La Filosofía y las Ciencias, deben estar presentes en nuestras vidas, sin perder su rigurosidad…hay que usarlas de modo cotidiano.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

GES, KAFKA Y MENOS VIDA

Es un hermoso día de verano que invita al optimismo. Me encuentro con un amigo y decidimos compartir un café. Noto que está con cara de enojado y se lo hago presente. Me contesta que no le sucede nada especialmente grave y que su expresión solo se limita a reflejar su  indignación por  los abusos de que son víctima los afiliados a una determinada  Isapre. Le aconsejo que se cambie a otra institución pues estamos en una economía libre y los usuarios, al optar por una u otra entidad, en verdad están optando por aquélla que les atiende mejor y les ofrece mejores servicios, como corresponde a una economía de mercado. Mi amigo se ríe burlonamente de mí y luego me dice: “¿Tienes tiempo y paciencia para conocer mi historia?”.

Trataré de resumir su relato,  tal cual lo escuché, en primera persona.

1.- Soy afiliado a una Isapre que, al menos en teoría, me garantiza más vida.

2.- Soy beneficiario del sistema GES (Garantías Explícitas en Salud) creado bajo el gobierno de Lagos y que financia de forma mutual la atención de diversas patologías prevalentes. Sus beneficios son múltiples ya que con un pequeño copago puedo acceder, por ejemplo, a tratamientos de hipertensión, diabetes y otras patologías más graves a un costo que para mí es accesible.

3.- Me corresponde el control periódico semestral. Solicito hora telefónicamente pero no se me responde. Decido ir personalmente a la consulta respectiva y, sorpresa, ya no existe. Me dirijo a las oficinas de la Isapre y, plop, están cerradas. En el local  vecino de toma de muestras para exámenes, me aportan otro teléfono.

4.- Llamo, y luego de veinte minutos en que una grabadora me insiste en la necesidad de hacerme el PAP (hasta ahora entendía que ello era para las mujeres), obtengo una hora médica más una buena noticia: el bono lo puede comprar “aquí”. Pregunto qué significa “aquí” y se me responde: “aquí en la clínica, en Hualpén”.

5.- Me voy una hora antes y entre el viaje y el estacionamiento pierdo treinta minutos. Me presento al mesón de atención (soy el cuarto de la fila), hago presente mi reserva de hora y pido mis bonos. La amable funcionaria me dice: “Aquí no vendemos bonos”…..”Pero si me dijeron…..” “Ah, pero eso  es allá…Baje al primer piso, cruce el edificio de enfrente por la pasarela del segundo piso, atraviese el estacionamiento, al fondo hay un pabellón y ahí puede adquirir su bono…”..”Pero voy a perder mi hora”….”Con usted voy a hacer una excepción…Lo voy a hacer pasar y luego me trae el bono…”….”Muchas gracias”.

6.- Soy atendido por el profesional designado por la Isapre, y voy a adquirir el bono. Soy el segundo de la fila….La señorita (única) tarda 35 minutos en atenderlo. Cuando me toca,  llega una colega suya para comentarle que en un documento está mal calculado el IVA… Exijo se me respete,  adquiero mi bono y cumplo mi  compromiso.

7.- A la tarde, voy a despachar mi receta a la farmacia en convenio. Tras 14 puestos y 40 minutos, el empleado me dice: “Tiene que llevar la receta a la Isapre para que se la visen”…”Pero si la receta es del médico de la Isapre…” ..”No puedo despachársela, “el sistema” me la rechaza…” A esa hora, la famosa Isapre ya está cerrada.

8.- Concurro a las nuevas oficinas (ni bonitas ni cómodas), soy llamado relativamente pronto, la señorita hace un llamado a un misterioso teléfono que no responde, me ofrezco para ir personalmente (a lo mejor es más rápido) pero desecha mi sugerencia: “Es que estoy llamando a Santiago y a esta hora están en colación…”.

9.- Por fin tengo mi receta visada. Me dirijo a la farmacia en convenio, me despachan 5 de 6 productos y me dicen que el otro debo retirarlo en 15 días más, pues aún me quedaría un saldo de la receta anterior. Así será.

10.- Llega el día 15. Me presento, debo esperar que corran 19 números y –  ¡oh sorpresa!-  el vendedor me dice: “Es que nosotros ya no tenemos convenio con la Isapre…” – “Pero es que éste es un saldo….” “No… Tiene que ir  a la farmacia XX”.

11.- Cumplo lo señalado en esta otra botica. Corren 9 números… Mi receta sale rechazada… “Tiene que llevarla a la Isapre para que se la autoricen…”  “Pero si ese trámite ya lo hice…” “Lo siento, pero “el sistema” me rechaza la receta…” A la tarde concurro, la señorita llama “a Santiago”  (¿no será un funcionario de ese nombre?) quien da el visto bueno… “En dos horas más, la retención estará liberada… aunque puede ser menos”… “Pero,  señorita…”alego tímidamente….”Entonces,  en pleno siglo XXI ¿ustedes no están en red?” “Sí, pero no siempre funcionan las cosas de inmediato…”

12.-Deambulo dos horas por el centro… A la hora correspondiente, me presento con mi receta…. Me piden mi cédula de identidad… El empleado saca el corchete que mantiene juntas recetas y boletas (“Le voy a corchetear todo para que ande solo  con lo necesario y no se le pierda ningún papel”, me dijeron en la farmacia anterior), digita cédula y productos en el computador (lo interrumpo para decirle que todo ya la compré, que es uno solo el producto pendiente, pero me responde que él necesariamente debe ingresar toda la receta)  y, una vez cumplido este proceso, me dice sonriente: “Lo siento, pero “el sistema” me rechaza la receta”.

13.- No puedo creer lo que escucho…. “Tendría que ir a la Isapre para ver cuál es el problema…” …”Es que de allá vengo….” “Lamentablemente, yo no puedo hacer nada….” Me devuelve mi legajo de papeles  y, en una vano intento por ganar una siquiera le digo: “Sería tan amable de corchetear los papeles que le pasé….”  Un poco avergonzado me responde: “Es que no tengo corchetes….”.

CONCLUSIONES:

1.- La salud no es un derecho fundamental sino un bien de consumo al igual que la educación.

2.- No es tan cierto que la economía de mercado sea más eficiente que la economía manejada por burócratas estatales.

3.- Las Isapres, al igual que las cadenas de farmacias, pertenecen a fondos extranjeros de inversión a los cuales les importa un pito la calidad de la atención que brindan.. Al contrario, solo les interesa maximizar su rentabilidad (lucro) a costa de clientes cautivos.

4.- En época de verano, los funcionarios de la Superintendencia del rubro están gozando de sus merecidas vacaciones legales. Además, sería impropio, con estos calores,  exigirles que se preocupen de cómo funciona el AUGE. Si no lo han hecho con frío, menos lo van a hacer con estas altas temperaturas.

5.- Si el gobierno de Bachelet (que no cree mucho en la economía libre) no ha tenido el coraje de ponerle el cascabel a todos estos gatos, sería de ilusos pretender que el nuevo equipo lo haga.

MI AMIGO, EN VERDAD, ES UN POCO EXAGERADO PERO ME JURÓ, POR LO MÁS SAGRADO, QUE TODO SU RELATO ES VERDADERO.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl