El Conocimiento implica dolor, Este tipo de Dolor...Fortalece el Espíritu !!!
(Comente, y razone nuestros artículos con sus autores...luego, comparta-los.)
Actualmente nos leen en:
Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Editorial: Hugo Bravo López, q.e.p.d.

El domingo 26 de febrero, falleció Hugo Bravo López quien fuera  un gerente   poco conocido  del Grupo financiero Penta. Pero,  en octubre de 2013, el Servicio de Impuestos Internos descubrió ciento veintidós devoluciones fraudulentas de impuestos que correspondían a un delito sistemático que se había empezado  a cometer en 2007.  Pocos meses más tarde, se detecta que el ejecutivo estaba involucrado en estas acciones dolosas a través de diversas sociedades de las cuales formaba parte y se hace público el hecho de que un  funcionario del referido servicio había sido sobornado con el fin de que diera curso a estas actuaciones delictivas. Bravo, entonces, renuncia al holding Penta, reclama una jugosa indemnización laboral y, ante la negativa de sus empleadores Carlos Délano y Carlos Lavín,  “decide hablar”. El problema es que los dueños de Penta no calibraron debidamente que Hugo Bravo, como en los tiempos de la mafia y de la camorra, “sabía demasiado”.

A partir de ese momento, se inicia una vorágine incontrolable pues Bravo declara e   involucra en el fraude a las cónyuges de Délano y Lavín al tiempo que se hacen públicos importantes “aportes ilegales de Penta a las campañas presidenciales y parlamentarias, que tiene a candidatos de la UDI como foco principal”,  según precisó El Mercurio. El caso adquiere tal nivel de gravedad que un Fiscal no duda en calificar al Grupo Penta como “una maquinaria para defraudar”. Pero no todo queda ahí. Desde ese momento se inicia un cuento de nunca acabar (hasta ahora sigue inconcluso) y la mugre de la corrupción termina enlodando a otras grandes empresas que generosamente habían estado financiando campañas y partidos de todos los colores y bandos. Más allá de las conductas dolosas, la ciudadanía observó atónita que hasta altos personeros de la Nueva Mayoría y del PRO, no habían tenido vergüenza alguna en pedir aportes a oscuros personajes cuya fortuna había sido construida ilícitamente a partir de la dictadura.

Los hechos son claros,  están ahí sobre la mesa y dependerá de la eficacia de las Fiscalías y del sentido de justicia de la Justicia, su sanción. Por supuesto siempre está la posibilidad de que muchos de los involucrados terminen absueltos gracias a la gestión de hábiles y costosos abogados que demostrarán que las conductas fraudulentas y dolosas no se ajustan cabalmente al “tipo” descrito por la ley o que lograrán que los delincuentes “de cuello y corbata” sean condenados a la obligación de  firma mensual además de un par de charlas sobre ética.

Sin embargo, el problema es mucho más grave.

Por una parte, la actividad política en el país ha quedado profundamente dañada. Lograr su rehabilitación requerirá mucho tiempo,  actos de sincero arrepentimiento y el compromiso de sus actores de no volver a incurrir nunca más en este tipo de conductas. Para eso, es imprescindible que se tenga una conciencia moral bien formada que valore adecuadamente la perversidad de lo hecho. No obstante, cuando se observa que la colectividad política más institucionalmente involucrada en los hechos no duda en reactivar una campaña de reafiliación de militantes usando, con total desparpajo,  como íconos nada menos que a un condenado y a un formalizado por estos delitos, parece que se sigue pisando el cínico terreno del “todo vale”.

Por otra parte, debe considerarse que si se eluden los elementos valóricos involucrados en estos estos oscuros y se tratan estas situaciones con superficialidad y ligereza, la comunidad nacional  está “incubando el huevo de la serpiente”. El cardenal ganés Peter Turkson,  encargado del Vaticano para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, ha sido categórico al señalar en una entrevista que “la corrupción es un estado de degeneración”. Apremiado por su entrevistador que le inquiere en cuanto a si al interior  de la propia  Iglesia Católica existiría corrupción, no titubea: “ es posible que el virus haya infectado estructuras y personas en la Iglesia. También la hipocresía es corrupción”.

Agrega Turkson: “La corrupción está en el origen de los más graves dilemas del planeta y constituye el arma principal de las organizaciones criminales y de las mafias. Cuando la relación entre persona y sociedad, o entre los ciudadanos y el Estado, está contaminada de relaciones que niegan el bien común y persiguen intereses particulares ilegítimos, no se puede hablar de libertad de personas ni mucho menos de desarrollo social. La corrupción y las mafias son fuerzas contrarias al ser humano”.

Sus palabras  debieran invitar a reflexionar  a tirios y troyanos, a creyentes y no creyentes. Pero, al parecer, muchos políticos que van a misa antes de dar inicio a su jornada diaria no las han leído y no piensan leerlas. Para ellos, la moralidad solo tiene que ver con la sexualidad. Todo lo demás está permitido.

Por ahora, sólo cabe un “Muchas gracias, Hugo. La patria nunca terminará de agradecerte lo que hiciste en pro de la democracia y la transparencia, aunque no haya sido ése tu propósito específico”.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en Editorial: Hugo Bravo López, q.e.p.d.

  1. EXCELENTE EDITORIAL. Una vez más La Ventana Ciudadana nos demuestra una realidad existente en nuestro país, cosa que muchos medios de comunicación no han intentado hacer, debido a sus propios intereses creados.

    Ya veo que este semanario vivirá por muchas decadas más, porque sus lectores continuarán dándole su apoyo, debido a la veracidad de su contenido.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl