El Conocimiento implica dolor, Este tipo de Dolor...Fortalece el Espíritu !!!
(Comente, y razone nuestros artículos con sus autores...luego, comparta-los.)
Actualmente nos leen en:
Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Editorial: La cultura de la riqueza.

Se ha instalado en el país una verdadera “cultura de la riqueza”, la que imperceptiblemente ha ido impregnando todas las capas sociales.

La búsqueda desenfrenada del dinero fácil, la ambición descontrolada por distinguirse de los otros no por la capacidad de “ser más” sino por la ostentación del “tener más”, han dejado de lado valores, actitudes y sentimientos que otrora nos distinguieran como una nación sobria, esforzada, solidaria.

Impacto ha causado en todos los ámbitos la denuncia de un millonario  fraude al interior de Carabineros de Chile. Si bien nunca puede ser descartada la posibilidad de  que en cualquiera entidad o institución puedan cometerse delitos, el solo hecho de que estos ocurran dentro de la policía uniformada,  llamada precisamente por la ley a prevenir la comisión de  actos ilícitos, significa un golpe moral que daña la esencia misma de la vida en comunidad. La gravedad de lo ocurrido no tiene que ver tanto con  los hechos mismos (montos, procedimientos, cantidad de involucrados) sino con quienes los cometen,  pues su proceder implica claramente una alta traición a los principios institucionales básicos.  En tal sentido, lo denunciado únicamente  es comparable con los casos de pedofilia o abusos sexuales descubiertos al interior de la Iglesia Católica o de otras confesiones cristianas pues implican una profunda inconsecuencia entre lo que se dice y lo que se hace. Como sabiamente lo afirma un viejo relato popular, no tiene la misma gravedad el hecho de que un caníbal se coma a un cura a que un cura se coma a un caníbal.

¿Corresponde lo sucedido a un hecho puntual? Pareciera que no, definitivamente.

Si nos damos el tiempo necesario como para hurgar en el pasado reciente, nos encontraremos con variadas situaciones que, como se analizará, están enlazadas por un factor común.

Aún no se cierra la investigación del fraude en el Ejército que tiene comprometidos a altos mandos inclusos a sus propios ex Comandantes en Jefe. Pocos meses atrás, se hacía público el escándalo de las jubilaciones millonarias obtenidas mediante una abusiva aplicación de las normas vigentes. El grupo Penta, al involucramiento inaceptable de sus ejecutivos en el caso de las “platas políticas”, sumaba el hecho de cometer un fraude tributario, mediante boletas ideológicamente falsas, para comprarle autos de lujo a sus cónyuges como si sus abultadas remuneraciones no les alcanzaran para  hacerlo limpiamente. En la campaña presidencial de 2009, un candidato obtiene (ilegalmente) aportes importantes de parte de diversas empresas, los utiliza (engañando a sus propios donantes) para pagar obligaciones de sus empresas personales sin que hasta ahora haya dado  explicaciones plausibles al respecto. Suma y sigue. Muchos empresarios adquieren autos de lujo que no podrán transitar nunca por los limitados caminos y calles del país pero que les permiten hacer ostentación. La televisión y los festivales remuneran con ingentes sumas a seudo estrellas que ellos mismos han creado y que percibirán en un par de horas  lo que una mujer obrera no logrará acopiar ni siquiera a lo largo de toda su vida. En la compleja crisis de la isapre MasVida, aparecen ahora boletas falsas para remunerar a parientes de directores y ejecutivos. El mensaje cristiano que reconoció la igualdad esencial de todos los seres humanos, es birlado por sus propios seguidores creando templos y escuelas separados para ricos y para pobres. Millones de chilenos se endeudan,  gastando cada día dinero que no tienen para comprar bienes que no necesitan en cuotas que nunca podrán pagar. Miles de jóvenes adolescentes delinquen para poder adquirir la ropa de marca conque los embriaga la publicidad y que sus padres jamás podrán financiarles.

La cultura del individualismo implica una enfermedad colectiva que merece ser pronto tratada. La educación formal que se entrega a través de las instituciones formativas y la educación informal que se entrega particularmente a través de los medios de comunicación de masas (en especial la televisión), tienen el deber ineludible de asumir su responsabilidad  y encabezar un proceso de reencuentro con nuestros valores más esenciales.

La modestia, la austeridad, la sobriedad de vida, la convivencia humana civilizada, el respeto y la preocupación por los demás, el sentido del sacrificio y del esfuerzo solidario, debieran  marcar nuestro camino para poder alcanzar el propósito de construir una verdadera comunidad.

¿ Será posible?

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en Editorial: La cultura de la riqueza.

  1. Es verdaderamente lamentable poder ver, con hechos reales, como Chile se está transformando en un país “capitalista”, pero a la mala. Intentando hacer creer que el dinero es todo. En realidad debieramos aprender de los errores fatales de los países capitalistas, para no caer en la misma falla humana. Los Estados Unidos de Norteamerica es un perfecto ejemplo, donde la ciudadanía adora a su unico dios, el Papá Dólar. Mientras se sufre las serias consecuencias, no solamente de tener un gobierno nacional multimillonario que en nada le interesa las necesidades del pueblo, sino que tampoco existe la moral individual ciudadana, que demuestre una simpatía hacia los más necesitados en esta nación, que se dice ser “desarrollada”.
    Esta nota editorial nos debiera dar una gran lección, para regresar a una sociedad de colaboración, en vez de querer ser una sociedad de sólo de una competencia individual, para demostrar a los demás, lo que no somos.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl