Ciudades Sustentables... Una necesidad Urgente en el camino del desarrollo Integral del Ser Humano.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Las cosas cada día más claras.

Equipo La Ventana ciudadana

Periodismo ciudadano.

Con insistencia, <La Ventana Ciudadana> ha planteado el grave problema que para la sociedad chilena implica la vasta red de relaciones existente entre los grupos de poder que maneja la elite chilena.

No se trata simplemente de una trama de afectos o de lazos sanguíneos o de vecindarios de barrio o de compañeros de colegio, sino de un cuadro de intereses que tiende a consolidar una verdadera casta de privilegios y de exclusiones injustificables. Cifras de importantes entidades internacionales, constatan que Chile es una de las naciones más desiguales del mundo en lo social y en lo económico y una de las más conservadoras en el flanco de lo que se reconoce bajo el epíteto de “temas valóricos”.

Una cadena indesmentible une con solidez a grupos económicos,  con medios de comunicación,  con universidades “cota mil”,  con muy bien financiados “centros de pensamiento”,  con ciertos  partidos políticos y hasta  con confesiones religiosas, constituyendo un sólido bloque cuyas partes  definen  las verdades sociales,  se retroalimentan, se aplauden mutuamente y se defienden colectivamente de un eventual agresor que se atreviera a  cuestionar “los principios de la gente seria”.

Esta defensa solidaria,  en los  casos que ya se han instalado en el debate público generado a partir del proceso legislativo,  se realiza a través de incansables columnistas que gozan de generosos espacios y que realizan un denso  trabajo argumentativo,  lo que sería altamente plausible si  sus contrapartes obtuvieran condiciones más/menos equivalentes para discutir. En los demás casos, el método a seguir es el del silenciamiento, ya que se parte  de la base de que lo que no se informa a través de la prensa escrita o la televisión simplemente no existe. Si bien en teoría las redes sociales constituyen un ariete que puede devastar ese cerrado muro, en la práctica la irresponsabilidad con que se manejan, a través de la injuria y grosería sistemáticas, de la reproducción de afirmaciones falsas e incluso la contratación de individuos contratados específicamente para tales fines, hacen perder toda confiabilidad en sus contenidos. Solo unos pocos  medios de comunicación digitales, orgánicos, responsables, han ido abriendo ventanas que permiten renovar el aire en una sociedad prisionera del tinglado de intereses.

El académico Hugo Eduardo Herrera, de la Universidad Diego Portales, en reciente entrevista, abordó un aspecto importante de este tema, al referirse a los think tanks que permanentemente aparecen como fuente informativa en la prensa tradicional: “Uno tiene la  sospecha de que son simplemente el brazo armado de ciertos intereses económicos, se transforman en bandos partisanos que no aportan a una discusión que tenga a la vista el interés general del país”. “Las cabezas a las que se presenta bajo la rúbrica de investigadores carecen habitualmente de las condiciones mínimas exigibles en occidente para recibir tal calificativo”. El Instituto Libertad y Desarrollo (Cristian Larroulet, Susana Jiménez, Juan Andrés Fontaine, Alfredo Moreno, nombres que conforman el actual equipo de Gobierno) “es responsable de haber mantenido a la derecha más extrema en vigencia a un cuarto de siglo de la caída del muro. El economicismo sin matices que usualmente ha defendido, opera como tapón a la maduración de una centro derecha efectivamente política”. Apuntando sus dardos, luego, a la Fundación para el Progreso (de donde provienen el ministro Roberto Ampuero y el asesor presidencial Mauricio Rojas), Herrera denuncia: “¿Dónde queda la posible independencia de las mentes fichadas si dependen del capricho de un mecenas? No hay ninguna señal de sus aportantes ni detalles financieros”.

Aldo Cassinelli, director del Instituto Libertad, ente vinculado a Renovación Nacional, acotó: “Debe transparentarse la existencia de think tanks dedicados a la defensa de intereses y de otros orientados a la formación intelectual, todo con una mayor trasparencia financiera”.

El ideólogo neoliberal Axel Kaiser (director de la FPP), salió a responder: “No deja de sorprender la envidia y el chaqueteo de seudointelectuales poco influyentes  de una derecha estatista y antiliberal  y su incapacidad de sumar en lugar de dividir”. A las dos horas, por órdenes superiores, borró su twit.

Los antecedentes expuestos no hacen más que confirmar una realidad evidente pero que comúnmente escapa al conocimiento y a la reflexión de la mayoría de la ciudadanía.  Más aún, las opiniones entregadas por estos centros de estudios, son recogidas, amplificadas y transformadas “en verdades oficiales” por los medios de comunicación más importantes que artificiosamente van creando realidades. Ninguno de estos entes ha presentado jamás estudios  objetivos sobre temas como medio ambiente, pesca, tabaquismo, por ejemplo, que no sean para defender intereses específicos. El propio Larroulet, hace algunos años, negó que Libertad y Desarrollo recibiera financiamiento de la principal tabacalera del país para terminar reconociendo posteriormente tal hecho.

El problema que se menciona es particularmente grave ya que poderosos grupos de presión buscan generar climas de opinión, sensaciones colectivas, impresiones, todos elementos proclives a la defensa de sus intereses particulares, dañando la racionalidad que necesariamente debe tener todo debate sobre la cosa pública.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Responder a Carlos. Cancelar respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

3 Comentarios en Las cosas cada día más claras.

  1. Coincido con el comentario de mi tocayo. Los ciudadanos amigos del bien común por sobre el bien individual debemos continuar organizándonos para aguantar los aludes arrasadores y la destrucción ambiental que sufrimos día a día, originados empresas y élites inescrupulosas.

  2. Qué buena editorial, sensata, clara, precisa y por sobre todo de una certeza impecable.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl