en que las personas aprecian la realidad, los problemas, los desafíos, y, por tanto, en las definiciones que adoptan.

Un ciudadano maduro debe analizar la capacidad y experiencia de cada nombre;  su independencia de criterio frente a los grupos de poder o de interés existentes; la calidad, organicidad, integridad, de las personas y  entidades que los apoyan; la viabilidad técnica y económica de sus propuestas programáticas; factores todos que influirán en la marcha del país en un sentido positivo.

El ciudadano ha ido perdiendo la valoración de su sufragio al extremo de estimarlo casi irrelevante. Esa actitud puede llevar a nuestra nación a escoger sendas utópicas, a optar por caminos carentes de toda sustentación seria, a seleccionar candidatos ineptos, carentes de autoridad y preparación.

La forma en que se exprese la voluntad de la comunidad política mañana, es decir  en  los próximos comicios tiene una significación objetiva. Lo que sucederá el día después de “ese mañana” depende cada uno de nosotros. Y eso, es bueno desde ya tenerlo claro.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl