Quienes postulan al crecimiento económico sin restricción, sin respetar el Medio Ambiente... Desprecian la vida!!!.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.
Amistad padres e hijos

GUÍA FAMILIAR

Parejas de Alto Desempeño

Yerko Strika
Psicólogo, Psicoterapeuta

En una homologación a los “Equipos de Alto Desempeño”, famosos en la literatura organizacional, donde la comunicación, el liderazgo, resolución de conflictos, motivación, son procesos claves para el logro de objetivos; la pareja también presenta  ámbitos de la relación que pueden optimizarse, para alcanzar mayores y mejores estándares de satisfacción y que promuevan la felicidad de sus integrantes.

De pronto,  se sabe que existen parejas que parecen “adivinarse” el pensamiento y sin mayor esfuerzo consensuan y resuelven materias cotidianas  con fluidez. Tras esto, por lo general, no existe un toque mágico que les facilite la vida mediante un hechizo de simplificación. A la base de miradas cómplices y acuerdos casi por encanto, suele haber un  largo proceso de comunicación, en cuyo ejercicio  previo, se han ido abordando en la conversación  temas relevantes. Así, llegar a “adivinar que piensa el otro”, tiene que ver con horas de “entrenamiento” en materias conversacionales, es decir, haber sostenido constante y atentamente conversaciones que llevan a conocer los puntos de vista qua cada miembro tiene en la relación. Ese es el primer paso.

Conversar en pareja, es más que sentarse a verbalizar. Conversar implica, en primera instancia, DISPOSICIÓN a conversar. Esto, que parece perogrullada, conlleva chequear el estado de ánimo previo al proceso, pues hablar por obligación o desde una emoción displacentera,  suele generar resistencias y centrarse en el propio estado, por sobre la necesidad relacional. Entonces, las parejas de alto desempeño, identifican en primer lugar, la disposición individual al diálogo. Así, cuando se juntan a conversar, saben de antemano que ambos cuentan con deseos de hacerlo y por lo tanto van relajados y cómodos a un encuentro coloquial.

En segundo lugar, en la comunicación de pareja, debe primar especialmente ESCUCHAR, lo que el otro dice. Al  igual que en párrafo anterior, aparece como otra obviedad. Sin embargo, es una práctica común en las parejas, “hacer como que escuchan”  al otro, cuando en realidad están produciendo diálogos internos de autoescucha, donde se justifican a sí mismos y defienden sus puntos de vista. Como la atención tiende a  estar focalizada en un estímulo a la vez, el propio pensamiento colma dicha capacidad, por tanto lo que el otro dice,  suele ser un ruido que no pasa de algo molesto.

Lo opuesto a este tipo de escuchar, es la ESCUCHA ACTIVA, que involucra principalmente dejar a un lado – al menos por un rato –  lo que opino a priori y centrarme en el interlocutor, a nivel de discurso y conducta no verbal. Esto es fundamental, pues la relación pareja suele estar cargada de emociones y es importante aprender a leer dichos estados, toda vez que son una instancia potente de retroalimentación. La escucha activa significa estar disponible para el otro sin juicios, esperar que hable sin interrumpir y cotejar que me va pasando con lo que escucho. Aquí, es muy relevante despojarse de patrones comunicacionales unidireccionales, donde uno habla creyendo tener la razón y el otro escucha pensando que él /ella está equivocado/a.

Otro aspecto relevante de la escucha activa, es preguntar. Nada más perjudicial en la comunicación de pareja, que alimentar creencias en función a relatos ambiguos o poco claros. Ante la duda, de “qué me habrá querido decir”, no corra riesgos y pregunte. Es vital conocer el punto de vista de mi interlocutor, especialmente si este interlocutor es mi pareja. Recuerde que ambos comparten un proyecto de vida y no se pueden arriesgar a cimentarlo en un  error comunicacional.

Por ahora, bastara con tener en cuenta estos dos conceptos – escucha activa y disposición – para empezar a generar un sistema de interacciones más eficiente y satisfactorio. Como plantean los ontológicos del lenguaje, si no puede hablar directamente de algo, hable acerca de lo que tienen que hablar (conversaciones para conversaciones futuras).  Es una invitación franca  al ejercicio conversacional, que no busca soluciones, sino apertura.

Cuando trabajo con parejas, éstas suelen venir a la sesión con múltiples quejas del uno y del otro, en un claro ejemplo de estancamiento en la capacidad de escucha y disposición. Existe un cúmulo de situaciones no resueltas que brotan indiscriminadamente y no permiten el diálogo. Hay un potente lastre de pasado no resuelto, que habla por ellos, haciendo sumamente difícil iniciar el proceso desde sus capacidades individuales. Para esas parejas, mi primera intervención suele ser una invitación al ejercicio de hablar en el presente, proponiéndoles qua para ello, por ejemplo, que comenten la sesión, el entono físico donde se realizó,  la persona del terapeuta, el acceso a la consulta, como se sintieron en ese espacio, etc. Con eso, se comienza a  actualizar la capacidad de conversar desde ellos y no en contra de ellos.

Así, es factible  un inicio hacia el alto desempeño relacional, cuyo sentido último es tender hacia la mejor relación de pareja a la cual se pueda aspirar. Vivir la vida con otro,  conectado emocionalmente, debe ser la mayor parte del tiempo un espacio de felicidad y crecimiento. Siento que nadie merece ser desdichado en su relación, sin al menos conocer otras posibilidades de bienestar.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en GUÍA FAMILIAR

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl