El desarrollo de la nación debe estar presidido por el respeto al Medio Ambiente.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Rusia, Australia, Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Editorial: Más, mucho más mercado.

En el XXXVIII Encuentro Nacional de la Empresa, el presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio, Alberto Salas, llamó a desterrar la “mediocridad” y “la mala política”, y abogó, sin anestesia, por “más mercado y mejor Estado”.  Sus palabras, por supuesto, no sorprendieron a nadie ya que no se  podía esperar un planteamiento distinto de parte del vocero de los más importantes y poderosos sectores empresariales del país.

Las referencias de Salas a la “mediocridad” y “la mala política”, precisamente por su carácter genérico, alcanzan a  la sociedad toda, incluso a sus propios representados,  ya que  las responsabilidades en el manejo y conducción  de la “polis” corresponden a todos los ciudadanos pero particularmente a quienes detentan situaciones de poder de tal envergadura que pueden incidir con sus acciones, e incluso con sus actitudes, en la marcha general del país. Por otra parte, este portal ha insistido tozudamente en la necesidad apremiante de elevar los niveles de la función pública tanto desde el punto de vista técnico como desde el ángulo valórico dada la tendencia inocultable a confundir los intereses particulares (individuales, gremiales y partidarios) con el bien común.

Hasta ahí todo bien.

Asimismo, nadie puede oponerse a una demanda “por mejor Estado”. Ello implica, por supuesto,  avanzar en la generación de estructuras y procedimientos que hagan posible que la tarea pública se cumpla con agilidad, eficacia y eficiencia, de forma que los requerimientos de la comunidad puedan ser satisfechos oportunamente. Un Estado anquilosado,  hipertrofiado, preocupado más de las formas y de las apariencias que de prestar atención real a los problemas de las personas, es un ente que no se condice con una concepción moderna de gestión. Sucesivos gobiernos, de todos colores y orientaciones, exhiben con orgullo la creación de más ministerios y subsecretarías, más regiones y comunas, más servicios y oficinas,  sin mostrar preocupación alguna por la evaluación de su actuar. Las burocracias así generadas, se perpetuarán  en el tiempo y seguirán constituyendo una carga difícil de remover.

Salas también clamó por “más mercado”. En un país que ha sido calificado como uno de los más claros ejemplos de un laboratorio neoliberal en el mundo, el llamado resulta sorprendente. Si se quiere leer entre líneas,  y se tiene presente lo anteriormente dicho, se pudiera pensar que lo que se persigue es un menor Estado, un Estado más ausente, un Estado que no moleste a las empresas, un Estado que “las deje trabajar”. Obviamente, políticas públicas de esta naturaleza y orientación, requieren como contraparte empresas privadas dotadas de una ética a toda prueba, lo que hasta ahora no se ha dado. Los mayores grupos económicos y financieros han incurrido, por años y años, en el reiterado delito de financiación ilegal de la política con la consiguiente defraudación fiscal. Grandes empresas se han coludido para repartirse el mercado en perjuicio de los consumidores sin que hasta ahora hayan efectuado las correspondientes indemnizaciones escudándose en largos y tediosos problemas de nunca acabar.  El mercado farmacéutico, otrora también coludido, continúa siendo una tierra de nadie que se presta para los mayores abusos a costa de la salud y vida de los sectores más vulnerables. La educación privada, asimismo, se ha transformado en un mercado con fines de lucro en violación fraudulenta del texto expreso de la ley y los empresarios del sector continúan paseándose indemnes por los más selectos círculos sociales y políticos.

Requerir “más mercado” implica autoexigirse más responsabilidad y más ética económica y empresarial. La sensación ambiente es que el consumidor chileno tiene que andar permanentemente evitando ser engañado y abusado. Los gremios empresariales, lamentablemente, han tenido en este campo una actitud tan deliberadamente débil y complaciente, que se acerca peligrosamente a la complicidad.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl