La filosofía es la Madre de todas las ciencias... Sabido es. Ahora: leer, razonar y desarrollar conciencia crítica, es un buen punto de partida
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

BIENVENIDOS A LA RESISTENCIA

Por: Guilmo Barrio Salazar, desde Georgia, EE.UU.

Los EE.UU. , a partir del 2017, no van a celebrar un Año Nuevo con petardos y fuegos artificiales, como sino un país en seria decadencia.  En los últimos cuarenta años, las remuneraciones  han estado estancadoas, a pesar de que la productividad ha crecido.  Para algunos grupos sociales la expectativa de la vida está disminuyendo.  Muchos ciudadanos que viven esta realidad, han estado ansiando por una revolución política desde hace muchas décadas, para cambiar una  situación que consideran insoportable.  Como los intentos han fracasado una y otra vez, ellos tomarán cualquier oportunidad para eliminar a los que mandan en el sistema social, y que se han lucrado con esas administraciones políticas.

Estoy convencido de que si se hubiera nominado al senador demócrata del Estado de Vermont, Bernie Sanders, como candidato a la presidencia, habríamos tenido una gran “revolución en libertad”, movilizando a la juventud nacionalmente y a los sectores de trabajadores, técnicos y profesionales, la cual habría derrotado a Trump.

Es difícil para algunos poder comprender la lógica de aceptar un golpe a su propio interés personal, para castigar una élite política abstracta que ha cometido tantos errores sociales.  Por eso, cientos de miles de votantes,  muchos de los cuales han vivido circunstancias personales de gran necesidad por mucho tiempo, eligieron a Trump en noviembre pasado.  No fue a raíz de un cálculo relacionado con un interés propio; sino que fue un rechazo a consentir lo que ellos no habían hecho.  Un voto por Trump podría significar muchas cosas, la mayoría de ellas podrían ser reprensibles, pero, para un significativo número de votantes en los Estados más importantes en cuanto a la cantidad de sufragios, simbolizó una protesta radical contra el establishment.

Desafortunadamente, mucho del movimiento progresista también parece ser solamente una forma vaga de enterarse de las preocupaciones ciudadanas, especialmente de aquéllos que están sufriendo en esta declinación nacional.  Debido a esto, si Trump se imagina cómo él va a liderar su movimiento mientras gobierne, entonces, sí estamos en serios problemas, porque estaremos completamente sin defensa alguna contra ello.

Afortunadamente, todavía tenemos en esta nación una democracia que nos permitirá hacer cambios radicales cuando sea necesario, en forma pacífica, si la utilizamos para ese propósito.  Trump la utilizó, aunque no fue para cambios necesarios, sino para demostrar su xenofobia con lo que logró  que,  como hemos visto, una importante cantidad de  votantes lo haya apoyado.

Esto nos lleva a  preguntarnos:  ¿Por qué, en más de 40 años de ir en bajada en los Estados Unidos de Norteamérica, los líderes, y los que representan los movimientos con una visión multiracial, multiétnica, la sociedad no ha utilizado nuestra democracia para obtener una economía radical que realmente dé respuesta a las necesidades del país? ¿Por qué, en el medio siglo pasado, muchos de los llamados de izquierda, de alguna manera han sido parte de la declinación política y administrativa del establishment?

Las organizaciones sin fines de lucro,  las fundaciones, las organizaciones de abogacía en pro del pueblo y los sindicatos laborales,  en general,  han caído en la misma religión de las bajas expectativas y han dejado de lado aún los horizontes angostos, que el Partido Demócrata estuvo llamado a desafiar?

Por demasiado tiempo, las organizaciones progresistas han solicitado al pueblo hacer pequeñas cosas:  Firmar una petición, que muchas veces ni se la envían; donar dinero, como si fuera tan fácil obtenerlo (y que la mayoría de las veces se utiliza para pagarle al personal),  consentir en los trabajos un sindicato laboral, pero después de establecido, no se vé que ese sindicato pelée por cambios significativos en favor de los obreros.  Y en una elección presidencial, donde la mayoría de los estadounidenses estaban anhelando  cambios radicales y esperando una convocatoria  para hacer algo verdaderamente grande y significativo, simplemente eso no se dio..

El futuro le pertenece a un movimiento que demande algo gigantesco en este enorme país.  Donald J. Trump prometió unos programas enormes y aterrorizantes, como la deportación masiva de trabajadores indocumentados.  Pero,  eso será imposible de realizar, porque los ciudadanos de esta nación no están dispuestos a realizar los trabajos con sueldos de hambre y sin ningún beneficio, además de exponer sus vidas a las condiciones inseguras que los trabajadores indocumentados deben encarar día a día.

¿Cómo deberemos organizarnos en respuesta a esto?  Respiremos profundamente, y luego comencemos a organizar a la mayoría de los estadounidenses sobre una visión radical para tener una sociedad y una economía que trabaje para todos.  Además, establecer una visión sin intereses creados, por una sociedad diversa, abierta a trabajar juntos y a ser tolerantes.  De esta forma,  se logrará la revolución que necesitamos en esta nación, la que nadie podrá ni querrá parar, para beneficio de las próximas generaciones.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl