El Conocimiento implica dolor, Este tipo de Dolor...Fortalece el Espíritu !!!
(Comente, y razone nuestros artículos con sus autores...luego, comparta-los.)
Actualmente nos leen en:
Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Habilidades blandas y duras.

La mirada científica

Habilidades blandas y duras, ¿Coeficiente Intelectual v/s Inteligencia Emocional?

Ps. Pamela Espinosa B.
Psicóloga, Magíster en Desarrollo Organizacional.
info@consultoradesafio.cl
Citas Bibliográficas:
Goleman, Daniel 2015 “Cómo ser un líder”.
Espinosa, Pamela 2017 “Habilidades Blandas y Duras, ¿Cuáles son mas importantes?” Diario Concepción.
http://www.diarioconcepcion.cl/2017/01/17/#2

¿Qué es lo que define la calidad de trabajador que es usted? ¿Por qué hay personas que logran las metas y proyectos en equipo, con eficacia y buen clima de trabajo mientras a otras les cuesta sacar adelante lo que se les solicita o son conflictivos de liderar?, ¿Por qué hay personas que a pesar de su inteligencia y conocimientos, no logran resultados de excelencia?.

Comienza un nuevo día y usted como trabajador, sea cual sea su ocupación, tiene el desafío de lograr objetivos y metas. Ejercer un trabajo, requiere de permanentes interacciones y coordinaciones con las demás personas. Si lo piensa bien, casi todo lo que hacemos desde el momento en el que entramos a la oficina (e incluso antes gracias a nuestros smartphones), es conversar con otras personas para acordar lo que haremos. Interactuamos a través de emails, conversando para acordar fechas de entrega, escuchando los lineamientos de la jefatura o definiendo las directrices para los equipos de trabajo, para todo esto y mas necesitamos comunicarnos con los demás. Significa entonces que la calidad de nuestras coordinaciones y conversaciones, y por ende de la capacidad para comunicarnos de manera efectiva con los demás, define la calidad de los resultados que obtenemos en el trabajo, la rapidez con la que logramos movilizar a los demás, la precisión de nuestros informes, la calidad de la supervisión realizada, etc. Esta historia es sólo un botón de muestra respecto del impacto que tienen en nuestro desempeño las habilidades y competencias personales, que van más allá de los conocimientos técnicos de cada especialidad, sino que se relacionan con el “cómo” hacemos nuestro trabajo.

Daniel Goleman, en sus estudios científicos sobre inteligencia emocional en el trabajo, nos plantea: “¿Qué tiene mayor importancia para conseguir un liderazgo que proporcione resultados: el coeficiente intelectual (CI) o la inteligencia emocional (IE)? La paradoja es que ambas cosas importan, pero de modos muy diferentes… se requiere un CI mínimo de 115, para asimilar la complejidad cognitiva de profesiones como medicina, derecho, finanzas o cargos ejecutivos de alto nivel. Pero una vez que la gente ya ocupa esos puestos, el CI deja de tener importancia como indicador de éxito”… todos los trabajadores que ocupan esos puestos “han sido seleccionados por sus habilidades intelectuales, pero para definir quién será el más productivo, el mejor miembro de un equipo o un líder destacado, cobra una mayor importancia la inteligencia emocional”.

Hoy, las “Competencias Duras” son aspectos que prácticamente no generan ninguna diferencia entre un profesional y otro, sin embargo, las llamadas “Competencias Blandas” o Habilidades Directivas, se consideran elementos cada vez más relevantes para los procesos de selección y son definitivamente las que generan un factor diferenciador de la efectividad en la gestión de las personas y para el logro de un desempeño sobresaliente.

Hoy mas que nunca, es clave que una persona sea capaz de generar relaciones positivas con sus trabajadores, favoreciendo el entendimiento y la colaboración entre las diferentes especialidades, más que la competencia y la confrontación. Las jefaturas deben ser capaces de adaptarse al cambio y dinamismo del mundo actual así como también deben poder resolver problemas y desarrollar soluciones orientadas a ganar-ganar. Estos aspectos son determinantes en un mundo como el actual, en el cual todos los trabajadores tienen voz y voto a través de sus sindicatos. Ya no basta con mandar e imponer sino que hoy usted debe ser capaz de motivar y persuadir de forma positiva a sus trabajadores, lograr las metas operativas y estratégicas cuidando el clima laboral y minimizando los riesgos psicosociales asociados al puesto de trabajo.

La buena noticia es que las Competencias Blandas pueden desarrollarse. Podemos aprender a escuchar de manera activa, a motivar a nuestros empleados, a comunicarnos con fluidez, a trabajar en equipo y a desarrollar una actitud más positiva frente a la vida. Eso si, recuerde que una de las principales barreras del aprendizaje es creer que usted ya lo sabe todo, necesitamos entrenar nuestra capacidad para mirarnos a nosotros mismos y atrevernos a pedir la opinión respecto a cómo somos percibidos, de manera abierta y sin ponerse a la defensiva. Este feedback y apoyo profesional para su desarrollo, puede crear una diferencia significativa entre un profesional experto en la materia y un líder de verdad.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

3 Comentarios en Habilidades blandas y duras.

  1. Pareciera ser un tema que sólo importa al ámbito laboral, a las empresas…Sin embargo, claro que es aplicable y necesario a distintos ámbitos de la sociedad en que el ser humano se mueve y debe aprender a ser no sólo eficaz, sino eficiente y armónicamente justo y bondadoso en sus acciones.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl