El Neoliberalismo, ante tragedias medio ambientales, prefiere cerrar colegios y no las empresas que contaminan, en definitiva, el Neoliberalismo valora más al empresariado que los niños, los colegios y la ciudadanía… Y, nosotros qué hacemos?
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

LO PEOR ESTÁ POR VENIR

Luis Arancibia Urzúa

Periodista egresado de la Universidad de Chile. Ha trabajado en Radio Chilena, agencia Orbe y Radio Televisión Española. Reside en Madrid.

Especial para laventanaciudadana.cl

Madrid, España.

Las elecciones generales y posteriormente los comicios para elegir representantes a los municipios y  Comunidades Autónomas  dieron una alegría a los ciudadanos españoles que militan, piensan o se sienten próximos  a la izquierda.

No obstante, la euforia por los  resultados en principio óptimos  dio paso a la decepción.

Salvo excepciones, ni socialistas ni las fuerzas aglutinadas en Unidas Podemos y otros grupos de izquierda sumaron mayoría para gobernar en capitales tan importantes como Madrid y ciudades y pueblos relevantes.

Lo más inquietante es que  la derecha tradicional, el Partido Popular, que tampoco alcanzó mínimos para gobernar por su cuenta, recibió el apoyo de Ciudadanos, un partido que se autodefine liberal   y dispuesto a liderar la derecha española. La guinda en este baile por el poder la ha puesto VOX, el partido de ultraderecha, heredero del franquismo y próximo a otros grupos que ya están dando quebraderos de cabeza a países como Alemania, Holanda, Francia, Italia, Polonia o Hungría. Su apoyo, con condiciones, ha llevado al Partido Popular a la alcaldía de la capital española.

Madrid merece una atención preferente en este ensayo político que podría extenderse a otras regiones de España. Por cierto, este tripartito de derecha tiene desde hace meses el mando de la comunidad de  Andalucía tras décadas de gobiernos socialistas.

La capital española tuvo años de gloria tras la reinstauración democrática  cuando fue alcalde el filósofo, sociólogo, catedrático  socialista y represaliado por la dictadura de Franco,  Enrique Tierno Galván. Su fallecimiento rompió la racha y el mando del gobierno local pasó a manos de la derecha.

Hace cuatro años se produjo un paréntesis y el bastón de alcalde recayó en la jueza independiente Manuela Carmena, apoyada por Podemos e Izquierda Unida.

Durante su periodo, la corrupción y la dilapidación del dinero municipal, hábitos en los periodos de Gobierno del Partido Popular, desaparecieron por arte de magia. Incluso, se saldaron deudas de miles de millones para cerrar  con superávit.

Ni estos logros ni el carisma de Carmena bastaron  para repetir mandato. La división en el seno de Podemos resultó una daga que debilitó a las fuerzas de izquierda. Tampoco los votos de los socialistas sirvieron para mantenerla en la alcaldía.

Ahora, el Ayuntamiento de Madrid, con el popular José Luis Martínez-Almeida al frente de la alcaldía, ha comenzado a desmontar todo cuanto sea herencia del anterior consistorio.

Madrid Centro, un plan del anterior Consistorio para bajar los índices de contaminación de la capital   y que obedece a directrices de la Unión Europea, es blanco de las amenazas de las nuevas autoridades. Desde Bruselas, sede de la Unión Europea,  se ha advertido que  si se desbarata Madrid Centro  se aplicará una multa que perjudicará directamente a los habitantes de la capital.

En otros asuntos, el alcalde y colaboradores han actuado rápido y sin oposición.

Con candados en mano y botes de pintura en ristre, en cumplimiento de lo ordenado por el señor alcalde, empleados municipales procedieron a  cerrar y quitar todo vestigio de un espacio cultural vecinal que funcionó durante el gobierno de Manuela Carmena en el barrio Salamanca.

El procedimiento de acoso y derribo es un mensaje claro a los adversarios políticos. Toda oferta cultural será mirada con lupa. Y aquello que  pueda suponer propaganda ideológica será desterrado. Desde ya, el programa del Centro Cultural La Gasolina para los meses de junio y julio, que incluía entre otros  exposiciones y un concierto musical solidario , fue anulado.

Igual suerte han  tenido otros Centros  y en los que no se han permitido  proyecciones de documentales e incluso clases  al aire libre de tango.

La excusa: no haber solicitado el permiso correspondiente.

De acuerdo a un pacto entre el Partido Popular y VOX,  el grupo de ultra que se ha convertido en bisagra para que la derecha gobierne en Madrid, la vigilancia estrecha de las actividades de  los Foros Vecinales locales debe ser prioritaria.

Ser rehén de Vox  obligará a  replantearse, tanto al Partido Popular como a  Ciudadanos, una serie de derechos que ya están arraigados en la mayoría de los españoles.

Para muestra, estas son algunas de las medidas que VOX  pretende que se reformen o anulen:

Derogación de la ley de violencia de género , derogar la obligación de conceder una cuota del 40  por ciento de mujeres en las listas electorales, prohibir el aborto , oposición cerrada a la eutanasia , ampliar el permiso de maternidad , no el de paternidad, además Vox niega que exista una brecha salarial entre hombres  y mujeres.

Ante el rio revuelto en el que se mueve la política española todo puede ocurrir. A los ciudadanos les queda un recurso: mantenerse alerta ante el peligro.

Que miles de madrileños salgan a la calle con casi 40 grados a la sombra para exigir que se mantenga el Plan Madrid Centro es un paso a la esperanza.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl