El Conocimiento implica dolor, Este tipo de Dolor...Fortalece el Espíritu !!!
(Comente, y razone nuestros artículos con sus autores...luego, comparta-los.)
Actualmente nos leen en:
Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Editorial: Una tragedia que no deberemos olvidar

Nuestro país ha debido observar con espanto, la tragedia que significa el incendio masivo de gran parte del territorio centro – sur.

Centenares de miles de hectáreas consumidas por el fuego constituyen la muestra más visible de un drama que nos conmueve hasta lo más íntimo de nuestro ser. Pero, tras la dantesca escenografía de un Chile que arde, se esconden las dolorosas realidades de voluntarios del Cuerpo de Bomberos y también de funcionarios públicos, que inmolaron sus vidas por ayudar a los demás en testimonio de una generosidad sin límites. Asimismo, la realidad de miles de familias modestas que vieron desaparecer sus hogares y seres humanos que tras años y años de trabajo cultivando el pedazo de suelo que les permitía obtener el sustento cotidiano, vieron morir la tierra asolada para exclamar, con lágrimas que caían por su rostro reseco por la vida: “Habrá que volver a empezar”.

El fuego ha develado, paradojalmente, lo mejor y lo peor de lo nuestro. Mientras todo un mundo, sin exclusiones, se movilizaba solidariamente para servir y para ayudar a su manera, otro mundo, en actitud bastante miserable, se esforzaba en sacar provecho político de la situación incluso pagando accesos para difundir su amargura y abonar el terreno para su ambiciones.

Es doloroso decirlo, pero el país, todos, el Estado en sus más amplio sentido y también los privados que controlan una inmensa cantidad de recursos, no han sido capaces de aprender las lecciones que periódicamente nos entrega la vida en común y de construir soluciones que permitan atender desastres que son a lo menos esperables.

La magnitud del fuego, la enorme cantidad de focos surgidos en diversas zonas, llevan a sospechar acerca de la intencionalidad en su origen. Quizás nunca sea posible individualizar responsables. Pero, no cabe duda alguna que hay una actitud moral, cultural, social, incluso política, que ha ido dañando gravemente el alma de Chile.

El tema da para largo. No rehuiremos abordarlo en cada una de sus aristas cada vez que sea necesario.

Por ahora, nuestra voz de aliento y esperanza a todas las víctimas y una renovación de nuestro llamado a la generosidad solidaria.

Habrá que volver a empezar.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl