La defensa del Medio Ambiente... Es compromiso con la vida!
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

OTROS CAMINOS

Gladys Semillán Villanueva

Embajadora por la Paz de las Naciones Unidas por la Letras UNILETRAS. Ave viajera de Semillas para la Juventud

Desde Córdoba, Argentina                                                             .

Te conté como había descubierto una posibilidad más en mi mundo de creatividad.

Algo que despertó la curiosidad por el material y el asombro de todo lo que se puede hacer.

De todo lo que me desafiaba en formas y colores.

Me senté en el taller cómodamente frente a un amplio ventanal que me permite la entrada de profusa luz y deje vagar la imaginación visualizando como armar un telar rústico.

Me incorporé como si me hubieran dado un tirón del brazo y fui directamente dónde mi padre acumulaba leña para la salamandra que era su amiga en el invierno. En ella siempre tenía una pava con agua pronta para unos buenos mates y ellos nos llevaban a una conversa agradable recordando su niñez.

Vi dos ramas sin trozar altas de aproximadamente tres metros de altura no demasiado gruesas con forma de horqueta en la parte superior.

Estaba emocionada iba descubriendo mi telar.

Lo llamé,  le explique que me parecía se podía hacer y con una sonrisa esplendida sacó de su cajón algunas herramientas, separó las ramas del resto y comenzó la tarea.

Al atardecer tenía mis dos troncos listos para comenzar la acción.

Le bajó la altura, hizo unas perforaciones para que pudiera poner como unas especies de clavijas y en ellas calzar los travesaños de cilindros de madera donde calzaría la urdimbre.

Lo sujetó apoyado en una pared de manera que le diera buena luz.

Allí me quedé mirando arrobada pensando.

De pronto comencé a reírme con ganas, cuantas veces había protestado por las horas de trabajo manual que me habían impuestos la monjas del Colegio de la Divina Pastora aprendiendo todo tipo de puntos, tejidos a dos agujas, a una, con una muy extraña por dónde se pasaba la lana y sobre una superficie especial se iba tejiendo una alfombra.

¡Alégrate!

Me dije…tienes herramientas para comenzar.

Había observado como tejían aquellos hermosos personajes de Grecia, como pasaban el hilado por la urdimbre y eso me dio pie para iniciar la aventura de tejer.

Así debía definir mi nuevo trabajo.

Lo importante es que debía esperar al día siguiente para poder comprar el
material.

Mientras tanto, tomé un cuadernillo y comencé a esbozar con lápiz algunas ideas.

Amanecí ansiosa.

Pensé que ese boceto que me atrapó era un desafío tremendo pero siempre fui como atrevida en eso plasmar ideas.

Un Cristo en su Cruz.

Creo que estuve un poco loca pues debía pensar en solucionar un par de dificultades.

Puse esa música suave, como si me acariciara, que me inspira, cerré los
ojos y comencé a tejer con la mente puesta en esa idea fascinante…soñé.

Salí a comprar y regresé con dos bolsas repletas de lanas de colores y el material preciso que para lo debía ser la urdimbre de base.

Mamá preparó un delicioso té y papá colaboró con sus brazos para devanar las madejas.

Les había contagiado la alegría y mucha curiosidad.

Busqué un tronco no muy grueso para utilizarlo como el brazo horizontal de la cruz y comencé a armar el diseño.

Coloque la urdimbre de lana gruesa mezclando dos colores para darle más resalte, marrón y rojo oscuro.

Y apareció lo que había imaginado.


Cristo nativo, 1986

Así se sucedieron los temas, emoción tras emoción una suerte de magia tridimensional de desafío constante buscando siempre más, paisajes, la naturaleza colándose entre mis hilos de colores.

Tapices pequeños, medianos o de gran porte como el tamaño de una puerta.

Lo que me pidió un amigo para su casa ya tenía la pared y la guardaba para mi trabajo.

Sonó una mañana el teléfono, atiendo y desde muy lejos me dicen…escucha…

y desde el espacio infinito las campanas de la catedral de Santiago de Compostela me recordaban cuanto las quería y me visitaban.

Mi silencio fue abrumador y José Manuel pensando que estaba desmayada me sacude con un…¿estás viva?

¡Necesito ver mi pueblo en un tapiz tuyo!

Ya lo tiene, es su orgullo, para mí una gloria.

A veces me pongo frente a mis obras no todas se van de casa algunas las guardo obsesa.

Me traen recuerdos, momentos vividos únicos, irrepetibles, profundos, siempre provocando un crecimiento.

Y una suerte de amor que además en esas urdimbres quedaron sueños, palabras, deseos insertados misteriosamente en el secreto de mis hilos.

En el que anida una voz suave que me ha murmurado preciosas palabras como,

¡Quiéreme!, ¡Te amaré!

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

9 Comentarios en OTROS CAMINOS

  1. extraordinario el trabajo que as realizado, la charla con tu padre, y un cristo muy original.,…..luis

  2. Belleza en su tiernas telas, belleza en sus frases urdidas con dulzura.
    Una Artista una gran ARTISTA, Argentina querida!

    • ANGELINA,..hay un punto de partida en mi obra,una profunda vocación y mucho amor
      GRACIAS

  3. Que hermoso caminos nos dibuja usted con el lápis y con el alma de mujer sensible, lúcida libre e inteligente.

    Gracias Gladys.

    • MIGUELINA…TUS COMENTARIOS QUE AGRADEZCO PROFUNDAMENTE SON UN ACICATE PARA SEGUIR.
      GRACIAS

  4. Cuanta creatividad en cada una de sus frases coherente-mente entrelazadas ufff y las ilustraciones, Fantásticas.

    • CARLOS,BUENO TANTO MIMO ME DEJA EL CORAZÓN ACELERADO.
      GRACIAS…GENEROSO AMIGO.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl