Quienes postulan al crecimiento económico sin restricción, sin respetar el Medio Ambiente... Desprecian la vida!!!.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

EDITORIAL: LA POLÍTICA EN SU LABERINTO.

La tradicional encuesta CEP he vuelto a poner sobre el tapete el tema de la crisis  de la política en el país.

A la  realidad de un Gobierno que sufre inusitados niveles de desaprobación se suma, por su lado, la realidad de una Oposición que también permanece en el fondo del pozo sin lograr beneficiarse en manera alguna del enjuiciamiento negativo del Ejecutivo. Si a lo anterior se suma el hecho de que sobre un 62% de los consultados declara carecer de una opinión sobre futuras opciones presidenciales, el desconcierto pasa a ser total.

La Presidencia de la República, de acuerdo a nuestro ordenamiento jurídico, juega un rol preponderante en la conducción del Estado y de la sociedad. Es evidente que, en el caso actual, ha habido una notoria incapacidad para formar equipos técnicos dotados de la habilidad y coordinación necesarias para traducir en buenos proyectos lo que en el papel eran solo eslóganes y buenas intenciones. Si a lo dicho se suma la carencia de autoridad para exigir a los niveles medios de la administración un compromiso real con la atención de las carencias de las personas, obviamente es imposible esperar un juicio diferente.

La Oposición formal, enredada en su defensa cerrada de estructuras políticas y económicas que protegen a sectores privilegiados, difícilmente podrá conquistar niveles de confianza más aún cuando su accionar se traduce en

acciones publicitarias carentes de seriedad y sustancia.

El vocero presidencial ha explicado la realidad señalando que el problema radica en que los logros del  Gobierno no han sido comunicados adecuadamente,  revelando, así, su absoluta falta de comprensión de la situación que se vive y la carencia de un mínimo sentido de la autocrítica.

Mas, la cuestión es otra.

El enjuiciamiento negativo que la sociedad hace respecto de las elites, la indignación y malestar que se manifiesta, constituyen una valoración ética.

Sin perjuicio de otras razones, el punto de quiebre del Gobierno está marcado por su respuesta frente al caso Caval. Si al conocerse los hechos la Presidenta hubiera actuado conforme al interés público disponiendo de inmediato la anulación de todas las negociaciones dudosas, su autoridad moral se habría visto fortalecida. Eso, como punto de partida.

Cuando se ven los múltiples casos de corrupción, cuando se descubre el financiamiento oscuro de la política, cuando se observa que los grupos económicos se coluden para abusar de las personas, cuando se constata que los representantes ciudadanos han ido perdiendo todo sentido de la sobriedad, de la austeridad, de la consecuencia con los principios que declaran profesar, simplemente no puede esperarse otro resultado.

Por mucho tiempo, se creyó que la democracia no era más que un ritual basado en la concurrencia periódica a las urnas y en la mantención de cierto rango de libertades básicas. Hoy, la democracia no puede concebirse sino como un proceso dinámico en que la gente juzga, opina, reclama su derecho a participar y a revocar los mandatos.

Reconstruir la validez de la política, es algo más que difícil. Si no se hace sobre la base de la participación, de la responsabilidad y, lo más importante, sobre principios éticos intransables, simplemente se estará edificando sobre arena.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl