La ciudadanía no puede permitir que lleguen al gobierno, los que se coluden contra sus intereses.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Rusia, Australia, Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

RICARDO LAGOS: LA DECISIÓN DEL PARTIDO SOCIALISTA

Una alianza de centroizquierda  requiere de una izquierda clara. El PS con su decisión ha dado un paso importante en ese sentido. Entender este paso del PS y lo importante que es para la izquierda y una alianza de centroizquierda, requiere mirar lo ocurrido en los últimos 25 años. El colapso del bloque socialista trajo el fin de la Guerra Fría y con ello el neoliberalismo proclamó el fin de la historia y su hegemonía plena que traería progreso, libertad y paz en el mundo. Es evidente que ninguna de esas promesas, declamadas sobre los restos del Muro de Berlín, se ha cumplido ni se cumplirá. El progreso neoliberal solo ha acrecentado la desigualdad en todo el planeta, la libertad neoliberal es solo retórica para justificar afanes imperialistas y la paz neoliberal significa sometimiento poniendo fin a la independencia y autodeterminación de los pueblos.

Ricardo Lagos representa el intento desde la socialdemocracia para “domar” y gobernar con rostro humano al neoliberalismo. Sin duda que en el caso de Chile su gobierno fue una experiencia cualitativamente distinta que se explica, entre otras cosas, por lo ocurrido en los últimos 30 años antes de su investidura como Presidente. Pero hoy también es evidente que la llamada “Tercera Vía” ha fracasado en el mundo y las propuestas que en el Chile del 2000 mostraron gran potencialidad hoy, en el Chile del 2015, aparecen más bien agotadas o lo meneos impedidas de un mayor despliegue ante la evidencia que el crecimiento no trajo más igualdad.

Al observar la propuesta programática de Lagos hay importantes propuestas que compartimos miradas desde la izquierda, como es el fin del carácter subsidiario del Estado; pero, también se afirma que “persistiremos en la mantención de un entorno de estabilidad macro-financiera”, propio de las políticas neoliberales. Esto es lo que no convence del “sentido de la concepción reformadora” de Lagos. Si la propuesta económica es la misma entonces queda en letra muerta la propuesta de terminar con el carácter subsidiario del Estado. Esa es la contradicción de fondo que hace inviable la opción socialdemócrata en estos tiempos y el error de análisis de quienes, falazmente, han argumentado que el destino del PS no era otro más que a Lagos. La historia nos está pasando la cuenta y el ciudadano común así lo está percibiendo.

La decisión del PS puede o no ser una oportunidad para los trabajadores y sectores populares que en promedio ganan menos de quinientos mil pesos y cuyas familias, en su gran mayoría, se las arreglan mensualmente con mucho menos del doble de aquella cifra. Esas familias son una gran mayoría que está altamente endeudada, con trabajos precarios, sin capacidad de negociación, consumiendo basura, sin acceso a información decente, alienada, expuesta al mercado en derechos tan básicos como salud, educación y previsión. Igualmente esta decisión del PS puede ser o no una oportunidad para los sectores medios y de la pequeña y mediana empresa que, bajo el neoliberalismo están sometidos al crédito usurero de la banca, la posibilidad de perder en cualquier momento su relativa seguridad y la estrechez creativa y de competencia que ofrecen el puñado de grandes empresas que controlan la economía nacional.

Aspiramos que el sentido de las trasformaciones del actual gobierno sea cambiar el actual modelo de desarrollo que hace del crecimiento económico un fetiche que beneficia solo a menos del 1% de la población, la más rica. Este “sentido de la concepción trasformadora” es distinto a la propuesta socialdemócrata y es eso lo que ha decidido el PS. Sin duda esto es un esbozo y el análisis es más complejo y no significa necesariamente que este otro “sentido” este claramente instalado en el candidato elegido por el PS. Lo que si se instala con esta decisión es la idea firme de continuar el proceso trasformador cuya principal amenaza es ese 1% que detenta un poder antidemocrático y codicioso.

La tarea es grande para una izquierda moderna que debe recuperar el sentido histórico de hacer de los trabajadores y la participación popular los ejes de su poder político; que debe ser capaz de reconocer la importancia de la iniciativa privada y asegurar su espacio de desarrollo legítimo y democrático; que debe hacer del Estado un instrumento que regule, asigne recursos y lidere el desarrollo nacional; y, finalmente, esa izquierda no puede ser contestaría ni dejarse arrastrar por “infantilismos de izquierda”. El objetivo es derrotar a la derecha cooptada por ese 1%, y para eso se requiere una amplia convocatoria social y política que solo un acuerdo de centroizquierda puede lograr con una izquierda clara.

 

JORGE OYARZUN CASTAÑEDA.
Profesor.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

2 Comentarios en RICARDO LAGOS: LA DECISIÓN DEL PARTIDO SOCIALISTA

  1. Excelente artículo que da cuenta de las preferencias en el P.S. y que son la respuesta al afán de imponer a Lagos por la fuerza, no por convencimiento de la militancia.

  2. No será mucho pedir, que el P.S. haga consideraciones ideológicas y que las contenga en sus discusiones, hoy es un sueño lejano para el partido y para su Comité Central.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl