La ciudadanía no puede permitir que lleguen al gobierno, los que se coluden contra sus intereses.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Rusia, Australia, Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

LOS EMPRESARIOS Y LA EMPATIA SOCIAL

Maroto

Desde Canadá.

Es innegable que en la región de la Araucanía existe un problema de violencia; negarlo sería absurdo e irresponsable. Un problema de violencia cuyas raíces se remontan hace ya varios siglos y que ha sido en gran medida ignorado de manera consciente y reiterada por los diferentes actores presentes en la región.

La mayor parte de los empresarios chilenos y la generalidad de los medios de comunicación social resumen este problema de manera pobre e interesada, como un conflicto en que el pueblo Mapuche o sectores organizados de este manifiestan, a través de medios violentos, su inconformidad con la realidad que los afecta, perturbando así gravemente la paz social y las actividades que las empresas forestales desarrollan en la zona.

Dirigentes empresariales ligados a los intereses económicos del sector forestal recurren constantemente a denuncias de supuesto terrorismo indígena, exigencias por una mayor severidad en las penas a los presuntos culpables y condenas al gobierno por una supuesta inacción respecto de esta violencia. Estos paladines aparecen en forma reiterada en foros públicos y privados exigiendo garantías para seguir desarrollando sus actividades económicas en el territorio en cuestión; requieren del Estado mano dura y la judicialización del conflicto; demandan mayor presencia policial y el encarcelamiento de quienes ellos apuntan como responsables de la violencia; todo esto, como condiciones necesarias para seguir llenando sus arcas con los miles de millones que el negocio forestal les reporta.

Estos personeros presentan al sector forestal (camioneros incluidos) como la víctima de una situación de injusticia, intentando resumir burdamente el conflicto en número de camiones quemados y perjuicio económico para sus empresas.

Triste caricaturización de lo que un líder empresarial debiera ser.

Un verdadero líder empresarial no solo debe preocuparse por el bienestar económico de sus negocios. Un verdadero líder empresarial debe necesariamente desarrollar su actividad económica considerando y esforzándose por entender el entorno en el que esta se desarrolla. Entender la dinámica social, las verdaderas motivaciones que hay detrás de ella, y el rol y la responsabilidad de cada uno de los actores, debiera ser un compromiso prioritario de todos quienes aspiren a ser líderes empresariales.

No basta con contar camiones quemados, perseguir culpables o amenazar con paros. Es necesario que el empresariado chileno y particularmente aquel asociado al sector forestal, haga un profundo y objetivo análisis de la problemática que por siglos ha afectado al pueblo Mapuche, asuma su responsabilidad en este conflicto y haga un mea culpa; un mea culpa por años de aprovechamiento, abusos y conductas claramente reñidas con la ética y buenas prácticas empresariales.

Es necesario que el empresariado chileno reconozca que el problema de violencia en el territorio Mapuche no es realmente el problema de la violencia física traducida en la quema de camiones, sino que la grave violencia social a la que las comunidades indígenas han sido expuestas por años. Una violencia y agresión social que, con la complicidad activa del empresariado y bajo la mirada las más de las veces silente del Estado, ha condenado al pueblo Mapuche a vivir en condiciones de marginación permanente.

Un reconocimiento honesto y profundo de esta naturaleza por parte del empresariado,  y el compromiso de estos a actuar en consecuencia, unido a un Estado que asuma su también ineludible responsabilidad en este tema, podría abrir las puertas al establecimiento de un nuevo diálogo entre el pueblo Mapuche, el sector empresarial y el Estado.

Solo en la medida en que se produzca un cambio radical en la capacidad de empatía y responsabilidad social de nuestros empresarios, será posible avanzar en una solución colaborativa de largo plazo en este conflicto; una solución basada en el sinceramiento de responsabilidades y un dialogo abierto y transparente, y no en la imposición por la fuerza de los intereses económicos de unos pocos a costa de continuar transgrediendo los derechos del pueblo Mapuche.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl