La filosofía es la Madre de todas las ciencias... Sabido es. Ahora: leer, razonar y desarrollar conciencia crítica, es un buen punto de partida
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

UNA NUEVA RECTORIA EN CIERNES: LA PROYECCION DE LA UDEC

La Universidad de Concepción entra en la etapa final para la elección de un nuevo Rector, ahora sí nuevo, ya que el actual no va a la reelección, como lo hizo antes varias veces. Sí o sí, sin duda será muy positivo un cambio después de casi un cuarto de siglo.

Puedo considerarme un ya viejo observador de esta querida universidad, aunque estuve casi 20 años en ella, cuando ni lo pensaba, y entonces fui allí un actor.  No teniendo relación con la universidad, en 1991 fui llamado por el entonces rector Augusto Parra Nova para una labor específica, y yo diría que bien importante: crear la carrera de Arquitectura, que hasta el año 92 esta universidad no la tenía, siendo la única carrera tradicional que no estaba en su extensa malla académica. Así lo hice, y en la compañía del sí entonces funcionario de la UdeC Jaime García Molina en un  año proyectamos el plan de estudios y después en varios otros años implementamos física y humanamente esta nueva carrera que hoy tiene la estructura de una Facultad.

Después de la puesta en marcha en 1992 y llegar después a lo que los expertos llama un “estado de régimen”, bien pude haber dejado la Universidad, ya que mi mayor interés ha estado siempre en el ejercicio libre de la Arquitectura y el Planeamiento. Pero me fui quedando y pasé allí casi 20 años en la docencia dura, nunca como administrador académico, aunque sí estando facultado para tomar decisiones cuando formamos el primer cuerpo docente, en los primeros y muy exitosos años iniciales.

Personalmente no me  consideré nunca un académico, pero sí un docente, y dentro de este concepto, no más que un profesional universitario que hacía docencia universitaria.   Como observador así entonces “calificado”, puedo decir que la Universidad de Concepción es un lugar de los mejores donde alguien pueda trabajar en Chile, como docente o como administrativo. Para mi fue un orgullo trabajar allí, y lo sigue siendo.

Pero también creo que esta universidad puede proyectarse aun mucho mejor y tener un liderazgo nacional verdadero y potente. Tiene que elegir un rector que sea más un intelectual de vuelo que un administrador eficiente. Desde el fundador rector Enrique Molina y de un rector emblemático como fue David Stitchkin, pocos tuvieron el brillo del intelecto y de la alta academia, a mi juicio necesarios para una rectoría también de alto vuelo. Para que decir nada del oscuro periodo de los rectores “militares”, un “accidente”  que cortó la secuencia democrática y de verdad universitaria durante la larga dictadura, dándose algunos casos tan lamentables como el de Guillermo Clericus.

Si me preguntaran sobre mis “observaciones”,  a mero vuelo de pájaro señalo algunas:

En lo mayor, la Rectoría y su proyección interna, externa y nacional tiene que ser en lo posible óptima, con un  liderazgo intelectual reconocible y reconocido.

En lo cotidiano “normal” la  Universidad debe revisar y renovar sus estructuras funcionales y reglamentarias dadas las falencias que resaltan a simple vista, como las ilimitadas reelecciones del rector, lo que se extiende de manera análoga a los decanos: duración de las personas en ese cargo sin límite de tiempo.

Hay que buscar un modo transparente  y limpio de evitar la constitución de grupos de poder, con la “captura” de cargos claves y de las estructuras administrativas, especialmente si son grupos que tienen intereses que no comulgan con la limpia y buena línea de la buena universidad.

En lo académico, revisar la liviana “síntesis” y acortamiento de las mallas curriculares de las carreras, por imposiciones de la “moda”  convencional, aun cuando ésta sea nacional e  internacional.

Observar con rigor proyectos comprometedores con recursos externos que pondrán a prueba verdaderos objetivos y cumplimientos de metas, y que tendrán a la UdeC bajo la lupa de la ciudadanía por mucho tiempo

Lo que escribo parece duro, quizá exagerado, pero lo he observado y experimentado adentro y lo puedo decir con la mejor intención: que ésta, nuestra Universidad de Concepción, sea un brillante ejemplo nacional de lo que es capaz de hacer la gente de una ciudad y una región en Chile, proyectarse desde lo local-nacional hacia el amplio mundo.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en UNA NUEVA RECTORIA EN CIERNES: LA PROYECCION DE LA UDEC

  1. Muy de acuerdo con el análisis de Antonio Zelada, con ocasión de la elección de rector en la Universidad de Concepción, de la que soy ex-alumno. Me preocupan proyectos audaces y poco fundamentados, amén de mal ubicados como el del Parque Científico Tecnológico (PACYT), que alcanzo soslayar entre líneas.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl