Ciudadanos de Chile: A votar; vota por ti; vota por tu familia; vota por tu vida!!!
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

TERRORISMO, ELECCIONES Y EL TERRITORIO MAPUCHE

En estos últimos días hemos observado como las declaraciones de algunos precandidatos presidenciales, en relación a la violencia en el territorio Mapuche, han causado revuelo; generándose una acalorada discusión acerca de si esta violencia califica o no como terrorismo.

La discusión se inició con las declaraciones del precandidato Alejandro Guillier, quien señaló que el problema de los pueblos indígenas “es político y no policial”, recalcando que desde su punto de vista “la inmensa mayoría de los pueblos indígenas no han recurrido a la violencia”. Al referirse acerca de cómo solucionar esta compleja situación Guillier mencionó, “esto se resuelve a través de una política de reconocimiento constitucional y reparación de sus derechos históricos”; a través de “un reconocimiento efectivo, práctico, de su historia, de su cultura, de su lenguaje y de su patrimonio histórico, lo que son sus tierras ancestrales”. Guillier indicó además que “obviamente, si están atacando una casa… o están quemando un camión… uno puede entender que tiene que actuar la policía”, pero recalcó “yo no creo que sea terrorismo… yo creo que hay violencia, si”.

Consultada sobre el mismo tema, Beatriz Sánchez, precandidata del Frente Amplio coincidió con lo afirmado por Guillier, al señalar que el conflicto Mapuche es un conflicto pendiente entre el estado y el pueblo Mapuche, en que la solución es fundamentalmente política, a través del diálogo y conversación; expandiéndose sobre esta idea, la precandidata señaló que es necesario abrir un diálogo sin restricciones, incluyendo conceptos como participación, autonomía, el tema económico y la influencia masiva de las forestales, diálogo que debiera surgir desde la región y no desde el centralismo.  La precandidata reconoció la existencia de violencia en la región, pero aclaró que desde su punto de vista no hay terrorismo, sino que un conflicto abierto y un desencuentro histórico; añadiendo que esto, que por algunos es visto como un conflicto meramente policial y judicial, es en realidad, según su apreciación, un problema profundamente político.

Por su parte, el precandidato de Chile Vamos, declaró que “definitivamente hay terrorismo en la Araucanía”; profundizando en sus declaraciones, aludió a que la muerte del matrimonio Luchsinger-Mackay, la quema de iglesias, camiones, cosechas, maquinarias, etc… es,  según el precandidato, parte de una estrategia para provocar terror en la Araucanía, debilitar y destruir el estado de derecho, atropellar los derechos humanos y por esta vía expulsar a todos quienes piensan distinto.

La reacción inmediata de gran parte de los medios de comunicación fue simplificar las declaraciones de los precandidatos Guillier y Sánchez, suprimiendo el contexto global en que fueron realizadas; ridiculizándolas, casi como una simple negación de la violencia existente y un desconocimiento absoluto del supuesto terrorismo Mapuche.  A su vez, estos mismos medios destacaron en sus portadas al candidato de Chile Vamos, haciéndolo aparecer como el único capaz de responder al clamor ciudadano, que aparentemente exige aplicar todo el rigor de la ley antiterrorista al terrorismo observado en el territorio Mapuche. Tal reacción no debiera extrañarnos, ya que responde a la agenda pre-establecida de estos medios, serviles a los intereses de los grandes grupos económicos.

Definir que es terrorismo es una tarea compleja y no existe aún una definición universal acerca este fenómeno. Los múltiples intentos por consensuar una definición se han encontrado con el desafío de que el terrorismo puede vestirse de muchas maneras distintas y su definición dependerá de que factor será considerado como fundamental: la intención de infundir terror; su carácter ilegal; la crueldad de sus acciones; el blanco de sus ataques; o su uso como mecanismo de presión para obtener algo; solo por nombrar algunos.

Piñera centra su discurso en la intención de infundir terror; sin embargo, como ha señalado Raul Sohr, la utilización de criterios tan amplios, como el hecho de infundir terror, no son suficientes para calificar una conducta como terrorista. Una comunidad mapuche según Sohr,  “que lucha y agrede por recuperar sus tierras, que estima que le fueron escamoteadas, lo hace por satisfacer una reivindicación antes que aterrorizar a sus residentes”. Desde este punto de vista, el planteamiento del precandidato Piñera es antojadizamente útil para su estrategia electoral, pero obviamente injusto para con la causa Mapuche.

Es importante recordar, que el pueblo Mapuche ha sido víctima por siglos de la violencia por parte del estado. La campaña de “Pacificación de la Araucanía” ejecutada entre los años 1861 y 1883 tuvo como resultado la muerte de un importante porcentaje de la población Mapuche y la emigración de importantes núcleos familiares hacia otras zonas del país con la consiguiente pérdida de su cultura y la afectación de su identidad. Esta campaña fue seguida por años de postergación en que los mapuches fueron relegados a pequeños espacios territoriales en los que se les forzó a ajustarse a los requerimientos institucionales del Estado de Chile. La llegada de la dictadura en 1973 agudizó aún más estos abusos; el gobierno militar no solo decretó por ley la desaparición de las comunidades Mapuches sino que además prohibió  sus manifestaciones culturales y proscribió el uso de su lengua. Los gobiernos de la Concertación y la Nueva Mayoría han realizado avances en este tema, pero estos han sido insuficientes.

Pese a ello, la violencia en el territorio Mapuche sigue siendo de carácter aislada y promovida por sectores minoritarios en estas comunidades; a esto debemos sumar, que en algunos casos esta violencia proviene o ha sido promovida por quienes buscan agudizar el conflicto, para forzar una intervención del estado que finalmente mantenga el estatus quo, protegiendo así los intereses de grandes grupos económicos.

La postura del precandidato de Chile Vamos ha quedado en evidencia. Piñera ha dado a conocer las 62 propuestas centrales del que espera sea su próximo gobierno. Ninguna de ellas se refiere a los Mapuches. Ninguna de ellas hace mención a una estrategia de solución seria y con mirada de futuro a esta urgente situación.  Cuando el precandidato se refiere al tema, lo hace solo desde la perspectiva de la represión, mano dura y el uso de la ley antiterrorista.

¿Y cuál es la respuesta de las fuerzas progresistas de Chile frente a estas demandas? ¿Qué plantearán la Nueva Mayoría y el Frente Amplio como propuesta concretas para dialogar con el movimiento Mapuche en torno a sus demandas? ¿Cómo proponen abordar Guillier, Sánchez y Goic si son electos, este conflicto político y las demandas asociadas a éste?

Esperemos, por el bien del Pueblo Mapuche y de Chile, que en los próximos meses seamos testigos de un debate serio y profundo sobre este tema, que se aleje de la simplificación y caricaturización del conflicto al verlo solo como un tema de violencia y terrorismo; de nosotros depende que las elecciones presidenciales del 2017 sean una oportunidad real para avanzar con responsabilidad y seriedad en encontrar en conjunto con el movimiento Mapuche una propuesta consensuada a sus demandas, y no solo otro ejercicio de populismo electoral que solo servirá para agudizar y profundizar este conflicto.

Maroto, Canadá.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en TERRORISMO, ELECCIONES Y EL TERRITORIO MAPUCHE

  1. De acuerdo, hay que abordar el tema seria y profundamente. Lo que me angustia es que aunque alguno de los precandidatos postule una solución con sentido, con altura de miras y viable, eso no será lamentablemente lo que determine mi voto… porque son muchas las variables importantes sobre las que spero se pronuncien todos.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl