El desarrollo de la nación debe estar presidido por el respeto al Medio Ambiente.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Rusia, Australia, Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

ESTÁNDAR COMUNICATIVO…

Préstamos léxicos en nuestro estándar comunicativo

Ana María Pandolfi Burzio

 Docente Inglés, Alemán. Traductora Inglés-Español. Magister en Arte c/ Mención en Lingüística.

 

En lingüística,  denominamos  préstamos  a  aquellos términos que de una lengua A  se introducen en una lengua B y que llegan a esta lengua para permanecer,  formando parte  del repertorio léxico que empleamos habitualmente.  

En el castellano que hablamos en Chile, este fenómeno no es ajeno a nuestros mecanismos de adquisición léxica; más aún, día a día se introducen en nuestra forma de hablar cotidiana palabras de otros idiomas, siendo los más frecuentes  originarios de lenguas de cultura como lo son el inglés, francés, alemán, italiano, entre otras.  Hablamos, entonces, de show, piercing,  glamour, edelweiss, bunker, pizza, pesto, kimono, vodka, entre infinidad de términos extranjeros que empleamos casi sin pensar que lo son.

En el  Diccionario de la Lengua Española (Real Academia Española), estas palabras aparecen como entrada léxica en letra cursiva, por lo menos, cuando se trata de ítemes léxicos de adquisición reciente, los que poco a poco se van incorporando al estándar como unidades normales.

¿Qué razones podrían aducirse para explicar este fenómeno, o acaso nuestro léxico no es suficientemente claro para denominar ciertos hechos, artefactos,  o características?  Múltiples: las más importantes, a saber, son la globalización del conocimiento en todo ámbito científico, tecnológico, cultural, social, en fin, de intercambio comercial, aparte del uso de los mecanismo digitales y virtuales que difunden vertiginosamente, en primera instancia, los últimos descubrimientos  de la ciencia y la técnica.

Además, la influencia del inglés es muy poderosa en el ámbito de la  comunicación vía  internet, web  y “sitios” (del ingl. sites) y todo tipo de recursos utilizados en las redes sociales.

Estimamos que difícilmente existen campos del conocimiento o de la vida en sociedad, en los que no se encuentren términos foráneos. Veamos, en concreto, algunos ejemplos para graficar lo expuesto.  En el campo de los deportes tenemos que se habla de  base ball, soccer, club, coach , coaching, squash, skate, fans, amateur, jogging, por citar sólo algunos ejemplos, todos provenientes del inglés, excepto la palabra “amateur” que se ha tomado del francés.

En otros campos también es posible encontrar innumerables ítemes léxicos de diversas lenguas, como serían la moda, especialmente femenina, aunque en la actualidad resulta difícil trazar una división exacta, pues los hombres también han variado sus gustos referentes a colores, formas y cortes.  

En el ámbito de la computación, la gran mayoría de las palabras dígito-virtuales se derivan del inglés y, tanto así, que dan origen a derivados como cualquier ítem  sustantivo del castellano: chat – chatear / twit  – twitear / whatsapp – whatsappear / google – googlear  y tantos más, que sería largo de enumerar, ya que a diario surgen nuevos métodos  comunicativos y, con ello, nuevas denominaciones.

También en la decoración, el  diseño, el arte  van y vienen nuevas tendencias, las que requieren de nuevas formas de denominación . No podemos dejar en pensar en expresiones como art nouveau, art déco, pop art, op art, country, bauernstil (del al. “estilo campesino”), y otros más. Muchas de estas palabras no cuentan con una equivalencia exacta en el estándar y se ha acuñado el término extranjero como uno más de la lengua que lo toma “prestado”. La falta de equivalencia puede deberse a que el término no   encuentra en la lengua A su valor semántico, es decir, aquel que le imprime la lengua de origen y estamos impelidos o usarlo como tal.  

Como es sabido, en las relaciones comerciales, académicas, de intercambio cultural en general, la lengua de contacto o lingua franca (latinismo para lengua de contacto) es el inglés en la sociedad moderna, en desmedro del francés que era la lengua de la diplomacia hasta entrado el siglo XIX.

Algunos idiomas traducen el término extranjero a los estándares morfosintácticos de su propia lengua; en México los hot-dogs  se denominan “perros calientes” y en Uruguay, “panchos”.

Por otra parte, algunos  ítemes léxicos extranjeros sufren alguna modificación en su ortografía, pasan a formar parte del repertorio habitual de los usuarios y, además, dan origen a derivados, con lo cual se integran totalmente a la lengua que los adopta. Tenemos en castellano casos como: fútbol, futbolista, futbolismo,  futbolero /     básquet, basquetbol, basquetbolista, basquetbolismo/ líder , liderar, liderazgo / estándar, estandarizar, estandarización, etc., provenientes del inglés football, basketball, leader, standard.

Estas formas, completamente normalizadas en sus cánones fonético-grafémicos, o la mayoría de ellas, tienen ingreso en los diccionarios de uso del castellano y pueden encontrarse como entidades léxicas estandarizadas que los hablantes  emplean en su  repertorio lingüístico disponible.

Ante esta realidad, someramente analizada, y por muy puristas del idioma que  los hablantes de una u otra lengua pretendan ser, es muy difícil, por no decir imposible, abstraerse de la influencia que una lengua pueda tener en otra, sea por necesidad léxica para llenar un vacío conceptual de tipo cultural, en un afán comunicativo universalizante, o simplemente por moda. En este último rubro, bástenos con poner atención a la forma de hablar de los jóvenes, su jerga , por ejemplo, tema por demás interesante de analizar quizás en alguna ocasión venidera.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl