El Conocimiento implica dolor, Este tipo de Dolor...Fortalece el Espíritu !!!
(Comente, y razone nuestros artículos con sus autores...luego, comparta-los.)
Actualmente nos leen en:
Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

INDIFERENCIA, PESO MUERTO DE LA HISTORIA

La indiferencia es el peso muerto de la historia, así señalaba (críticamente) el pensador italiano Antonio Gramsci, al referirse a aquellas personas que no toman partido y que pasan su vida entre la indiferencia y la abulia, convirtiendo la vida en una fatalidad, incluso “Tuerce programas, y arruina los planes mejor concebidos”; por eso éste 19 de noviembre no se puede ser indiferente o situarse en la ambigüedad frente al futuro del país.

La elección presidencial, así como la parlamentaria, incluso las de consejeros regionales, nos sitúan ante una disyuntiva, no sólo de carácter político, sino también ético. Es decir, implica pensar más allá de lo coyuntural, en otras palabras superar aquel discurso efectistas (fatalista e intencional) que el país está muy mal, que hemos perdido cuatro años y que todo lo realizado por el actual gobierno le ha causado un “daño enorme a los chilenos/as”. Ante esa estrategia comunicacional, por momentos malintencionada, que tiene como intensión manipular la subjetividad de las personas, se requiere anteponer un actuar ético y político, es decir, concebir esta elección y el voto como un campo desde el cual se pueda seguir avanzando en las transformaciones que han permitido a miles de chilenos y chilenas acceder a mayores niveles de igualdad y una mejor calidad de vida.

Por eso pensar la elección en términos políticos, es superar los discursos fatalistas y oportunistas que lo único que buscan es seguir menoscabando la política, acrecentar la desafección y fomentar la indiferencia en la población. Su objetivo es muy claro: que la historia la hagan (la escriban) unos pocos y la mayoría siga inmersa en la abulia, apatía y en el “lloriqueo de eternos inocentes” o víctimas del sistema.

De ahí que no da lo mismo por quien votar o a quien elegir éste 19 de noviembre. Son años de espera, trabajos y luchas por ejemplo para la obtención del derecho a voto de chilenos en el extranjero, el derecho a decidir de las mujeres con la ley de aborto o que miles de familias vean con satisfacción como sus hijos e hijas estudian gratis en la universidad; entonces no es hora de hipotecar o poner en riesgo todo el esfuerzo y trabajo realizado durante años por miles de compatriotas.

Éste gobierno y especialmente la presidenta se atrevió a correr el cerco de la democracia (jaula de hierro), puso en marcha un proceso de transformaciones, no sólo materiales, sino también en el campo cultural (relaciones de poder), provocando con ello, el rechazo más furibundo y visceral de sectores que hoy pretenden volver a gobernar. Pero más allá de aquello, con seguridad estos proyectos serán reconocidos y valorados en 5, 10 o 15 años más. Los procesos sociales, los cambios, especialmente culturales toman tiempo, y por supuesto no están exentan de tensiones, conflictos y contradicciones, lo importante es que los cambios se impulsaron y hoy están en funcionamiento; por eso no da lo mismo por quien votar.

En consecuencia y parafraseando al pensador sardo, no abdiquemos de nuestra voluntad, de nuestro derecho a decidir, superemos esa indiferencia que actúa potentemente sobre nosotros, una indiferencia que opera pasivamente, que es imperceptible ante nuestros ojos, pero que convierte nuestras vidas (las naturaliza) en indolencia y fatalidad. Una indiferencia que puede traer como consecuencias el acceso al poder de un sector político y social que sólo busca defender sus interés y con ello retrotraer los logros alcanzados al día de hoy.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl